Uno de cada 18 adolescentes de EE. UU. lleva un arma de fuego a la escuela, según un estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 2 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- En Estados Unidos, 15 millones de adolescentes van a la escuela secundaria, y más o menos 1 de cada 18 lleva un arma de fuego, encuentra un estudio reciente.

Esto equivale a casi 1 millón de adolescentes que llevan un arma potencialmente letal a la escuela. Pero los investigadores plantean que las revisiones universales de antecedentes podrían bajar esos números.

Aunque se encontraron adolescentes con armas de fuego en todos los estados, un 83 por ciento se encontraban en estados que no tenían revisiones universales de antecedentes, encontró el equipo de la investigación.

¿Por qué sienten tantos adolescentes que deben tener un arma de fuego? El miedo podría ser la respuesta.

"Tras tomar en cuenta los factores demográficos de los estudiantes, además de las leyes y características del estado, encontramos que los estudiantes de secundaria que reportaron que se sentían amenazados tenían más de cuatro veces más probabilidades de portar un arma de fuego que los estudiantes que no reportaron sentirse amenazados", comentó la investigadora principal, Teresa Maria Bell.

Además, los chicos eran más propensos a estar armados que las chicas, señaló.

El estudio de casi 180,000 estudiantes de secundaria determinó que una combinación de regulaciones federales y estatales era lo más efectivo para mantener las armas de fuego fuera de las mochilas escolares. En los estados que tenían el Sistema Nacional de Revisión Instantánea de Antecedentes Criminales de EE. UU. y revisiones estatales de antecedentes, las probabilidades de que los adolescentes llevaran armas de fuego se redujeron en una cuarta parte.

Las revisiones federales de antecedentes en sí no reducían el número de adolescentes que portaban armas de fuego, reportaron los investigadores. De manera similar, las revisiones estatales de antecedentes no fueron efectivas respecto a que los adolescentes portaran armas hasta después de que se implementara el sistema federal.

Las revisiones de antecedentes tuvieron la mayor efectividad cuando podían acceder con rapidez "a un sistema nacional de revisión de antecedentes que contenían los datos criminales completos de los compradores de armas de fuego", anotó Bell, directora ejecutiva del Centro de Investigación en Resultados de la Cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana.

El nuevo informe se publicó en la edición del 2 de diciembre de la revista Pediatrics.

Las lesiones por armas de fuego son la segunda causa principal de muerte de niños y adolescentes. Los homicidios y los suicidios relacionados con las armas de fuego han aumentado de forma significativa desde 2013, según un comentario publicado junto con el estudio. Y los tiroteos escolares, que son responsables de algunas de esas muertes, ocurren con una regularidad pasmosa. Tan solo el mes pasado, dos adolescentes fueron asesinados por un chico de 16 años en Santa Clarita, California.

Bell cree que las escuelas deben comprender mejor cómo mantener a los estudiantes seguros, y cómo hacer que se sientan seguros en la escuela.

Los padres y las escuelas deben aprender la forma de respaldar a los estudiantes que han sido amenazados, sin tomar medidas que pudieran aumentar la victimización y el aislamiento, comentó.

El Dr. Jefry Biehler es presidente de pediatría del Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami. No participó en el estudio, pero revisó los hallazgos.

"Cuando se comienzan a ver las causas de las muertes, antes nos preocupaban las enfermedades infecciosas y los accidentes de coches y otras cosas, pero ahora nos preocupan las armas de fuego y el suicidio; es un inmenso problema de salud pública", enfatizó Biehler.

Observó que mantener las armas de fuego y la munición bajo llave y de forma que no estén accesibles para los adolescentes puede hacer mucho por prevenir los suicidios, y quizá incluso algunos tiroteos escolares.

"Supongo que la mayoría de estos jóvenes obtienen las armas de fuego de sus padres, con o sin su consentimiento", dijo Biehler. "Claramente, hay una mayor incidencia de personas que portan armas de fuego si hay acceso a esas armas de fuego en casa".

Bell y sus colaboradores analizaron los datos de una encuesta nacional de 1998 a 2017, que preguntó a estudiantes que estaban entre el noveno y el decimosegundo cursos si habían portado un arma de fuego en el mes anterior. Casi un 6 por ciento dijeron que sí.

El acceso a las armas de fuego y portarlas es el mayor factor de riesgo de sufrir lesiones o morir por su causa, señaló la Dra. Monika Goyal, profesora asociada de pediatría y medicina de emergencias en el Hospital Pediátrico Nacional, en Washington, D.C.

A pesar de esto, se ha hecho poco por averiguar cómo evitar que los adolescentes tengan acceso a las armas de fuego, añadió Goyal, coautora de un editorial publicado junto con el estudio.

Igual que los métodos de salud pública han reducido de forma dramática las muertes por accidentes de vehículos motorizados, "en el área de la prevención de lesiones con las armas de fuego se necesita críticamente la aplicación de métodos científicos y de salud pública rigurosos", comentó. "Las vidas de nuestros hijos dependen de ello".

HealthDay solicitó un comentario a la Asociación Nacional del Rifle (National Rifle Association), pero no recibió una respuesta.

Más información

El Centro de Leyes de Giffords para Prevenir la Violencia con Armas ofrece más información sobre las armas de fuego y los niños y los adolescentes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Teresa Maria Bell, Ph.D., executive director, Center for Outcomes Research in Surgery, Indiana University School of Medicine, Indianapolis; Monika Goyal, M.D., associate professor, pediatrics and emergency medicine, Children's National Hospital, Washington, D.C.; Jefry Biehler, M.D., chairman, pediatrics, Nicklaus Children's Hospital, Miami, Fla.; January 2020, Pediatrics

Last Updated: