Uno de cada tres atletas universitarios tiene asma inducida por el ejercicio

Estudio halla que la afección surge incluso en quienes no tienen antecedentes de asma

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

VIERNES 7 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente señala que uno de cada tres atletas universitarios tiene lo que se conoce como asma inducida por el ejercicio, aún si no tienen antecedentes de la enfermedad.

Las investigaciones anteriores en atletas olímpicos también ha mostrado altos índices de asma inducida por el ejercicio.

"Nos dirigimos a los atletas universitarios en este estudio porque muchos de los casos graves de asma provocados por el ejercicio sobre los que se informa tuvieron lugar entre atletas competitivos menores de 21", aseguró en una declaración preparada el Dr. Jonathan Parsons, director asociado del Centro del asma del Centro Médico de la Universidad Estatal de Ohio. "Ahora que hemos demostrado lo común que puede ser este problema, hace falta más investigación para determinar la mejor manera de monitorizar y gestionar atletas en el mayor riesgo de desarrollar síntomas mientras practican sus deportes".

El asma inducida por el ejercicio generalmente tiene lugar entre 5 y 20 minutos luego del esfuerzo físico intenso. Entre los síntomas se encuentran respiración sibilante, presión en el pecho, tos, falta de aire y dolor en el pecho, según la American Academy of Allergy, Asthma & Immunology.

Aunque se sabe que el 7 por ciento de los estadounidenses sufre de asma, muchos otros, incluidos los que tienen alergias o antecedentes familiares de las mismas, podrían experimentar asma después del ejercicio. Cerca de una de cada diez personas que no tiene antecedentes de asma puede experimentar asma inducida por el ejercicio.

El equipo de Parsons examinó a 107 atletas universitarios para detectar asma inducida por el ejercicio. De ese grupo, 42 (el 39 por ciento) resultaron positivos. La mayoría de los atletas que obtuvieron resultados positivos en las pruebas no tenían antecedentes de asma. Los datos también mostraron que el sexo del atleta y las exigencias de respiración del deporte preferido no afectaron las probabilidades de un resultado positivo.

Los investigadores hicieron pruebas para detectar el asma con hiperpnea eucápnica voluntaria". Se trata de una técnica que imita los cambios esperados en el asma inducida por el ejercicio haciendo hiperventilar a una persona y luego midiendo la función pulmonar. Según los investigadores, este es el primer estudio en usar este método en atletas universitarios.

En su artículo de la edición de septiembre de Medicine & Science in Sports & Exercise, los investigadores solicitaron el desarrollo de diagnóstico y gestión rutinarios del asma entre los atletas. Según los investigadores, los síntomas del asma inducida por el ejercicio variaron dramáticamente en el grupo de atletas estudiados, lo que demuestra la dificultad de diagnosticar la afección.

"Un hallazgo importante de este estudio es que un historial de síntomas con el ejercicio no es suficiente para hacer un diagnóstico correcto", aseguró Parsons. "El diagnóstico y tratamiento del asma inducida por el ejercicio sólo basado en los síntomas subjetivos podría aumentar la cantidad de diagnósticos imprecisos y exponer a la gente a medicamentos innecesarios".

Más información

Para saber más sobre el asma inducida por el ejercicio, visite la American Academy of Allergy, Asthma and Immunology.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: Ohio University Medical Center, news release, Sept. 5, 2007

--

Last Updated: