El estrés de la madre durante el embarazo puede aumentar el riesgo de asma y alergia del bebé

Se encontraron mayores niveles de un marcador de alergia en la sangre del cordón de los bebés cuyas madres estaban estresadas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

DOMINGO 18 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Si una madre embarazada se expone a altos niveles de estrés, su bebé podría tener más probabilidades de desarrollar asma o alergias más adelante en la vida, según sugiere una investigación reciente.

Los bebés cuyas madres experimentan altos niveles de estrés tenían más IgE en su sangre al nacer que los bebés cuyas madres estaban menos estresadas. IgE es un anticuerpo que tiene que ver con las reacciones alérgicas y asmáticas.

"Las madres que tenían niveles elevados de estrés tuvieron hijos que parecían ser más reactivos a los alérgenos, incluso cuando eran expuestos a niveles bajos de éstos", afirmó la Dra. Rosalind Wright, coautora del estudio y profesora asistente de medicina del Hospital Brigham y de mujeres y de la Facultad de medicina de la Harvard en Boston.

La colega de Wright y otra autora del estudio, Junenette Peters, dijo que el estrés podría hacer que las mujeres fueran más susceptibles a los alérgenos porque "podría hacer que las células sean más permeables", de manera que incluso niveles bajos de exposición desencadenan una reacción. Además, las mujeres cuyos sistemas inmunitario están alterados por el estrés podrían, a su vez, pasar el riesgo a sus bebés.

Petes, becaria de postdoctorado de investigación de la Facultad de medicina de la Harvard, debía presentar los hallazgos el domingo en la Conferencia internacional 2008 de la American Thoracic Society en Toronto.

En el estudio, que fue patrocinado por una subvención del U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute, participaron 315 madres embarazadas y sus bebés. Las madres, que vivían en un ambiente urbano,

completaron un cuestionario diseñado para evaluar sus niveles de estrés en diversos campos. Los eventos negativos experimentados sobre los que las madres informaron con mayor frecuencia tenían que ver con problemas financieros, del hogar, de la seguridad comunitaria, de las relaciones y médicos.

También se evaluó la exposición a los ácaros del polvo usando muestras obtenidas de las habitaciones de las embarazadas. Cuando los bebés nacieron, se tomó una muestra de la sangre del cordón.

Después de controlar los datos para compensar la edad materna, la raza, el tabaquismo, la educación, los antecedentes de alergia y asma, el sexo del bebé y la estación en que nació, los investigadores encontraron que el número de dominios negativos (factores estresantes) sobre los que se informó se asociaba a un mayor riesgo de IgE elevado en la sangre del cordón.

"Una madre que tenía tres o más eventos negativos tendría un aumento del 12 por ciento en la probabilidad de dar a luz un bebé con IgE elevado en la sangre del cordón", señaló Peters.

Wright señaló que el IgE elevado es "sugerente" de un mayor riesgo de desarrollar asma y alergia más adelante en la vida, pero que la asociación no está del todo clara y depende de la exposición a otros factores de riesgo. Los investigadores darán seguimiento a estos niños hasta que tengan cinco años de edad para ver si desarrollan asma y alergia más adelante.

La Dra. Ashlesha Dayal es especialista en medicina materno fetal en el Centro médico Montefiore, y profesora asistente de obstetricia y ginecología del Colegio médico Albert Einstein de la ciudad de Nueva York. Señaló que "definitivamente hay datos emergentes de que el estrés en el embarazo puede afectarlo de distintas maneras. Por ejemplo, se ha relacionado el estrés a restricciones en el crecimiento, una menor vinculación, e incluso parto prematuro. Así que no sería irracional pensar que podría precipitar una enfermedad que es desencadenada por el estrés".

Pero, añadió Dayal, "este es un estudio pequeño que necesita ser validado. Realmente necesitamos más cifras para verificar esta asociación".

La Dra. Jennifer Appleyard, jefa de alergia e inmunología en el Hospital St. John en Detroit, se mostró de acuerdo. "Se trata de un estudio interesante, pero no ha demostrado causalidad. Tal vez lo que sucede antes del nacimiento puede tener efectos a largo plazo", dijo, pero añadió que no cree que esto es algo de lo que las madres embarazadas tengan que preocuparse excesivamente, en la mayoría de los casos.

Wright dijo que, aunque los investigadores no están haciendo recomendaciones específicas sobre la reducción del estrés en base a este estudio, para el bienestar general, es una buena idea reducir los niveles de estrés siempre que sea posible.

Más información

Para leer más sobre el estrés y el embarazo, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Junenette Peters, Sc.D., postdoctoral research fellow, Harvard Medical School, Boston; Rosalind Wright, M.D., assistant professor, medicine, Brigham and Women's Hospital, and Harvard Medical School, Boston; Ashlesha Dayal, M.D., assistant professor, obstetrics and gynecology, Albert Einstein College of Medicine, and maternal fetal medicine specialist, Montefiore Medical Center, New York City; Jennifer Appleyard, M.D., chief, allergy and immunology, St. John Hospital, Detroit; May 18, 2008, presentation, American Thoracic Society 2008 International Conference, Toronto

Last Updated: