Asocian la reputación social en la escuela con el aumento de peso en las adolescentes

Un estudio halla que aquéllas que dicen tener una baja autoestima son más propensas a aumentar de peso en un periodo de dos años

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 8 de enero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las adolescentes que creían que estaban en los niveles más bajos de la escala social eran más propensas a tener peso de más, informan investigadores de EE.UU.

Los investigadores, dirigidos por Adina R. Lemeshow, de la Facultad de salud pública de Harvard en Boston y la Oficina de control de tabaco del Departamento de salud e higiene mental de la ciudad de Nueva York, analizaron los cuestionarios completados por 4,446 niñas de entre 12 y 18 años de edad en 1999.

El cuestionario recopiló información sobre altura, peso, hábitos televisivos, dieta y otros factores, incluida la reputación social percibida por las adolescentes en la escuela.

Las adolescentes que consideraban que tenían una puntuación de cuatro o menos (el punto más bajo) en una escala de 10 puntos de reputación social eran más propensas a aumentar de peso en los dos años siguientes que las que tenían una puntuación de reputación social de cinco o más.

El índice de masa corporal (IMC) promedio entre todas las niñas fue de 20.8 en 1999 y de 22.1 en 2001. Durante esos dos años, 520 de las adolescentes (11.7 por ciento) habían experimentado un incremento de al menos dos unidades en el IMC.

"Tras ajustar la edad, el grupo étnico o raza, el IMC de punto de partida, los hábitos de ver televisión, la depresión, la autoestima global y social, el primer periodo menstrual, la altura, el IMC de la madre y el ingreso familiar antes de impuestos, las niñas adolescentes que consideraban que estaban en el punto más bajo de la escala social de la escuela tenían unas probabilidades 69 por ciento mayores de experimentar un incremento de dos unidades en el IMC durante los dos años siguientes en comparación con las otras adolescentes", escribieron los autores del estudio.

Los hallazgos aparecen en la edición de enero de Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

"Es importante que los investigadores consideren factores físicos, conductuales, ambientales y socioemocionales que puedan contribuir a la prevalencia creciente del sobrepeso entre los adolescentes", concluyeron los investigadores.

"Una investigación previa sugiere que factores emocionales como la depresión, la baja autoestima y la autopercepción contribuyen a la carga de sobrepeso en los adolescentes. Nuestro estudio contribuye a este cuerpo de literatura ya que, hasta donde sabemos, es la primera en evaluar de manera prospectiva la relación entre el estatus social subjetivo en la comunidad escolar y el cambio en el IMC, además nuestros hallazgos sugieren que tener una percepción de bajo estatus social en la escuela podría contribuir de manera importante con incrementos en el IMC en las adolescentes con el tiempo".

De acuerdo con la información de fondo del estudio, el porcentaje de niñas estadounidenses adolescentes con sobrepeso pasó de 14 a 16 por ciento entre 1999 y 2004.

Otro estudio en la misma edición de Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, analizó a 3,345 adolescentes estadounidenses del octavo al decimosegundo grado y encontraron que los que eran activos físicamente en la escuela y fuera de ella eran menos propensos a tener sobrepeso cuando llegaban a la adultez.

Por cada día a la semana en que los adolescentes eran activos físicamente en la escuela, su riesgo de tener sobrepeso en los primeros años de la adultez se reducía en 5 por ciento, dijo el estudio. Los adolescentes que tenían educación física cinco días a la semana eran 28 por ciento menos propensos a tener sobrepeso en la edad adulta.

"En cuanto a las actividades físicas extracurriculares, la probabilidad de tener sobrepeso en la edad adulta se redujo casi en 48 por ciento al realizar actividades sobre ruedas (o sea, como patinaje en línea, patinaje sobre ruedas, montar en monopatín o ciclismo) más de cuatro veces a la semana", escribieron los autores del estudio.

Cerca del 16 por ciento de los adolescentes estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos, y el 85 por ciento de los adolescentes obesos llegan a la edad adulta con obesidad, de acuerdo con la información de fondo del estudio.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre los adolescentes y el peso saludable.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: JAMA/Archives journals, news release, Jan. 7, 2008

--

Last Updated: