Los problemas pulmonares son una amenazan para los asmáticos jóvenes

Un estudio plantea que el 20 por ciento de ellos perderá alguna función pulmonar en un periodo de 5 años

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 10 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Malas noticias para los niños con asma. Un nuevo estudio encuentra que tanto como el 20 por ciento de ellos perderá alguna capacidad pulmonar en un periodo de cinco años.

Los niños puede que no noten la diferencia, y los investigadores no están seguros exactamente lo que esta pérdida de capacidad pulmonar signifique para su salud futura. Pero el autor principal del estudio considera que los hallazgos ofrecen más evidencia para que los médicos puedan monitorear de cerca a los niños con asma.

"Esta es una parte importante de la enfermedad que estamos aprendiendo ahora a valorar y a darle seguimiento", señaló el Dr. Stanley Szefler, director de farmacología pediátrica clínica del National Jewish Medical & Research Center. "Puede tener efectos significativos en los resultados a largo plazo".

Cerca del 10 por ciento de los niños y el 15 por ciento de los adultos sufre de asma. Mientras que los médicos suelen considerar que la causa de esta enfermedad se debe a espasmos pulmonares, ahora sospechan que se debe a una inflamación consecuencia de una hiperactividad del sistema inmunológico, indicó Szefler.

Los típicos síntomas del asma son la respiración con silbido y la falta de aliento. "Los asmáticos son capaces de inhalar aire hacia los pulmones, pero tienen dificultades para exhalar, lo que provoca que el aire se quede atrapado y se expanda en los pulmones", apuntó Szefler. "Es como un globo que no puede dejar salir el aire, pero en cambio, puede recibir más aire".

Cerca de 5,000 personas mueren por asma cada año, y cerca de una tercera parte de ellos son niños, afirmó Szefler. Por alguna razón, los niños con asma son menos propensos que los adultos a solicitar atención médica cuando están muy enfermos, señaló el Dr. Sean Deitch, médico de medicina de emergencia en el Scripps Memorial Hospital de San Diego. "Los niños suelen ser renuentes a hablar de sus síntomas con los padres, y los padres prefieren quedarse en casa y tratarlos por sí mismos".

En el nuevo estudio, Szefler y sus colegas examinaron los registros médicos de 990 niños estadounidenses con asma leve y moderado que fueron estudiados por cerca de cinco años. Los niños, procedentes de varias partes de Estados Unidos, tenían aproximadamente 8 años al inicio del estudio a principios de los 90. Los participantes, que tienen ahora cerca de 18 años, siguen formando parte del estudio.

Todos los niños recibieron albuterol, una medicación utilizada con frecuencia para tratar el asma. Algunos recibieron una o dos inhalaciones de medicamentos antiinflamatorios, budesonide y nedocromil, o un placebo que no producía ningún beneficio médico.

Los médicos medían con frecuencia la efectividad de sus pulmones, haciéndoles soplar dentro de un dispositivo de medición similar a un detector de alcoholemia utilizado por las fuerzas de seguridad.

Los hallazgos aparecen en la edición de agosto del American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

Cerca del 20 por ciento de los niños perdió más del 1 por ciento cada año de la capacidad normal pulmonar de la que debieron haber tenido. Sus pulmones disminuyeron en capacidad sin importar si padecían de asmas leves o moderados o si tomaban uno de los medicamentos con esteroides o un placebo. Los niños varones eran más propensos a sufrir la pérdida de la función pulmonar.

Szefler desconoce si los niños notarán estos cambios. "Los asmáticos tienden a adaptarse a su enfermedad a medida que envejecen", indicó. "También conocen sus limitaciones y se ajustan a ellas".

En cuanto al significado de los hallazgos, Szefler apuntó que existe la posibilidad de que la disminución en la capacidad pulmonar pueda predecir qué niños asmáticos desarrollarán problemas respiratorios durante toda la vida. "Cerca del 5 al 10 por ciento terminará con un asma severo. Puede que esto sea uno de esos componentes que hace que los niños permanezcan enfermos", añadió.

¿Qué podemos hacer? Szefler sugiere que los padres de niños asmáticos deben asegurarse de que los médicos examinen con frecuencia la función pulmonar. Mientras que los especialistas lo hacen a menudo, otros médicos puede que sean menos propensos a realizar las pruebas, agregó.

Más Información

Para saber más sobre el asma en los niños, visite la American Academy of Allergy, Asthma and Immunology.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Stanley Szefler, M.D., head, pediatric clinical pharmacology, National Jewish Medical & Research Center, Denver; Sean Deitch, M.D., emergency medicine physician, Scripps Memorial Hospital, San Diego; August 2004 American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine

Last Updated: