Dormir, tal vez ¿oler?

Un estudio encuentra que los olores pueden afectar el tono emocional de los sueños

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

DOMINGO, 21 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- ¿Puede el olor a huevos podridos o a rosas cambiar el tipo de sueño que se tenga?

Una investigación reciente sugiere que probablemente sí.

Investigadores alemanes informan que cuando la gente percibió el aroma a huevos podridos mientras dormía, la naturaleza de sus sueños se volvió decididamente negativa, mientras que los que percibieron el aroma de las rosas tuvieron sueños más positivos.

"Pudimos estimular a la persona dormida con altas concentraciones de olores con aromas positivos o negativos y medir si el estímulo era incorporado a los sueños y cambiaba el tono emocional de éstos", afirmó el autor principal del estudio, el Dr. Boris Stuck, profesor de otorrinolaringología de la Universidad de Heidelberg.

"Encontramos que una persona dormida muy raras veces soñaba con oler algo. Sin embargo, el tono emocional del sueño sí cambió dependiendo de la estimulación", apuntó.

Stuck dijo que investigaciones previas habían mostrado que otros tipos de investigación, como el sonido, la presión o la vibración, podían influir sobre los contenidos y tono emocional de los sueños.

La dificultad de conducir tales investigaciones es encontrar el punto en el cual se puede introducir un estímulo que sea suficientemente potente para estimular el sueño, pero no tanto como para despertar a la persona, señaló. Ciertos olores, como la menta, no solo estimulan el sentido del olfato, también pueden irritar las vías nasales.

Para resolver esto, Stuck y colegas usaron sustancias químicas que simulaban el olor de las rosas o el de huevos podridos.

En el estudio participaron quince mujeres jóvenes y sanas. A medida que las mujeres entraban en el sueño de movimiento ocular rápido (MOR), fueron expuestas a un olor de control sin aroma, el olor a rosas o el olor a huevos podridos. Cada mujer se sometió a "despertares MOR", así que fueron expuestas a cada prueba una vez.

En cuanto despertaron, se les pidió que informaran sobre el contenido de sus sueños. Se informó sobre sueños en 40 de los 45 despertares.

Los investigadores pidieron a las mujeres que evaluaran el contenido de sus sueños en una escala de "coloración" emocional que medía el tono de éstos. Se les pidió evaluar la coloración positiva o negativa de su sueño en una escala de 0 a 3. El cero indicaba la ausencia de coloración y el tres una coloración fuerte.

Tras el control de la estimulación, hubo una coloración promedio ligeramente positiva de 0.5; tras el olor a huevos podridos, la coloración promedió -0.4; y tras el olor a rosas, la coloración fue de +1.2, según el estudio.

"Cuando estimulamos al sujeto con un olor positivo, la coloración emocional fue positiva en casi todos los casos, mientras que con la estimulación negativa, el tono emocional cambió a negativo", apuntó Stuck.

Se esperaba que los hallazgos fueran presentados el 21 de septiembre en la reunión anual en Chicago de la Head and Neck Surgery Foundation de la American Academy of Otolaryngology.

Pamela Dalton es experta en la percepción del olor y psicóloga sensorial del Centro Monell de sentidos químicos en Filadelfia. Dijo que "a cierto nivel, estamos conscientes de nuestro ambiente oloroso, y no creo que nos demos cuenta de ello. A cierto nivel, nuestros cerebros siempre están conscientes. Si este estudio muestra que podemos alterar el contenido emocional de los sueños, piense en lo que el olor puede hacer con el estado de ánimo sin que uno esté consciente de ello".

Dalton apuntó que los hallazgos podrían ser el primer paso para descubrir una manera de cambiar las percepciones de las personas en lugares que son emocionalmente angustiantes, como los hospitales y los hogares de ancianos. Pero añadió que también es posible que ocurra una asociación inversa y la gente podría simplemente comenzar a relacionar un buen olor con el lugar malo.

"Los olores se asocian muy fácilmente con cosas buenas y malas", advirtió.

Más información

Aprenda más sobre su sentido del olfato en el Instituto médico Howard Hughes.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Boris Stuck, M.D., professor, otorhinolaryngology, Heidelberg University, Germany; Pamela Dalton, Ph.D., sensory psychologist, Monell Chemical Senses Center, Philadelphia; Sept. 21, 2008, presentation, American Academy of Otolaryngology -- Head and Neck Surgery Foundation annual meeting, Chicago

Last Updated: