El estrés conlleva una peor salud para los estadounidenses más pobres

In English

LUNES, 8 de enero de 2018 (HealthDay News) -- En un hallazgo que sorprenderá a pocos, una nueva investigación muestra que las minorías y los pobres sufren más estrés que sus pares blancos y ricos.

Esa carga psíquica adicional podría traducirse en una peor salud mental y un peor bienestar físico, y en última instancia la longevidad resulta afectada, sugiere un informe de la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association).

"La buena salud no se distribuye de forma equitativa. El estatus socioeconómico, la raza y la etnia afectan al estado de salud, y se asocian con diferencias sustanciales en los resultados de salud a lo largo de la vida", señaló la presidenta del comité del informe, Elizabeth Brondolo. "Y el estrés es uno de los 10 principales determinantes de las desigualdades en la salud".

Se estima que, en Estados Unidos, las enfermedades y lesiones asociadas con el estrés cuestan más de 300 mil millones de dólares al año. Esto incluye las pérdidas por el ausentismo, la rotación de empleados y la productividad perdida, además de las facturas legales, médicas y de seguro, explicaron los autores del informe.

Anotaron que las personas con unos ingresos más bajos reportan un estrés más severo y tienden a enfrentarse a más eventos traumáticos en la niñez. Los negros y los hispanos también reportan más estrés que los blancos, en parte debido a la discriminación y a una mayor exposición a la violencia.

"El estrés afecta a la forma en que percibimos y reaccionamos al mundo externo", comentó Brondolo en un comunicado de prensa de la asociación psicológica. Brondolo es profesora de psicología en la Universidad de St. John, en la ciudad de Nueva York.

"Un estatus socioeconómico bajo se ha asociado con pensamientos negativos sobre uno mismo y sobre el mundo externo, lo que incluye una autoestima baja, desconfianza de las intenciones de los demás, y percepciones sobe el mundo como un lugar amenazante y que la vida tiene poco significado", añadió Brondolo. "También se sabe que el estrés contribuye a la depresión".

No solo eso, sino que el estrés también se asocia con hábitos malsanos de estilo de vida, como fumar, beber, usar drogas y la inactividad. Esto puede contribuir al desarrollo de diabetes, cáncer, enfermedad cardiaca y deterioro mental relacionado con la edad, apuntaron los autores del informe.

Plantearon que unas estrategias para aliviar los efectos del estrés en las minorías y los pobres podrían ayudar a reducir esas desigualdades en la salud. Se podría animar a los individuos a hacer yoga y meditación. Otras estrategias podrían incluir mejorar la comunicación entre médicos y pacientes, y fomentar unas relaciones más saludables entre padres e hijos, añadieron.

"Las disparidades tanto en el estrés como en la salud quizá no sean visibles para los que tienen más ventajas o que tienen un contacto directo relativamente limitado con los afectados", anotó Brondolo. "Una comunidad bien informada es esencial para mejorar la salud de las comunidades raciales/étnicas y pobres".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre las disparidades y desigualdades en la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: American Psychological Association, news release, Jan. 8, 2018

--

Last Updated: