Los perros y el smog son malos para los niños asmáticos

Sin embargo, un estudio halló que los gatos no aumentaban los síntomas relacionados con los agentes contaminantes

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 30 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio sugiere que Sultán podría no ser el mejor amigo de un niño asmático.

Un equipo de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del sur de California halló que la presencia de perros en el hogar puede empeorar la respuesta pulmonar a la contaminación ambiental de los niños asmáticos. Sin embargo, ese no fue el caso de los gatos.

Los hallazgos fueron publicados esta semana en la edición en línea de Environmental Health Perspectives.

El estudio de 475 niños del sur de California que tenían asma examinó la relación entre la tos crónica, la producción de flemas o la bronquitis con tener un gato o un perro.

Halló que los niños habían aumentado significativamente la tos, la producción de flemas y las respuestas de bronquitis cuando estuvieron expuestos a los contaminantes del aire, como el dióxido de nitrógeno, el ozono, la materia particulada y el vapor ácido.

Los niños que no tenían mascotas o los que sólo tenían gatos, no experimentaron un aumento en los síntomas al ser expuestos a la contaminación del aire.

"Hace falta más trabajo para determinar qué tienen los perros que puede aumentar la respuesta de un niño asmático a la contaminación del aire", aseguró en una declaración preparada el Dr. Rob McConnell, autor del estudio y profesor de medicina preventiva.

"Los gatos son altamente alergénicos y los niños asmáticos con frecuencia son alérgicos a ellos. Por eso, si un alérgeno estuviera aumentando la respuesta pulmonar a la contaminación del aire, sería más probable que viéramos una relación con gatos. Pero en este estudio, vemos un efecto de la contaminación del aire en los hogares en los que hay perros, por lo que pensamos que la exposición a las endotoxinas es una explicación más probable para nuestros resultados que la exposición a los alérgenos", aseguró.

Una endotoxina es una parte de la pared celular de una bacteria común del ambiente. Los investigadores anotaron que una endotoxina inhalada produce una respuesta inflamatoria en los pulmones y puede causar constricción en las vías respiratorias en los asmáticos.

Investigaciones anteriores hallaron que la endotoxina exacerbaba el efecto inflamatorio de las partículas de los escapes de diésel, aerosoles de carretera inhalados y ozono en los pulmones de los animales.

Más información

La American Lung Association tiene más información acerca del asma de la infancia.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: University of Southern California, news release, Aug. 29, 2006

--

Last Updated: