Después de un tiroteo masivo, es incluso menos probable que los médicos mencionen la seguridad de las armas de fuego

In English

MARTES, 29 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Después de un tiroteo masivo, es menos probable que los pediatras pregunten a los padres sobre la seguridad de las armas de fuego en el hogar, encuentra un estudio reciente.

Los investigadores examinaron los expedientes de más de 16,500 visitas de rutina a la clínica pediátrica de la Universidad de Utah entre enero de 2017 y julio de 2018. Una pregunta que típicamente se les hace a los padres en esas citas es si hay armas de fuego en el hogar, y si están guardadas bajo llave.

Durante el periodo del estudio, hubo tiroteos masivos en Las Vegas y en Parkland, Florida. En los meses posteriores, era menos probable que los médicos preguntaran a los padres sobre la seguridad de las armas de fuego.

Esto fue particularmente notable entre los médicos residentes. Después de los dos tiroteos masivos, mencionaron la seguridad de las armas de fuego en la mitad de sus citas, en comparación con un 70 por ciento en los meses anteriores.

En comparación, los médicos preguntaron si un hogar tenía alarmas de humo que funcionaran en un 90 por ciento de las citas, según el estudio, publicado en la edición en línea del 28 de octubre de la revista JAMA Pediatrics.

"Sabemos que hacer estas preguntas es importante, pero los médicos quizá tengan un entrenamiento limitado en la comunicación de temas sensibles, como las armas de fuego", señaló la primera autora del estudio, la Dra. Carole Stipelman, profesora asociada de pediatría y directora médica de la clínica pediátrica de la universidad. "Hacer preguntas podría parecer incluso más difícil tras un tiroteo masivo".

Se necesitan más estudios para averiguar por qué los médicos se muestran renuentes a hablar con los pacientes sobre las armas de fuego. Pero Stipelman dijo que, para algunos, hablar sobre la violencia con las armas de fuego quizá simplemente sea demasiado doloroso, sobre todo después de un tiroteo masivo, mientras que otros quizá no quieran parecer críticos o arriesgar su relación con los padres.

"Los tiroteos masivos se han convertido en algo común, y es importante que mejoremos la comunicación si podemos prevenir tan solo una muerte al recordar a los padres que guarden un arma de fuego bajo llave", añadió Stipelman en un comunicado de prensa de la universidad.

Los expertos estiman que 4.6 millones de niños de EE. UU. viven en hogares con armas de fuego que están cargadas y que no están guardadas bajo llave.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre las armas de fuego en el hogar.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: University of Utah, news release, Oct. 28, 2019

--

Last Updated: