Las bayas y las uvas podrían mantener una buena respiración

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 21 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Añadir más uvas y bayas a la dieta es una forma sabrosa de mejorar la salud pulmonar, sugiere una investigación reciente.

Las personas que comían la mayor cantidad de esos alimentos, que tienen un tipo particular de flavonoide llamado antocianinas, mantuvieron la mejor función pulmonar a medida que envejecían, señalaron los investigadores. Las antocianinas se encuentran en las frutas y verduras de color oscuro, como las uvas rojas, los arándanos y las papas moradas.

"Una dieta rica en frutas y verduras puede ayudar a proteger a los pulmones del daño, conservando su funcionalidad y reduciendo el riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias más adelante en la vida", comentó la autora principal del estudio, Vanessa García-Larsen.

Explicó que cuando las personas cumplen los 30 años por lo general han alcanzado su capacidad pulmonar máxima.

"Tras ese momento, la función pulmonar comenzó a declinar poco a poco en todo el mundo. La velocidad del declive varía de una persona a otra, dependiendo de varios factores, como fumar, la actividad física, la exposición a ciertos contaminantes y la presencia de otras afecciones médicas", explicó García-Larsen, profesora asistente de nutrición humana en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Se ha mostrado en estudios anteriores que los alimentos procesados, como las carnes curadas, están vinculados con un declive más marcado en la función pulmonar, según García-Larsen.

Pero el nuevo estudio encontró que los que comían una gran cantidad de frutas y verduras de colores oscuros tenían un declive anual más lento en la función pulmonar, en comparación con los que comían menos de esos alimentos ricos en antocianinas.

"Este declive más lento fue evidente incluso tras tomar en cuenta otros factores importantes, como fumar y la edad", aseguró.

Pero el estudio solo se diseñó para encontrar una asociación, y no puede probar causalidad.

Samantha Heller, dietista registrada en el Sistema de Salud Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York, dijo que los hallazgos tienen sentido.

"Se ha mostrado que las antocianinas tienen unos efectos de salud realmente positivos. Están llenas de antioxidantes, y si se come una fruta entera, también se obtienen muchos más compuestos saludables", dijo.

"Además, en el plato queda menos espacio para comidas menos saludables. Y no es solo un tipo de alimento que es clave para una buena salud", anotó Heller. "Todo lo de origen vegetal funciona en conjunto para ayudar a combatir las enfermedades y proteger del daño celular".

El estudio incluyó a 463 adultos de Noruega e Inglaterra. Su edad promedio era de 44 años.

Todos los participantes completaron cuestionarios sobre la dieta y una prueba de la función pulmonar al inicio del estudio. Diez años más tarde, su función pulmonar se evaluó otra vez.

Los investigadores observaron una relación entre el consumo de antocianinas y la salud pulmonar: mientras más comían las personas, mejor era su función pulmonar.

Según García-Larsen, "los alimentos ricos en flavonoides antocianinas podrían proteger los pulmones mediante sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, las cuales se han demostrado extensamente en estudios experimentales".

Añadió que unas pocas horas después de comer alimentos como las bayas, hay evidencias de los flavonoides en el tejido pulmonar. Esto "sugiere que [los alimentos con antocianinas] podrían tener un rol funcional en la protección de los pulmones contra los contaminantes y otros factores ambientales nocivos" como fumar, anotó García-Larsen.

Pareció que estas frutas y verduras de pigmentación oscura eran más útiles para las personas que nunca habían fumado y para las que habían dejado de fumar. Los fumadores deben dejar de fumar, planteó García-Larsen, porque es lo mejor que pueden hacer por sus pulmones.

Las toxinas del humo podrían dañar la capacidad de los antioxidantes o los efectos antiinflamatorios de contrarrestar el daño provocado por fumar. Pero cuando los fumadores abandonaron el hábito, señaló, sí obtuvieron un beneficio de las antocianinas en las frutas y las verduras.

García-Larsen presentó los hallazgos en lunes en la reunión de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society), en San Diego. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre cómo mantener los pulmones sanos, visite la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Vanessa Garcia-Larsen, Ph.D., assistant professor of human nutrition, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Samantha Heller, M.S., R.D., senior clinical nutritionist, NYU Langone Health System, New York City; May 21, 2018, American Thoracic Society meeting, San Diego

Last Updated: