Vinculan un aire más limpio con unas tasas más bajas de asma en los niños

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 21 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Los niveles de contaminación atmosférica se han estado reduciendo durante años, y los investigadores pueden ahora mostrar que un aire más limpio se vincula con el hecho de que menos niños desarrollen asma.

El nuevo estudio observó a nueve comunidades californianas. Los investigadores encontraron que las reducciones en ciertos contaminantes se vincularon con una reducción de alrededor de un 20 por ciento en las probabilidades de que los niños desarrollaran asma, una enfermedad crónicas de las vías respiratorias.

"Se trata de hallazgos realmente esperanzadores. Un beneficio de unos niveles más bajos de contaminación atmosférica es que el número de casos nuevos de asma se podría reducir", señaló la autora del estudio, Erika García, experta postdoctoral en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles.

Pero García dijo que los legisladores deben continuar tomando medidas para que el aire tenga una mejor calidad.

"Debemos reducir la contaminación del aire en Los Ángeles y en otras áreas con mucha contaminación. Hemos logrado avances, y es importante que no paremos", añadió.

En el asma, las vías respiratorias se inflaman, lo que dificulta la respiración. Los hallazgos del estudio se publicaron en la edición del 21 de mayo de la revista Journal of the American Medical Association.

La investigación fue publicada poco antes de un anuncio de que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de la administración de Trump ha propuesto un cambio en la forma en que calcula los efectos graves de la contaminación atmosférica. El cambio da por sentado que no hay ningún beneficio adicional por aumentar los estándares de la contaminación atmosférica por encima de las regulaciones actuales. Es probable que este nuevo método resulte en que se pasen por alto muertes debidas a la contaminación atmosférica, según informes publicados.

George Thurston, profesor de medicina ambiental y salud de la población en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, afirmó que el cambio propuesto le preocupa mucho.

Thurston es coautor de un editorial publicado junto con el nuevo estudio. Dijo que cuando se trata de la contaminación atmosférica, "no hemos encontrado un umbral al que no haya un efecto".

Si el gobierno fija un umbral regulador, eso no significa que por debajo de ese nivel no haya peligro, anotó. Thurston dijo que las regulaciones que gobiernan a la materia particulada (unas partículas finas de contaminación que se inhalan) son parecidas a los límites de velocidad para los vehículos. El límite de velocidad quizá sea de 65 millas por hora (mph) en la carretera, pero eso no significa que si choca cuando va a 40 mph no haya un riesgo de lesiones graves porque se encuentra por debajo del límite legal.

"La administración [de Trump] cree que si se permanece dentro de los 'límites de velocidad' de la contaminación, no hay riesgo. Pero con todo lo que hemos visto hasta la fecha, el riesgo de la contaminación atmosférica es proporcional a la exposición", apuntó Thurston.

El asma no es el único problema de salud vinculado con la contaminación atmosférica. Un estudio publicado hace poco en la revista Chest por un equipo internacional de científicos, entre ellos Thurston, encontró que la materia fina particulada de exteriores de 2.5 micrómetros o menos explicaba más de 4 millones de muertes en todo el mundo. (Un cabello de la cabeza es unas 30 veces más ancho que la materia particulada de menos de 2.5 micrómetros). Si bien en general se asocia con problemas de la respiración y cardiacos, la contaminación atmosférica puede dañar, potencialmente, a cualquier órgano del cuerpo, señalaron los investigadores.

Thurston dijo que la nueva investigación de García y sus colaboradores es "un estudio trascendental que muestra que si se limpia el aire, se obtienen beneficios de salud. De verdad valida el concepto de fijar regulaciones y recibir beneficios por esas iniciativas".

El Dr. Len Horovitz es especialista pulmonar en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Justo como los aumentos en la contaminación atmosférica resultan en un incremento en el asma, este estudio demostró que una reducción en la contaminación atmosférica redujo el número de casos de asma pediátrico", dijo Horovitz.

El estudio observó a más de 4,100 niños de nueve comunidades de California. Los niños fueron reclutados en distintos momentos a lo largo de 20 años, de 1993 a 2014.

Los investigadores recolectaron todo tipo de información sobre los niños y sus familias, incluyendo factores que podrían afectar el riesgo de asma, como los ingresos y el tabaquismo. También revisaron si un médico había diagnosticado asma al niño. Y reunieron información sobre los niveles de contaminación atmosférica en cada comunidad.

Los hallazgos mostraron que los niveles decrecientes de dos contaminantes, en particular, se vinculaban con un número más bajo de casos de asma: el dióxido de nitrógeno y la materia particulada de menos de 2.5 micrómetros. Ambos se vinculan con la quema de combustibles fósiles en coches, camiones, autobuses, equipamiento todo terreno y plantas eléctricas, según la EPA.

Más información

Para más información sobre la Ley de Aire Limpio de EE. UU. (U.S. Clean Air Act), visite la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Erika Garcia, Ph.D., M.P.H., postdoctoral scholar, division of environmental health, department of preventive medicine, Keck School of Medicine, University of Southern California, Los Angeles; George D. Thurston, Sc.D., professor of environmental medicine and population health, department of environmental medicine, New York University School of Medicine, New York City; Len Horovitz, M.D., pulmonary specialist, Lenox Hill Hospital, New York City; May 21, 2019, Journal of the American Medical Association

Last Updated: