Muchos pacientes que toman marihuana medicinal conducen drogados

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 9 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Quizá la marihuana medicinal esté ayudando a los miles de estadounidenses que la utilizan, pero demasiadas de esas personas conducen bajo los efectos de la droga, muestra una investigación reciente.

En una encuesta de pacientes que tomaban marihuana medicinal en Michigan, más de la mitad reconocieron que habían conducido en un plazo de dos horas tras consumir un tratamiento de cannabis al menos una vez en los seis meses anteriores. Alrededor de un 20 por ciento lo habían hecho mientras estaban "muy drogados", mientras que alrededor de la mitad describieron que estaban "un poco drogados" mientras conducían.

"Quizá sea más sorprendente que muchos dijeron que conducían bajo la influencia de la droga con bastante frecuencia, al menos 10 veces en los últimos seis meses", anotó la autora del estudio, Erin Bonar. Bonar señaló que un 7 por ciento de esos usuarios frecuentes dijeron que habían conducido mientras estaban muy drogados, y un 19 por ciento lo habían hecho mientras estaban un poco drogados.

"No conocíamos ningún otro estudio que hubiera preguntado a los pacientes que toman marihuana medicinal sobre la conducción bajo la influencia de la droga, así que no estábamos seguros de qué encontraríamos", añadió Bonar, profesora asistente en el centro de la adicción del departamento de psiquiatría de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

"[Pero] sabemos que tanto el alcohol como la marihuana conllevan riesgos y pueden ser peligrosos, y aconsejaríamos que no se conduzca tras usar ninguno de los dos", enfatizó Bonar.

¿Cómo afecta la marihuana a la seguridad al conducir?

"Los estudios de investigación muestran que usar marihuana puede ralentizar cosas como la coordinación y el tiempo de reacción, y esas funciones son importantes cuando se conduce", anotó Bonar.

"Por ejemplo, uno podría ser lento si debe responder rápidamente a algo inesperado", dijo, "como un ciervo que salta en la carretera (algo que sucede mucho en Míchigan) [o] un ciclista que no veía venir, o un conductor distraído que entre en su carril. Esto podría aumentar su riesgo de un accidente".

Los investigadores apuntaron que en Michigan hay 270,000 residentes que cuentan con una aprobación estatal para utilizar la marihuana con propósitos medicinales, y que está por detrás solo de California en cuanto a la cantidad de usuarios.

En el momento de la encuesta, los 790 participantes (con una edad promedio de 46 años) solicitaban la primera aprobación para la marihuana medicinal o una nueva aprobación en una clínica de cannabis, para afrontar un dolor continuo moderado o grave.

Los resultados se publicaron en la edición del 9 de enero de la revista Drug & Alcohol Dependence.

Dados los hallazgos de la encuesta, Bonar admitió que abordar el problema plantea unos considerables desafíos prácticos. Uno es que establecer directrices para un periodo de espera seguro posterior al tratamiento no siempre es tan fácil, anotando que "todavía no hay un 'alcoholímetro' para la marihuana que se considere como el estándar de excelencia".

Russ Martin, director de políticas y relaciones gubernamentales de la Asociación de Seguridad Vial de los Gobernadores (Governors Highway Safety Association), se hizo eco de esa opinión. Anotó que "la afectación de la marihuana y del alcohol no se puede comparar con precisión, dado que el cuerpo metaboliza ambas sustancias de forma muy distinta".

Tampoco se puede comparar fácilmente con otros medicamentos recetados, dijo, dado que la marihuana "no tiene una dosis estándar, y sabemos que la droga tiene efectos distintos en distintas personas".

Además, "el reporte del mismo conductor de su sensación de estar 'muy drogado' o 'un poco drogado' es muy subjetivo, y sería posible llegar sin darse cuenta a un nivel peligroso de deterioro antes de conducir", advirtió Martin.

"Este estudio pone incluso más en claro que los proveedores de atención de la salud y de marihuana deben hacer un mejor trabajo al ayudar a los pacientes a gestionar mejor los medicamentos y la conducción", planteó.

Una disfunción problemática tras la exposición a la marihuana puede variar, dijo Bonar, dependiendo de la cantidad y el tipo de marihuana que se utilice, y "necesitamos más investigación para comprenderlo. El consejo más seguro que podemos ofrecer es no conducir para nada durante varias horas tras usarla".

J.T. Griffin, director de asuntos gubernamentales de Mothers Against Drunk Driving (MADD), se mostró de acuerdo.

"MADD anima a todo el que planifica consumir marihuana u otras drogas a siempre planificar por adelantado y designar a un conductor que no consuma alcohol ni drogas", enfatizó. "Puede ser un amigo, un familiar, el transporte público, un taxi o un vehículo compartido".

Por otra parte, "MADD anima a que se sigan investigando los efectos de la alteración que provoca la marihuana", añadió Griffin. "Aunque con los años se ha aprendido mucho sobre los niveles de alteración que provoca en alcohol y los mejores métodos de medir esa alteración, no se puede decir lo mismo sobre la marihuana en este momento".

Más información

El Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de EE. UU. tiene más información sobre la utilización de la marihuana medicinal.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Erin Bonar, Ph.D., assistant professor and licensed clinical psychologist, Addiction Treatment Services, department of psychiatry, University of Michigan, Ann Arbor; J.T. Griffin, chief government affairs officer, Mothers Against Drunk Driving (MADD), Irving, Texas; Russ Martin, director, policy and government relations, Governors Highway Safety Association, Washington, D.C.; Jan. 9, 2019, Drug & Alcohol Dependence

Last Updated: