Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

Una de cada cinco personas aseguradas recibe facturas imprevistas tras una cirugía

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 11 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Usted programó su cirugía y se aseguró de que tanto el médico como el hospital estuvieran en la red de proveedores aprobados de su aseguradora. Todo salió bien, hasta que en su buzón apareció una factura por la atención "fuera de la red" durante su operación.

La factura imprevista fuera de la red promedio supera los 2,000 dólares, encuentra un estudio reciente. Y alrededor de un 20 por ciento de los pacientes que se sometieron a una cirugía usando a un médico y a un hospital que se consideraban dentro de la red de su seguro recibieron una factura imprevista.

¿Qué está pasando? En algunos casos, las facturas imprevistas son por imágenes médicas durante la cirugía o por asistentes que los pacientes ni sabían que estarían implicados.

"En este estudio, lo restringimos a los casos en que los pacientes lo hicieron lo mejor posible al asegurarse de que el cirujano y el hospital estuvieran en la red, y aun así uno de cada cinco recibió una factura fuera de la red", señaló el autor principal del estudio, el Dr. Karan Chhabra, del Instituto de Política e Innovación de la Atención de la Salud de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

Dijo que un 37 por ciento de las facturas imprevistas se debieron a asistentes quirúrgicos fuera de la red. Un 37 por ciento adicional debieron a los anestesiólogos. La factura promedio por asistentes quirúrgicos fuera de la red fue de más de 3,600 dólares; las facturas de los anestesiólogos superaron los 1,200 dólares.

Los hallazgos aparecen en la edición del 11 de febrero de la revista Journal of the American Medical Association.

Algunas personas podrían considerar que una factura imprevista de 2,000 dólares es un gran problema. Pero NPR reportó el junio pasado que una mujer de 26 años recibió una factura imprevista de 94,000 dólares tras una cirugía para extirpar un tumor de su médula espinal. Su aseguradora dijo que solo cubriría 816 dólares.

La factura fue por los servicios de neuromonitorización durante la operación. La neuromonitorización vigila la salud nerviosa durante un procedimiento tan delicado para asegurar que no haya daños. La paciente no tenía ni idea de que alguna parte de su cirugía sería facturada a tarifas fuera de la red. Más de dos años más tarde, su disputa sobre la factura sigue sin resolverse.

Aunque el nuevo estudio encontró que la factura imprevista promedio era mucho más baja que la que le llegó a la mujer, los 2,000 dólares imprevistos son encima de los casi 1,800 dólares en gastos de desembolso de los deducibles y los coaseguros.

El estudio revisó las reclamaciones de una gran compañía de seguros de proveedores tanto dentro como fuera de la red. Las reclamaciones provenían de la atención de casi 350,000 adultos menores de 65 años. Todos se habían sometido a siete procedimientos comunes, incluyendo reparaciones de rodilla, extirpaciones de la vesícula biliar y cirugías de baipás cardiaco.

El lugar donde se vive parece ser importante. Las probabilidades de recibir una factura fuera de la red son mucho más altas en Alaska que en Nebraska: de un 46 frente a un 3 por ciento, encontró el estudio. Las personas del Sur y del Noroeste también tenían más probabilidades de que les llegaran facturas imprevistas. Las personas del Oeste Medio tenían un riesgo bajo de recibirlas.

La Dra. Karen Joynt Maddox escribió un editorial publicado junto con el estudio. Es codirectora del Centro de Economía y Políticas de la Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

"Este estudio de verdad apuntó que la facturación imprevista es mucho más común de lo que la gente pensaba", observó Joynt Maddox.

Lo que es realmente frustrante, dijo, es que ese problema no conduce a una mejor atención de la salud, solo a unos costos más altos. Y no es un problema que los pacientes mismos puedan resolver.

"Es un ejemplo de que la atención de la salud dirigida por el consumidor está fallándole a los pacientes", lamentó Joynt Maddox.

Chhabra dijo que aunque es importante preguntarle al médico, al hospital o a la aseguradora si todo el mundo está dentro de la red, "es realmente injusto pedir a los pacientes que hagan todo el trabajo".

Ambos expertos dijeron que los cirujanos tienen cierto control respecto a quién está en el quirófano, sobre todo los asistentes quirúrgicos. Entonces, los médicos pueden asegurarse de que sus asistentes estén dentro de la red de un paciente. Pero los cirujanos con frecuencia no saben quién será su anestesiólogo.

Joynt Maddox expresó preocupación de que los médicos individuales podrían tener algunos de los mismos problemas que los pacientes individuales cuando intentan asegurar que un proveedor esté dentro de la red. Sugirió que un grupo de médicos podría tener mejor suerte.

"Colectivamente, los médicos deben hacerse cargo y defender a sus pacientes. Los profesionales médicos deben reunirse y decir que esto no es correcto para sus pacientes, ni es aceptable. Debemos acabar con esta práctica", enfatizó Joynt Maddox.

Ha habido algunas medidas legislativas, pero todavía no hay soluciones definitivas. Chhabra y sus colaboradores anotaron que el año pasado se introdujeron cuatro proyectos de leyes federales. Y este año, se presentaron dos proyectos de leyes ante la Cámara de Representantes de EE. UU., apuntó.

Pero ambos expertos mencionaron la preocupación de que haya presión y politiqueo de grupos de médicos respaldados por firmas con capital privado. Esos grupos han sugerido que la legislación propuesta podría conducir a una pérdida de su poder de negociación de las tarifas, escribió Joynt Maddox en su editorial.

"Hasta que los legisladores y los profesionales clínicos se pongan de acuerdo al respecto, los pacientes tendrán que preguntar si en su cirugía hay implicado algún proveedor fuera de la red", observó.

Chhabra añadió que los pacientes deben ser sus propios defensores.

"Y asegúrese de que le den todo por escrito, porque el estatus de la red puede cambiar", aconsejó. "Revise dos veces, con su compañía aseguradora y con su médico. Y si este tema le preocupa, escriba a su representante en el Congreso y pídale que respalde la legislación para acabar con las facturas imprevistas".

Más información

La AARP ofrece consejos sobre las medidas que puede tomar para intentar que no haya facturas imprevistas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Karan Chhabra, M.D., M.Sc., national clinician scholar, University of Michigan, Institute for Healthcare Policy and Innovation, Ann Arbor; Karen Joynt Maddox, M.D., M.P.H., assistant professor of medicine, and co-director, Center for Health Economics and Policy, Washington University School of Medicine, St. Louis, and associate editor Journal of the American Medical Association; Feb. 11, 2020, Journal of the American Medical Association

Last Updated: