Las publicaciones de 'autolesiones' en Instagram provocan imitadores

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 4 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Ser "influencer" de Instagram no siempre es algo bueno. Una investigación reciente encontró que los jóvenes vulnerables que ven publicaciones de autolesiones (como cortarse) en línea podrían copiar esas conductas destructivas.

Casi un tercio de los adolescentes y adultos jóvenes que reportaron que habían visto publicaciones de autolesiones en Instagram dijeron que después habían realizado conductas de autolesión, las mismas o similares.

Ver esas imágenes en línea "normaliza" la conducta, según el autor sénior del estudio, Dan Romer, director de investigación en el Centro de Políticas Públicas Annenberg de la Universidad de Pensilvania.

"Los niños vulnerables piensan que quizá es algo que deberían considerar hacer", dijo.

Romer anotó que este problema va más allá de Instagram. "Los jóvenes que no tienen problemas mentales no se autolesionarían de forma repetitiva. Se trata de los jóvenes vulnerables, para aliviar su distrés", explicó. Pero añadió que este estudio indica que esos tipos de publicaciones en los medios sociales pueden ser nocivos para los adolescentes y los adultos jóvenes.

Los investigadores comenzaron a preocuparse sobre los efectos potenciales de las publicaciones de autolesión después de que un papá británico dijo que su hija de 14 años había visto imágenes explícitas de autolesión en Instagram antes de suicidarse. Después de esto, el sitio de medios sociales dijo que no permitía representaciones gráficas de autolesiones en las publicaciones.

En general, las autolesiones se refieren a cortarse, pero pueden incluir otras conductas, como quemarse, golpearse o pegarse en la cabeza. Las autolesiones generalmente no son suicidas, pero las personas que se autolesionan tienen un riesgo más alto de suicidio, apuntaron los investigadores. Las publicaciones que presentan autolesiones en Instagram por lo general muestran lesiones leves o moderadas. Pero algunas publicaciones incluyen heridas sangrantes por cortaduras en una extremidad.

Instagram tiene más de 500 millones de usuarios diarios activos, y más de mil millones de usuarios mensuales, según los investigadores. El sitio de medios sociales es muy popular entre los jóvenes.

El estudio incluyó a más de 700 adolescentes y adultos jóvenes de 18 a 29 años. Un 80 por ciento de los voluntarios del estudio eran mujeres. Fueron entrevistados dos veces, con un mes de diferencia. Las entrevistas ocurrieron en mayo y junio de 2018, antes de que Instagram dijera que intentaría reducir las publicaciones gráficas sobre autolesiones.

Casi la mitad (un 43 por ciento) dijeron que habían visto al menos una publicación de una autolesión en Instagram. Muchos reportaron haber visto más de una publicación de ese tipo. La mayoría (un 80 por ciento) de los que reportaron que habían visto esas publicaciones afirmaron que su exposición había sido accidental.

Casi dos de cada tres personas encuestadas dijeron que las publicaciones de las autolesiones eran emocionalmente perturbadoras.

Seis de cada 10 de los que vieron esas publicaciones dijeron que pensaron en cómo se sentirían si hicieran algo así. Y un 33 por ciento de los expuestos a las publicaciones sobre las autolesiones dijeron en la primera entrevista que se habían lesionado de la misma forma o de una forma similar como resultado de ver la publicación.

Durante la segunda entrevista un mes más tarde, las personas que dijeron que habían visto una publicación sobre una autolesión en la primera entrevista fueron más propensas a haberse autolesionado que las personas que no habían visto una publicación de ese tipo.

Romer anotó que el estudio no puede probar que ver las publicaciones condujera directamente a las personas a autolesionarse.

Pero, dijo, "es probable que los jóvenes que ven estas publicaciones y son vulnerables no reciban un buen mensaje".

Romer apuntó que los padres deben preocuparse si notan conductas vinculadas con la depresión en sus hijos, por ejemplo estar siempre en línea, aislamiento y tristeza. Esos jóvenes podrían ser más susceptibles a las cosas que ven en internet.

Como es casi imposible prohibir del todo el acceso a los medios sociales, Romer planteó que una comunicación abierta con los padres es incluso más crucial para los jóvenes de hoy día.

El Dr. Alan Geller, psiquiatra en el Hospital de Gracie Square de Nueva York-Presbiteriano, en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo en que la comunicación es clave.

"Los adolescentes deben comprender sus límites y expectativas", dijo Geller, que no participó en el estudio. "Es igual que fijar límites sobre cualquier otra cosa: el alcohol o los cigarrillos, o ahora, la marihuana. Los niños y los adolescentes tienen acceso a esos peligros, y los padres tienen la responsabilidad de fijar límite y comunicar esos límites de forma clara".

Y dijo que los padres deben monitorizar esas dificultades en sus hijos adolescentes con regularidad. Geller sugirió hacerlo al menos una vez a la semana.

Como Romer, Geller dijo que los padres deben estar atentos a las señales, lo que incluye las autolesiones repetidas, de que un adolescente o adulto joven está deprimido o suicida. Si los padres u otros seres queridos sienten preocupaciones, los adolescentes y adultos jóvenes deben ir al psicólogo o al psiquiatra para recibir ayuda.

El estudio se publicó en la edición en línea del 27 de mayo de la revista New Media and Society.

Más información

Para más información sobre las autolesiones, visite la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Dan Romer, Ph.D., research director, Annenberg Public Policy Center, University of Pennsylvania, Philadelphia; Alan Geller, D.O., attending psychiatrist, Gracie Square Hospital, NewYork-Presbyterian Regional Network, New York City; May 27, 2019, New Media and Society, online

Last Updated: