Con demasiada frecuencia, cuidar a un padre que envejece significa problemas en el trabajo

In English

LUNES, 8 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Muchos adultos con trabajos de tiempo completo que cuidan a uno de sus padres cuando envejece se enfrentan a perturbaciones significativas en el trabajo y a falta de respaldo de parte de su empresa, encuentra un estudio reciente.

Las perturbaciones laborales varían entre leves, por ejemplo ajustar el horario de trabajo, a graves. Las perturbaciones graves incluyen pasar de trabajos a tiempo completo a trabajos a medio tiempo, tomar licencias o incluso una jubilación temprana.

El estudio incluyó a 642 trabajadores en una universidad pública que cuidaban a personas mayores sin recibir pago, típicamente a padres, cónyuges o amigos.

Casi tres cuartas partes dijeron que proveer los cuidados trastornaba su trabajo, y más de la mitad que proveían 10 horas o más de cuidados a la semana afirmaron que las perturbaciones eran graves. La causa más común de las perturbaciones era cuidar a las personas con enfermedad o deterioro mentales, según el estudio, publicado en la revista Journal of Aging and Health.

Más o menos una cuarta parte de los empleados dijeron que no reciben apoyo de su empresa.

"Lo que resulta particularmente preocupante (y lo que es nuevo en este estudio) es que los empleados que experimentan las perturbaciones laborales son mucho más propensos a señalar que tienen una necesidad no satisfecha de respaldo en el lugar de trabajo que los que logran mantenerse trabajando al mismo ritmo", comentó el autor principal, Matthew Andersson, profesor asistente de sociología en la Universidad de Baylor, en Waco, Texas.

"Esto nos dice que las empresas quizá no estén conectando a los cuidadores informales con el respaldo que necesitan en el lugar de trabajo", añadió en un comunicado de prensa. "Eso hace que el rol de cuidador informal sea incluso más difícil".

Más de un 40 por ciento dijeron que son cuidadores 10 o más horas por semana, y un 60 por ciento de esos cuidados ocurrían en casa o a menos de 30 minutos de distancia.

Cuidar a un familiar era lo más común (un 68 por ciento), pero un número considerable ofrecían cuidados a dos o tres personas.

La mayoría de los cuidadores (un 70 por ciento) ayudaban a personas con afecciones crónicas de salud, y un 80 por ciento cuidaban a personas con limitaciones físicas.

Los cuidadores con varias perturbaciones laborales eran particularmente propensos a cuidar a personas con una enfermedad mental o con deterioro mental.

Muchos cuidadores no reciben respaldo de su empresa, porque no se ofrece o porque no creen que pueden usarlo, aunque esté disponible, dijo Andersson.

"Una consecuencia importante y sobrecogedora del aumento de la edad de la población de EE. UU. son los llamados cuidadores sándwich, típicamente personas de mediana edad, que cuidan a sus padres enfermos al mismo tiempo que intentan trabajar a tiempo completo y criar a sus propios hijos", advirtió. "No es sorprendente que veamos unas tasas más altas de perturbaciones laborales entre los cuidadores".

Alrededor de uno de cada 4 adultos con empleo de EE. UU. provee cuidados informales a uno de sus padres, a un suegro o a otro familiar de más de 65 años, según la Oficina del Censo. Se prevé que ese porcentaje aumente a medida que la población continúe envejeciendo y muchas personas vivan hasta los 80 años o más.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. tienen más información sobre cómo lidiar con el cuidado.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Baylor University, news release, June 25, 2019

--

Last Updated: