La falta de seguro médico puede hacer que se viva menos tiempo, según un estudio

Una revisión de los datos de EE. UU. muestra que los adultos que no tienen seguro sufren más enfermedades y tienen una tasa de mortalidad más alta

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 29 de junio de 2017 (HealthDay News) -- En mitad de otra lucha por la cobertura de atención médica en EE. UU., un nuevo estudio descubre que los estadounidenses que no tienen un seguro médico se enfrentan a un riesgo significativamente más alto de muerte prematura.

"La evidencia de que el seguro salva vidas y de que dejar sin seguro cuesta vidas es abrumadora", dijo el coautor del estudio, el Dr. David Himmelstein, profesor de salud pública en la Facultad de Salud Pública del Colegio Hunter de la CUNY.

Esta conclusión sigue a una revisión de investigaciones que examinaron cómo obtener o perder el seguro afecta a la salud y la esperanza de vida de los adultos estadounidenses menores de 65 años.

"No nos sorprendieron mucho los hallazgos, dado que un informe de 2002 del Instituto de Medicina [IOM] de la Academia Nacional de las Ciencias (National Academy of Sciences) había llegado a una conclusión parecida", dijo Himmelstein.

El informe anterior del IOM revisó 130 estudios antes de concluir que "las personas sin seguro tienen una peor salud y viven menos tiempo". El IOM estimó que la cantidad de estadounidenses que fallecen cada año como resultado de no tener seguro era de 18,000, indicaron los investigadores.

"Pero desde ese momento", dijo Himmelstein, "ha habido muchas evidencias nuevas que fortalecen en gran medida la creencia en que el seguro hace una gran diferencia en la prevención de las muertes innecesarias".

El nuevo análisis llega justo después de que el Senado revelara sus planes (que se conocen como la Ley de Reconciliación para una Mejor Atención Médica [Better Care Reconciliation Act] de 2017) para revocar y reemplazar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, ACA), conocida también como Obamacare. Después de que las conversaciones en el Capitolio resultaran en que los republicanos probablemente no tuvieran los votos suficientes para aprobar el proyecto de ley, el voto del mismo se ha pospuesto ahora hasta después del descanso por el 4 de julio.

El lunes, la Oficina de Presupuestos del Congreso, una entidad no partidista, predijo que el proyecto de ley defendido por los republicanos llevaría a que 22 millones de estadounidenses hubieran perdido su cobertura médica en 2026. Eso se sumaría a los 28 millones de estadounidenses que en la actualidad no tienen seguro.

Para la nueva revisión, Himmelstein y su coautora, la Dra. Steffie Woolhandler, también de la Facultad de Salud Pública del Colegio Hunter de la CUNY, buscaron los estudios realizados sobre el seguro médico y los resultados para la salud, incluyendo la muerte, en toda la literatura médica disponible.

Un estudio en la revisión encontró que cuando los adultos previamente sin seguro adquirían Medicaid, el programa dirigido por el gobierno para los estadounidenses con ingresos bajos, calificaron su salud como mejor. Eran más propensos a tener la diabetes bajo control, y menos propensos a que les diagnosticarán depresión.

Otro estudio encontró que los que tenían una cobertura completa se enfrentaron a un riesgo más bajo de hipertensión que los que tenían una cobertura que requería que pagaran parte de los costos por examinar su presión arterial.

La otra investigación halló que cuando se ofreció a los pacientes realizar evaluaciones de la presión arterial gratis, las muertes prematuras (debidas a la enfermedad cardiaca o no) se redujeron en un 17 por ciento.

Los autores del nuevo estudio también encontraron que los datos de una encuesta nacional indicaron que no tener seguro se asoció con un riesgo significativamente más alto de muerte prematura. Los estados que expandieron la cobertura de Medicaid gracias a la Obamacare experimentaron un descenso en las tasas de mortalidad del 3 al 6 por ciento. Y los estudios que examinaron la hipertensión encontraron que las personas sin seguro tenían un peor control y un riesgo de muerte prematura más alto.

Los autores de la revisión concluyeron que el seguro reduce el riesgo de muerte prematura en entre un 3 y un 29 por ciento, con frecuencia al ayudar a mantener la hipertensión bajo control.

Jim Carleton, coordinador de participación de la Tri County Community Action Agency, una organización de servicios sociales sin fines de lucro con sede en Johnston, Rhode Island, dijo que los nuevos hallazgos no le sorprenden en absoluto.

"Puedo decir como algo anecdótico que, claramente, cuantas más personas tienen seguro, más personas satisfacen sus necesidades médicas, y hay menos personas enfermas", dijo Carleton.

Señaló que en algunas partes del país, el aumento de las primas de la Obamacare ha sido un problema, "especialmente en las áreas rurales".

Pero en su área, Rhode Island, la ampliación de la cobertura médica gracias a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio "literalmente ha salvado vidas. Las personas con cáncer y las personas con todo tipo de problemas médicos están recibiendo un tratamiento que de otra forma no recibirían", dijo Carleton.

La revisión aparece en la edición del 26 de junio de la revista Annals of Internal Medicine.

Más información

Hay más información sobre la cobertura de los seguros médicos en el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTES: Jim Carleton, M.S., outreach and enrollment coordinator, Tri County Community Action Agency, Johnston, R.I.; David U. Himmelstein, M.D., professor, public health, CUNY School of Public Health at Hunter College, New York City, and lecturer, medicine, Harvard Medical School, Boston; June 26, 2017, Annals of Internal Medicine

Last Updated: