La violencia en las películas no hace que los niños sean violentos, encuentra un estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 18 de enero de 2019 (HealthDay News) -- A los padres con frecuencia les preocupa que las películas violentas desencadenen violencia en sus hijos, pero un nuevo estudio sugiere que las películas con clasificación PG-13 no convertirán a sus hijos en criminales.

Los investigadores encontraron que a medida que las películas PG-13 se hicieron más violentas entre 1985 y 2015, las tasas generales de asesinatos y violencia en realidad se redujeron.

"No parece que las películas con clasificación PG-13 tengan ningún impacto en el público", señaló el investigador principal, Christopher Ferguson. Ferguson es profesor de psicología en la Universidad de Stetson en DeLand, Florida.

Los niños podrían representar lo que ven en las películas durante el juego, dijo Ferguson, pero sus representaciones en el juego no se convierten en violencia en la vida real, como por ejemplo acoso escolar o agresiones.

Pero Dan Romer, director del Instituto de Comunicación Adolescente de la Universidad de Pensilvania, criticó el informe. Dijo que los datos estudiados no se pueden utilizar para sacar conclusiones sobre el efecto de las películas en la violencia.

"Los autores tienen un modelo muy simplista de cómo funcionan los medios de comunicación de masas, y tienen una agenda que intenta mostrar que los medios violentos son beneficiosos en lugar de dañinos", apuntó Romer. "Lo que necesitamos es un análisis imparcial en lugar de elegir a propósito los datos convenientes".

Estudios anteriores han sugerido que los padres podrían desensibilizarse a la violencia en las películas PG-13, haciendo que sea más probable que permitan a sus hijos verlas, sobre todo cuando la violencia con las armas de fuego se representa como si estuviera justificada.

Pero Ferguson, el investigador, dijo que los medios son simplemente un objetivo fácil para las personas que desean expresar una superioridad moral. Culpar a los medios da a las personas una falsa sensación de control.

"Es agradable decir 'vamos a deshacernos de esto y eso hará que todos estos problemas desaparezcan'", comentó. "Es una respuesta más bien simplista".

El Dr. Michael Rich, director del Centro de Medios y Salud Infantil del Hospital Pediátrico de Boston, revisó los hallazgos. Dijo que el nuevo estudio intenta simplificar un tema complejo.

"Aunque la violencia se ha reducido, esto no justifica la conclusión de que la violencia en nuestros medios no nos afecta", afirmó Rich. "Como pediatra, me preocupa más la violencia que los niños experimentan a diario, que no se refleja en las estadísticas sobre el crimen".

Lo que las personas más experimentan son las micro agresiones, como el acoso, dijo Rich. Aunque considera a las películas como un reflejo de la sociedad, añadió que las causas de la violencia y de la agresividad son numerosas. "Es un tema complejo", indicó.

Pero está claro que la violencia en los medios tiene un efecto de insensibilización, que hace que al público le moleste menos, advirtió. "En parte, por eso los medios violentos siempre tienen que ir a más", explicó Rich.

Los medios violentos enseñan a los niños que el mundo es más violento de lo que es en realidad, y la mayoría reaccionan haciéndose más temerosos, no más violentos ni agresivos, planteó.

"La violencia es mucho más rara que el miedo o la ansiedad", dijo Rich. "Encontramos que la mayoría de los niños que llevan un arma a la escuela lo hacen para protegerse".

En el estudio, Ferguson y Patrick Markey, profesor de psicología en la Universidad de Villanova, revisaron los datos de otros investigadores sobre las películas PG-13, junto con datos de la Oficina Federal de Investigación (FBI) de EE. UU. sobre los crímenes violentos y de la Encuesta nacional de victimización por el crimen.

Pero Romer dijo que los datos no se pueden utilizar para sacar conclusiones sobre el efecto de las películas en la violencia.

A pesar de un aumento marcado en la violencia juvenil desde mediados de los 90, la tasa de homicidios ha sido mucho más estable, señaló Romer.

"Y los datos sobre los homicidios ni siquiera se enfocan en los homicidios de jóvenes con armas de fuego, que es lo que se debería ver si realmente se está interesado en los efectos de la violencia con armas de fuego en las películas populares", añadió.

La violencia con armas de fuego entre los jóvenes aumentó de forma dramática a medida que se hizo más común en las películas PG-13 a finales de los 80 y principios de los 90, anotó Romer.

Rich dijo que los padres pueden utilizar los medios para enseñar a sus hijos. Sugirió que los padres vean esas películas con sus hijos y los ayuden a responder a sus sentimientos y temores sobre lo que ven.

"Los padres pueden ayudar a orientar a sus hijos sobre qué es aceptable y qué no lo es", dijo Rich. "Los niños siempre están aprendiendo, pero ese aprendizaje se puede moldear y modificar".

El informe aparece en la edición del 17 de enero de la revista Psychiatric Quarterly.

Más información

Para más información sobre la violencia en los medios de comunicación, visite el Centro para el Alfabetismo en Medios (Center for Media Literacy).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Christopher Ferguson, Ph.D., professor of psychology, Stetson University, DeLand, Fla.; Michael Rich, M.D., M.P.H., director, Center on Media and Child Health and associate professor of pediatrics, Boston Children's Hospital; Dan Romer, Ph.D., director, Adolescent Communication Institute, and research director, Annenberg School for Communication, University of Pennsylvania, Philadelphia; Jan. 17, 2019, Psychiatric Quarterly

Last Updated: