Los recién nacidos pueden acabar en cuidados intensivos por culpa del esmog

In English

JUEVES, 25 de julio de 2019 (HealthDay News) -- El peligro que la contaminación del aire plantea para los corazones y los pulmones de los adultos está bien documentado, pero una nueva investigación sugiere que los niños recién nacidos también están en riesgo.

Los bebés de madres que se exponían a unos niveles altos de contaminación atmosférica en la semana antes de dar a luz eran más propensos a acabar en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN).

"La exposición a corto plazo a la mayoría de los tipos de contaminantes atmosféricos podría aumentar el riesgo de admisión a la UCIN", advirtió la líder del estudio, Pauline Mendola, de la rama de epidemiología del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU.

"Si nuestros hallazgos se confirman, sugieren que las mujeres embarazadas quizá deban pensar en limitar el tiempo que pasan al aire libre cuando los avisos sobre la calidad del aire indiquen condiciones malsanas", añadió Mendola en un comunicado de prensa del instituto.

Los investigadores dijeron que el nivel de aumento en el riesgo puede variar entre un 4 por ciento y hasta incluso un 147 por ciento.

En el estudio, los investigadores analizaron datos de más de 223,000 nacimientos en 12 centros clínicos de Estados Unidos de 2002 a 2008. Los datos se compararon con datos de la calidad del aire local en cada nacimiento el día del parto, el día antes del parto y en la semana antes del parto.

Entonces, los investigadores estimaron las probabilidades de admisión a la UCIN asociadas con la exposición de una madre a altas concentraciones de partículas contaminantes de menos de 2.5 micrones de diámetro. Esas partículas provienen de varias fuentes, incluyendo a los motores de diésel y gasolina, las plantas eléctricas, los vertederos, los centros de procesamiento de aguas negras y las plantas industriales.

La exposición de una madre a unas concentraciones altas de compuestos orgánicos en el aire se asoció con un aumento del 147 por ciento en el riesgo de admisión a la UCIN. Los hallazgos mostraron que el aumento en el riesgo fue de un 38 por ciento con el carbono elemental, de un 39 por ciento con el ion amonio, y de un 16 por ciento con los compuestos de nitrato.

El riesgo de admisión a la UCIN incrementó de forma significativa con la exposición a contaminantes relacionados con el tráfico el día antes (un 4 por ciento) y el mismo día (un 3 por ciento) del parto, en comparación con la semana antes del parto, con un aumento de 300 partes por millón (ppm) en el monóxido de carbono; un 13 y un 9 por ciento con un aumento de 26 ppm en el dióxido de nitrógeno; y un 6 y un 3 por ciento con un aumento de 3 ppm en el dióxido de azufre.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Annals of Epidemiology.

No está claro por qué la exposición a la contaminación atmosférica durante el embarazo podría aumentar las probabilidades de admisión a la UCIN. Quizá la inflamación provocada por la exposición a la contaminación altere el crecimiento de los vasos sanguíneos en la placenta, que suministra oxígeno y nutrientes al feto en desarrollo, sugirieron los investigadores.

Más información

La Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association) tiene más información sobre los niños y la contaminación atmosférica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: U.S. National Institute of Child Health and Human Development, news release, July 19, 2019

--

Last Updated: