Un lugar de trabajo ruidoso podría causar estragos en su corazón

In English

JUEVES, 22 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- El ruido alto en el trabajo no solo supone una amenaza para su audición, sino que también podría aumentar su presión arterial y niveles de colesterol, sugiere un informe del gobierno de EE. UU.

"La reducción de los niveles de ruido en el lugar de trabajo es fundamental no solo para la prevención de la pérdida auditiva, sino que también podría afectar a la presión arterial y el colesterol", dijo Dr. John Howard, director del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) de EE. UU., que realizó el estudio.

"Los programas de salud y bienestar en el lugar de trabajo que incluyen evaluaciones de la hipertensión y el colesterol deberían también dirigirse a los trabajadores que se exponen al ruido", planteó Howard.

El ruido alto es uno de los peligros más habituales de los lugares de trabajo en Estados Unidos, y 1 de cada 4 estadounidenses reportan antecedentes de exposición a niveles altos de ruido en el trabajo, dijeron los investigadores.

"Los ambientes ruidosos en el trabajo representan un factor de riesgo de hipertensión y de colesterol alto que no se ha atendido", lamentó el Dr. Robert Glatter, médico de emergencias en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"La [sala de emergencias] proporciona una oportunidad ideal para evaluar la presión arterial alta en los pacientes, y a los que tienen hipertensión, cuando vienen a realizar una evaluación médica por cualquier afección particular", dijo.

"Facilitar la evaluación [en emergencias] de los trabajos concretos que se asocian a un riesgo elevado de hipertensión y colesterol alto puede salvar vidas", anotó Glatter, que no participó en el estudio.

Tanto la hipertensión como el colesterol alto son factores de riesgo de enfermedad cardiaca.

En el estudio, los científicos del NIOSH analizaron los datos de la Encuesta nacional de entrevista de salud de EE. UU. de 2014 y encontraron que 41 millones de estadounidenses tenían antecedentes de exposición al ruido en el trabajo, y el 14 por ciento reportó dicha exposición en el año pasado.

Aunque el 12 por ciento tenían problemas de audición, el 24 por ciento tenían hipertensión y un 28 por ciento tenían un colesterol alto. La exposición al ruido en el trabajo se podía vincular con un 58 por ciento de los problemas de audición, un 14 por ciento de los casos de hipertensión, y un 9 por ciento de los casos de colesterol alto, sugirió el estudio.

Los sectores con las tasas más altas de exposición al ruido de los trabajos fueron la minería (el 61 por ciento), la construcción (el 51 por ciento) y la manufacturación (el 47 por ciento).

"Un porcentaje significativo de los trabajadores que estudiamos tenían dificultades de audición, hipertensión y colesterol alto que podían atribuirse al ruido en el trabajo", dijo la coautora del estudio, Liz Masterson, en un comunicado de prensa de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. El NIOSH forma parte de los CDC.

"Si se pudiera reducir el ruido a niveles más seguros en el lugar de trabajo, quizá podrían prevenirse más de 5 millones de casos de dificultades de la audición entre los trabajadores que se exponen al ruido", añadió.

"Este estudio proporciona más evidencias de una asociación entre la exposición al ruido ocupacional y la hipertensión y el colesterol, y el potencial de prevenir esas afecciones si se reduce el ruido", concluyó Masterson.

Pero el estudio no demuestra que un lugar de trabajo ruidoso realmente provoque la hipertensión y el nivel alto de colesterol; solo mostró una asociación.

El estudio aparece en la edición del 14 de marzo de la revista American Journal of Industrial Medicine.

Más información

La Administración de Seguridad y Salud Laborales de EE. UU. tiene más información sobre el ruido en el lugar del trabajo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Robert Glatter, M.D., emergency room physician, Lenox Hill Hospital, New York City; U.S. Centers for Disease Control and Prevention, news release, March 21, 2018

--

Last Updated: