Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

Dos millones perdieron la cobertura o el acceso a la salud en el primer año de Trump

In English

JUEVES, 6 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Dos millones de estadounidenses más no buscaron atención de la salud desde finales de 2016 hasta finales de 2017 porque no podían costearla y/o carecían de seguro, muestra una investigación reciente.

El análisis de datos de 2011 a 2017 también encontró que la cobertura de, y el acceso a, la atención de la salud mejoró con la implementación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, ACA), pero se revirtió después de que el Presidente Donald Trump y los republicanos del Congreso comenzaran a trabajar para desmantelarla, según los investigadores de la Universidad de Boston.

"Aunque encontramos que la ACA no se está desarmando, algunas de las políticas que se han implementado tienen consecuencias reales", señaló el autor principal, Kevin Griffith, candidato doctoral de la Facultad de Salud Pública. "Vemos que hay unos cambios en las políticas que afectan a la capacidad de obtener seguro de millones de personas, y a millones de personas que prescinden de la atención de la salud porque no pueden permitírsela".

En el estudio, Griffith y su equipo analizaron los datos federales de personas de 18 a 64 años. Los investigadores encontraron que las tasas de carencia de seguro se redujeron en 7.1 puntos de porcentaje entre 2013 y 2016, y que entonces aumentaron en 1.2 puntos de porcentaje durante 2017, el primer año de la presidencia de Trump.

Las tasas de adultos que no buscaron atención de la salud debido a los costos reflejaron tendencias similares.

El revés de 2017 tuvo el mayor impacto en los residentes con bajos ingresos de los 14 estados que no ampliaron Medicaid bajo la ACA.

En esos estados, que se encuentran sobre todo en el Sur, las reducciones en la cobertura de seguro y la atención de la salud fueron entre cuatro y cinco veces más grandes que en los estados que ampliaron a Medicaid.

El estudio también encontró que de 2013 a 2016, la laguna en el acceso a la atención de la salud entre los estadounidenses con unos ingresos más altos y más bajos se redujo en unos 8.5 puntos de porcentaje en los estados que ampliaron y en los que no.

Pero entre el tercer trimestre de 2016 y el cuarto trimestre de 2017, esa laguna se amplió en 2.6 puntos de porcentaje en los estados que no implementaron la ampliación, un aumento relativo del 11 por ciento. Siguió reduciéndose en 1 punto de porcentaje adicional en los estados que sí implementaron la ampliación, una reducción relativa del 8 por ciento.

El estudio aparece en la edición de febrero de la revista Health Affairs.

"La ampliación de Medicaid pareció ser una forma magnífica para que los estados se blinden contra una parte del daño de esas políticas federales", señaló Griffith en un comunicado de prensa de la universidad. "Esto muestra a los estados que están pensando en ampliar Medicaid que es una buena forma de cuidar a sus residentes, independientemente de lo que suceda en el Congreso".

Dijo que el revés revelado por el estudio es preocupante.

"Experimentamos una reducción en las disparidades en el acceso y la cobertura, pero se está revirtiendo", lamentó Griffith. "Desde 2017, las lagunas entre los blancos y los negros, los ricos y los pobres, los residentes urbanos y los rurales, los propietarios y los inquilinos, todas esas disparidades se están ampliando de nuevo. Es preocupante".

Más información

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) ofrece más información sobre el seguro de salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTE: Boston University School of Public Health, news release, Feb. 3, 2020

--

Last Updated: