Mayor uso de estatinas podría tener sentido económico

Aunque los expertos no están seguros de que el hallazgo británico pueda aplicarse en EE.UU.

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 12 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Tiene sentido en términos de libras y peniques ampliar el radio de personas a las que se les receta ahora medicamentos como las estatinas para reducir el nivel de colesterol, según plantea un nuevo análisis de un ensayo británico a gran escala.

Aunque las grandes diferencias entre los sistemas de salud británico y estadounidense hace que sea difícil de afirmar si la misma medida surtiría efectos aquí, señalaron expertos de EE.UU.

En un análisis meramente económico, investigadores británicos a cargo del Estudio de Protección Cardiaca, con 20,000 miembros, reportan en la edición en línea del 12 de mayo de The Lancet que el costo de evitar futuros problemas económicos justifica el mayor uso de estatinas. Esto es especialmente válido a medida que el precio de los medicamentos empiece a caer debido a que algunos se les vencen las patentes y se vuelven disponibles en su forma genérica, agregaron los investigadores. Además, hallaron una reducción relativa de un 22 por ciento en los costos por hospitalizaciones para el grupo que tomaba estatinas.

En general, el estudio mostró que el costo financiero de evitar un episodio vascular de importancia era de 11,600 libras, casi $21,800 dólares según la tasa de cambio actual, indicó el informe, pero que el costo variaba ampliamente, de acuerdo con el estatus de cada paciente.

Por ejemplo, el costo era de 4,500 libras ($8,500) para alguien con un riesgo a cinco años de 42 por ciento de tener un episodio cardiovascular serio. Pero era de 31,100 libras ($58,500) para aquéllos con un riesgo a cinco años de 12 por ciento.

Una declaración realizada por el Dr. Rory Collins, de la Universidad de Oxford y líder del ensayo, anotó que el precio de simvastatin (Zocor) había bajado sólo un 15 por ciento de su costo original desde que el medicamento se hizo disponible en su forma genérica en mayo de 2003. "A este precio, el ahorro en costos de una menor hospitalización durante el periodo de tratamiento superaría el costo de 40 miligramos de simvastatin a diario para cada persona con riesgo de padecer un evento vascular serio en cinco años en al menos un 12 por ciento", señaló.

Pero Kumiko Ikai, economista de salud de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, quien escribió un editorial acompañante en la publicación, fue mucho más cautelosa.

"En este punto es difícil afirmar si tiene sentido económico recomendar esta terapia para cada paciente en alto riesgo", señaló Ikai. "Sería útil tener una información más completa. No sabemos cómo esto podría afectar el uso de recursos ambulatorios".

Otra complicación para traducir los resultados británicos a los EE.UU. es que "el estudio está basado en el sistema de salud británico, y los costos allá son muchos más económicos que en los Estados Unidos", agregó Ikai.

Por ello, "es importante disponer de más información sobre los efectos en el sistema de salud de los EE.UU.", afirmó. "Mi conjetura es que los resultados serían muy diferentes".

El Dr. Steven Nissen, cardiólogo de la Cleveland Clinic Foundation que ha realizado muchas investigaciones sobre las estatinas, dijo que se sentía incómodo al tener que abordar el tema a un nivel puramente económico.

"No indicamos estos medicamentos por un análisis económico", destacó Nissen. "Lo recetamos por un beneficio para la salud. La forma correcta de abordar este tema es desde el punto de vista del riesgo y el beneficio, y necesitamos más evidencia en poblaciones de muy bajo riesgo".

Otra complicación es que los medicamentos que se están haciendo disponibles ahora en su forma genérica corresponden a la primera generación de estatinas, las cuales son menos efectivas que los medicamentos de última generación que seguirán bajo patentes por varios años, anotó Nissen.

"Algunos pacientes necesitan estatinas más fuertes, y aún están bajo patentes", apuntó.

En general, Nissen cree que el mayOr uso de estatinas no reduciría los costos médicos.

"Tenemos que reconocer que no estamos ahorrando dinero por la indicación de estatinas", señaló. "Estamos salvando la vida de pacientes, que es de lo que se trata".

Más información

Para saber más sobre las recomendaciones actuales de las estatinas, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Kumiko Ikai, health economist, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Steven Nissen, cardiologist, Cleveland Clinic Foundation, Cleveland; May 12, 2005, The Lancet online

Last Updated: