Las semanas laborales largas podrían ser deprimentes, sobre todo para las mujeres

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 26 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Sentirse atrapado tras un escritorio, un mostrador o en la planta de una fábrica no es bueno para la mente.

Ahora, la investigación ayuda a confirmar que las mujeres con trabajos que exigen unos horarios largos podrían ser más propensas a la depresión.

Los investigadores encontraron que, en comparación con las mujeres que trabajaban la semana estándar de 40 horas, las que trabajaban 55 horas o más típicamente reportaban más síntomas de depresión.

Lo mismo sucedió con las mujeres y los hombres que usualmente trabajaban los fines de semana además de los días de semana.

Los hallazgos, basados en miles de adultos británicos, no prueban que trabajar muchas horas fuera el factor culpable.

"Los trabajadores son criaturas complejas", aseguró la investigadora principal, Gillian Weston, del Colegio Universitario de Londres. "Y no es posible [tomar en cuenta] todas las influencias potenciales al buscar asociaciones en un estudio observacional".

Aun así, afirmó, su equipo pudo excluir varios factores que afectan al riesgo de depresión, como los ingresos y el nivel educativo, y si las personas estaban casadas o tenían hijos.

Y de cualquier forma las semanas laborales largas siguieron estando vinculadas con un riesgo más alto de síntomas de depresión.

Los hallazgos tienen implicaciones en un mundo en que a las personas se les exige cada vez más que trabajen fuera del horario normal de 9 a 5, según el equipo de Weston.

Theresa Nguyen es trabajadora social clínica licenciada, y vicepresidenta de políticas y programas de Mental Health America, una organización sin fines de lucro.

Dijo que, en años recientes, la tecnología ha reducido en gran medida los "espacios seguros" de tiempo personal de los trabajadores.

"Nuestros smartphones han creado una expectativa de que la persona siempre está disponible. De que responderá correos electrónicos incluso mientras está de vacaciones", dijo Nguyen, que no participó en el estudio.

Para las mujeres, que siempre han soportado el estrés de equilibrar la vida laboral y la familiar, las demandas de tiempo añadidas pueden ser particularmente abrumadoras.

"Es una presión que nos asigna la sociedad, que nos asignamos nosotras mismas", apuntó Nguyen. "Como mujeres, nos preocupamos por estar en el trabajo, lejos de la familia".

En la mayoría de países, señaló Weston, las mujeres típicamente trabajan menos que los hombres, y las que están casadas y tienen hijos con frecuencia reducen su horario laboral.

Las mujeres que trabajan muchas horas van, en esencia, "en contra" de esa tendencia social, dijo Weston, y esto podría crear más conflictos.

Esas mujeres quizá "sientan la tensión de unas mayores presiones de tiempo y responsabilidades debido a la doble 'carga' de trabajo remunerado y no remunerado", indicó Weston. También quizá tengan que enfrentarse a unas actitudes de poco apoyo de las personas que las rodean, añadió.

"Eso podría exacerbar cualquier sentimiento de conflicto o distrés", dijo Weston.

Los hallazgos, publicados en la edición en línea del 25 de febrero de la revista Journal of Epidemiology and Community Health, se basan en más de 23,000 empleados adultos de Reino Unido que participaron en una encuesta nacional sobre la salud.

Respondieron a un cuestionario estándar sobre los síntomas de depresión, que preguntaba sobre temas como la autoconfianza y la autoestima, el disfrute de las actividades cotidianas, el sueño perdido debido a "preocupaciones", y la capacidad de concentrarse y gestionar los problemas de la vida.

Una puntuación de 12 o más podría señalar casos de depresión, según Weston. En promedio, encontró el estudio, las mujeres que trabajaban 55 horas o más por semana puntuaron 11.8, frente a 11 entre las mujeres que trabajaban una semana laboral estándar de 35 a 40 horas.

No hubo diferencias entre los hombres que trabajaban semanas laborales largas o estándar. Pero los hombres que trabajaban los fines de semana tendían a reportar más síntomas, en comparación con los que solo trabajaban los días de semana, una vez se tomaba en cuenta la satisfacción laboral.

En general, encontró el estudio, las personas con semanas laborales muy largas tenían unos ingresos familiares altos y más libertad en el trabajo.

Cada vez más, apuntó Nguyen, las empresas permiten a las personas trabajar "de forma remota", lo que ofrece claras ventajas, pero también desventajas. Hay libertad, pero también aislamiento, anotó.

Además, dijo Nguyen, "el trabajo y el hogar ya no están separados". Y las personas pueden encontrarse trabajando a todas horas, incluyendo los fines de semana.

Así que es importante fijar límites, aconsejó Nguyen: decida que no contestará correos electrónicos tras cierta hora, o los fines de semana, por ejemplo.

Nguyen también recomendó dedicar tiempo a cosas que le recarguen las pilas, ya sea caminar cada tarde o simplemente descansar.

Planteó que quizá algunas personas deban hablar con su jefe para trabajar menos horas, o hacer otros ajustes en el trabajo.

En una encuesta reciente de trabajadores de EE. UU., Mental Health America encontró que ciertas cualidades del lugar de trabajo mejoraban la satisfacción laboral de las personas, entre ellas los acuerdos laborales flexibles, y sentir que la empresa las respalda y les da reconocimiento.

Los trabajadores que se sienten más satisfechos y menos estresados, anotó Nguyen, también serán más productivos, lo que resulta mejor para todos.

Más información

La RAND Corporation ofrece más información sobre el bienestar en el lugar de trabajo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Gillian Weston, Ph.D. student, research department, epidemiology and public health, University College London, U.K.; Theresa Nguyen, L.C.S.W., vice president, policy and programs, Mental Health America, Alexandria, Va.; Feb. 25, 2019, Journal of Epidemiology and Community Health, online

Last Updated: