Cómo entender las retiradas recientes de antihipertensivos

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 8 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Las personas que toman antihipertensivos se han enfrentado a una serie de retiradas farmacéuticas alarmantes y desconcertantes en los últimos meses, al descubrirse cantidades ínfimas de sustancias cancerígenas en lotes individuales de fármacos.

Pero expertos de los principales grupos cardiacos del país instan a los pacientes a mantener la calma, incluso a medida que la lista de retiradas aumenta.

Las minúsculas cantidades de carcinógenos encontrados en esos fármacos no parecen plantear un riesgo inmediato de cáncer, y hay muchos otros medicamentos en el mercado para ayudar a mantener la presión arterial bajo control, apuntó Craig Beavers, miembro del Consejo del Equipo Cardiovascular del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology, ACC).

Las retiradas se centran en las versiones genéricas de los bloqueadores del receptor de la angiotensina II (BRA). Losartán, valsartán e irbesartán son los BRA de los cuales se han retirado lotes específicos.

"Los medicamentos de la clase de los BRA se usan sobre todo para la hipertensión y la insuficiencia cardiaca, y la buena noticia es que hay muchas alternativas más", aseguró Beaver, profesor asistente en el Colegio de Farmacia de la Universidad de Kentucky.

Los pacientes preocupados deben hablar con el médico o el farmacéutico respecto a hacer una transición a una alternativa, planteó el Dr. Robert Carey, vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), y colíder de las directrices sobre la hipertensión publicadas en conjunto por la AHA y el ACC.

Lo más importante es que las personas no deberían simplemente dejar de tomar sus medicamentos para la presión arterial. "Si eso sucede, la persona puede sufrir un aumento de rebote en la presión arterial, lo que podría ponerla en riesgo de sufrir un evento cardiovascular. No debe hacerlo", dijo Carey, profesor y decano emérito en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia.

Se han retirado cientos de lotes de fármacos en el último año

Desde el verano pasado, las compañías farmacéuticas han retirado cientos de lotes de BRA después de que las evaluaciones revelaran pequeñas cantidades de sustancias cancerígenas en las pastillas.

Los BRA reducen la presión arterial al relajar los vasos sanguíneos, facilitando que el corazón bombee la sangre.

Todos los contaminantes químicos que afectan a los BRA genéricos pertenecen a una clase conocida como nitrosaminas. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. sospecha que las impurezas están ocurriendo debido a sustancias químicas o reacciones específicas en el proceso de fabricación, o por la reutilización de materiales, por ejemplo los solventes.

Tan solo la semana pasada hubo dos retiradas de BRA.

Camber Pharmaceuticals retiró 87 lotes de tabletas de losartán potásico el viernes pasado, porque contienen ácido N-Nitroso-N-metil-4-aminobutírico (NMBA), un carcinógeno conocido en los animales y potencial en los humanos. Los lotes se fabricaron en India.

Fue la primera vez que se encontró NMBA como contaminante en un BRA. Anteriormente, se habían encontrado otras dos nitrosaminas, la N-nitrosodimetilamina (NDMA) y la N-nitrosodietilamina (NDEA), en productos que contenían valsartán, losartán e irbesartán.

La semana pasada, AurobindoPharma USA también inició una retirada voluntaria de 38 lotes de pastillas que contenían valsartán, tras detectar NDEA en eso lotes, según la FDA. La retirada fue una ampliación de una retirada anterior iniciada en diciembre.

Los médicos y las farmacias ayudan a los pacientes a seguir la pista de los medicamentos contaminados

Los médicos señalan que los pacientes les hacen preguntas constantemente a medida que la lista de retiradas crece.

"No ha sido una avalancha, pero he recibido bastantes llamadas o correos electrónicos", afirmó el Dr. Lawrence Krakoff, cardiólogo en el Hospital Mount Sinai y profesor en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Las farmacias han estado haciendo un buen trabajo al dar seguimiento a los lotes retirados, y comunicándose con los pacientes o sus médicos, aseguró Beavers.

Los pacientes preocupados sobre un BRA que toman deben ir a los sitios web que la FDA ha creado para monitorizar todas las retiradas, aconsejó Krakoff. También pueden consultar a su farmacia.

Puede revisar información sobre el losartán en el sitio web de la FDA sobre el fármaco. La FDA también ha publicado listas distintas para el valsartán y el irbesartán retirados.

"Si resulta que es un medicamento seguro, no plantea ningún riesgo", dijo Krakoff. "Si se trata de una de las compañías con un medicamento potencialmente contaminado, recomendaría cambiar a otro medicamento genérico que sea idéntico".

Hay muchos BRA genéricos en el mercado, dijo Beavers. Si su farmacéutico puede encontrar otro genérico que sea idéntico al que usted toma, podría comenzar con el nuevo medicamento sin la necesidad de comunicarse con el médico.

Qué hacer si su medicamento ha sido retirado

Si no hay un genérico idéntico disponible y no puede permitirse pagar los precios de marca, debe hablar con el médico para cambiar a otro antihipertensivo, señalaron los expertos.

Tampoco es necesario que sea otro BRA, dijo Carey. Otra clase de medicamentos, llamados inhibidores de la ECA, también relajan los vasos sanguíneos, mediante un mecanismo distinto.

"Si el paciente no ha tenido antes efectos secundarios ni afecciones imprevistas relacionadas con un inhibidor de la ECA, podría dejar el BRA y sustituirlo con un inhibidor de la ECA", planteó Carey. "También hay muchos inhibidores de la ECA en el mercado".

Aunque hayan recibido uno de los lotes contaminados, las personas no deberían preocuparse demasiado sobre su exposición a las nitrosaminas a través de sus antihipertensivos, añadieron los expertos.

Krakoff apuntó que "les digo a los pacientes que si han tomado unas cuantas pastillas de un lote malo, es probable que estén completamente a salvo".

Beavers se mostró de acuerdo.

"A los niveles actuales, creen que la cantidad es baja", apuntó Beavers. "No es mucho. Cero sería mejor. Pero de momento, no es preocupante desde la perspectiva de la FDA".

Más información

La Clínica Mayo ofrece más información sobre los bloqueadores de los receptores de la angiotensina II.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Craig Beavers, Pharm.D., assistant professor, University of Kentucky College of Pharmacy; Robert Carey, M.D., professor and dean emeritus, University of Virginia School of Medicine, Charlottesville, Va.; Lawrence Krakoff, M.D., cardiologist, Mount Sinai Hospital, and professor, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City

Last Updated: