Una de cada cinco personas que viven en zonas de conflicto tiene un problema de salud mental

In English

MIÉRCOLES, 12 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Alrededor de un 22 por ciento de las personas que viven en zonas de conflicto sufren de problemas de la salud mental, encuentra una nueva revisión de los estudios.

Los problemas comunes incluyen la depresión, la ansiedad, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno bipolar o la esquizofrenia, según la Organización Mundial de la Salud. Alrededor de un 9 por ciento tienen una afección de la salud mental entre moderada y grave.

Esas conclusiones se basan en una revisión de 129 estudios publicados anteriormente. Las cifras son significativamente más altas que el estimado global de 1 de cada 14 personas en la población general.

Los investigadores dijeron que estudios anteriores subestimaban cómo vivir en zonas de guerra y otras zonas de conflicto afecta a la salud mental. Encontraron que la depresión y la ansiedad aumentaban con la edad, y dijeron que la depresión era más común en las mujeres que en los hombres.

Las afecciones de salud mental leves fueron las más comunes (un 13 por ciento). Se estimó que un 4 por ciento de las afecciones eran moderadas y un 5 por ciento eran graves.

El informe se publicó en la edición del 11 de junio de la revista The Lancet.

"Confío en que nuestro estudio ofrece los estimados más precisos disponibles hoy en día sobre la prevalencia de las afecciones de la salud mental en las zonas de conflicto", comentó en un comunicado de prensa de la revista la autora principal del estudio, Fiona Charlson, investigadora postdoctoral en la Universidad de Queensland, en Australia, y en la Universidad de Washington, en Seattle.

Las zonas de conflicto actuales incluyen a Afganistán, Irak, Nigeria, Somalia, Sudán del Sur, Siria y Yemen.

En 2016, el número de guerras había alcanzado un máximo histórico: había 53 conflictos activos en 37 países, y un 12 por ciento de la población del mundo vivía en una zona con un conflicto activo, encontró el estudio. Casi 69 millones de personas habían sido desplazadas por la violencia y el conflicto, la cantidad más alta desde la segunda guerra mundial.

Los investigadores señalaron que la complejidad de recolectar datos en las áreas de conflicto podría resultar en estimados defectuosos. Las diferencias culturales en el diagnóstico de las afecciones también podrían afectar a los hallazgos, añadieron.

Cristiane Duarte, profesora de psicología infantil en la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, es autora de un editorial que exhorta a que se preste una mayor atención a la salud mental en las zonas de conflicto.

"Independientemente de sus limitaciones, los estimados actuales ameritan una mayor inversión en la prevención y el tratamiento de los trastornos mentales en las poblaciones afectadas por el conflicto", escribió.

Más información

La revista Science ofrece más información sobre los problemas de salud mental en las zonas de conflicto.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: The Lancet, news release, June 11, 2019

--

Last Updated: