Un aire más limpio pronto genera grandes beneficios para la salud, encuentra un estudio

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 6 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Cuando las personas respiran un aire más limpio, su salud en general mejora, en algunos casos rápidamente, muestra una revisión reciente.

El informe, del Comité Medioambiental del Foro de Sociedades Respiratorias Internacionales (Forum of International Respiratory Societies, FIRS), ofrece detalles de algunas de las evidencias sobre la calidad del aire y la salud humana. En general, concluye, las personas pueden obtener una variedad de beneficios cuando se reduce la contaminación del aire, desde menos ataques de asma y unos riesgos más bajos de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular (ACV), hasta una esperanza de vida más larga.

Algunos de los efectos son "bastante llamativos", señaló el Dr. Dean Schraufnagel, autor principal del informe y director ejecutivo del FIRS.

Apuntó al ejemplo de los cambios hechos en las ciudades anfitrionas de las Olimpíadas, que, durante un tiempo, resultaron en un aire más limpio y unos residentes más sanos.

Para los Juegos Olímpicos de 1996 en Atlanta, las autoridades fomentaron el transporte público y cerraron las calles del centro de la ciudad a los vehículos privados. Como resultado, los niveles máximos de ozono diarios se redujeron en un 28 por ciento, y a lo largo de las próximas cuatro semanas, el número de niños de la ciudad que necesitaron atención médica para el asma se redujo en más de un 40 por ciento.

De manera similar, cuando Beijing fue anfitrión de las Olimpíadas de 2008, el gobierno nacional chino impuso restricciones de tráfico, y también de las emisiones de las fábricas, durante tres meses. La contaminación del aire cayó en picada, y en un plazo de dos meses, hubo declives en las visitas al médico por el asma y en las muertes por enfermedad cardiaca y ACV.

"Si la contaminación del aire se para en la fuente, se perciben inmensos beneficios para la salud", aseguró Schraufnagel, que también es pulmonólogo en la Universidad de Illinois, en Chicago.

Otros ejemplos provienen de los cierres de fábricas, según el informe. Cuando una gran planta siderúrgica del Valle de Utah cerró durante 13 meses, la contaminación con partículas finas se redujo a la mitad, y las admisiones al hospital por el asma, la neumonía y otras enfermedades pulmonares declinaron.

Y las mejoras no se limitaron a la enfermedad pulmonar. Los nacimientos prematuros también se redujeron, al igual que la tasa diaria de mortalidad del área.

Esto plantea un punto más importante, según Schraufnagel. El aire contaminado tiene una amplia variedad de efectos en el cuerpo humano.

"Afecta al corazón, los riñones, el cerebro, y se asocia con unos riesgos más altos de enfermedad cardiaca, ACV, diabetes, demencia y muchos tipos de cáncer", aseguró Schraufnagel.

Las personas no siempre son conscientes de lo importante que es la calidad del aire para nuestra salud, según la Dra. Meredith McCormack, vocera de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).

"Pero cuando se piensa al respecto, respiramos aire cada momento de cada día, y la calidad de ese aire es importante", dijo McCormack, que no participó en la revisión.

Aseguró que el informe era "muy informativo", al reunir ejemplos de cómo los cambios en la calidad del aire pueden afectar a la salud de las personas de todas las edades, tanto a corto como a largo plazo.

¿Significa esto que todas las fábricas deben cerrar y que se debe prohibir el tráfico en los centros de la ciudades? No, dijo Schraufnagel. Los dramáticos ejemplos anotados en el informe apuntan al poder de reducir la contaminación del aire, observó, y esto se puede lograr a través de muchas medidas distintas.

"Una planta de carbón puede cambiar al gas natural, por ejemplo", dijo Schraufnagel. O los autobuses antiguos de diésel pueden cambiarse por autobuses "más limpios" que usen gas natural o electricidad.

Incluso unas medias relativamente "fáciles" pueden ayudar, añadió Schraufnagel. Un estudio encontró que cuando los autobuses escolares pasaban menos tiempo parados con el motor encendido, liberaban muchas menos partículas y menos carbono en el aire que rodeaba a las escuelas.

El argumento estándar contra unas normas más estrictas respecto a la calidad del aire es económico, anotó Schraufnagel. Pero incluso en esa área, dijo, las evidencias favorecen que se tomen medidas.

Se da el crédito a la Ley del Aire Limpio (Clean Air Act) de EE. UU., promulgada en 1970, por reducir las emisiones de contaminantes del aire en todo el país, al mismo tiempo que el producto interno bruto siguió aumentando.

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. estima que los beneficios "monetizados" de salud de la ley han superado los costos por un factor de 32 a 1. Esos beneficios, valorados en 2 billones de dólares en 2020, se atribuyeron sobre todo a un número más bajo de muertes relacionadas con la contaminación del aire, según el informe.

McCormack sugirió que las personas intenten "defender un aire más limpio, tanto en interiores como en exteriores". Esto puede incluir la prohibición de fumar y usar menos energía en casa, y defender las medidas locales y nacionales para reducir la contaminación del aire.

Los hallazgos aparecen en la edición de diciembre de la revista Annals of the American Thoracic Society.

Más información

La Asociación Americana del Pulmón ofrece consejos sobre formas de promover un aire más limpio.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Dean Schraufnagel, M.D., executive director, Forum of International Respiratory Societies, and professor, medicine and pathology, University of Illinois at Chicago; Meredith McCormack, M.D., M.H.S., national spokeswoman, American Lung Association, and associate professor, medicine, Johns Hopkins University, Baltimore; December 2019 Annals of the American Thoracic Society

Last Updated: