Vinculan la preeclampsia con un triple riesgo de demencia a una edad avanzada

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 17 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- La hipertensión durante el embarazo puede ser una señal de preeclampsia, una complicación potencialmente letal. Ahora, una nueva investigación sugiere que la preeclampsia también podría hacer que las mujeres fueran más vulnerables a un tipo específico de demencia.

Las mujeres con antecedentes de preeclampsia tenían 3.4 veces más probabilidades de sufrir de demencia vascular en una etapa posterior de la vida, encontraron los investigadores. Esa forma de demencia es desencadenada por un flujo sanguíneo afectado al cerebro.

La asociación tiene mucho sentido, dado que la preeclampsia es una complicación que afecta a los vasos sanguíneos, apuntó el Dr. Joel Ray, profesor de medicina en la Universidad de Toronto, y autor de un editorial publicado junto con el nuevo estudio.

El nuevo estudio aparece en la edición en línea del 17 de octubre de la revista BMJ.

Pero otro nuevo estudio, publicado el 17 de octubre en la revista de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) Hypertension, encontró que la preeclampsia no predispone a las mujeres a un deterioro cognitivo significativo a una edad más avanzada.

En lugar de ello, otros factores de riesgo físicos y sociales (como la depresión, el índice de masa corporal y el nivel educativo) podrían contribuir a cualquier deterioro mental, según los investigadores responsables del segundo estudio.

La preeclampsia por lo general se desarrolla a finales del embarazo. Ocurre en un 3 a un 5 por ciento de los embarazos, y si no se trata, puede poner en riesgo las vidas tanto de la madre como del niño.

El estrés que la preeclampsia supone para los vasos sanguíneos podría afectar a la salud del cerebro de una forma que fomentaría la demencia vascular, que es provocada por una serie de eventos separados que se acumulan uno a uno y acaban dañando el cerebro al afectar al flujo sanguíneo, explicó Ray.

"La demencia vascular es una forma de demencia que claramente surge de una alteración, típicamente en los vasos sanguíneos pequeños", apuntó Ray. "Sucede algo, no lenta sino bastante rápidamente, y cuando eso sucede la persona da un paso atrás en su cognición. Algo cambia, y no es notable a lo largo de los años".

Los accidentes cerebrovasculares que bloquean una arteria cerebral, u otras afecciones que dañan a los vasos sanguíneos del cerebro, pueden conducir a la demencia vascular, según la Clínica Mayo.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron datos de más de 1 millón de mujeres de Dinamarca que dieron a luz al menos una vez entre 1978 y 2015. Ninguna de las mujeres había sido diagnosticada con problemas cardiacos, accidente cerebrovascular, diabetes o demencia antes de tener su primer hijo.

Los investigadores encontraron 1.4 casos de demencia vascular por cada 100,000 personas años entre las mujeres con antecedentes de preeclampsia, en comparación con 0.47 casos por cada 100,000 personas años entre las mujeres que nunca desarrollaron la complicación.

La asociación entre la preeclampsia y la demencia vascular fue particularmente potente entre las mujeres que desarrollaron demencia después de los 65 años de edad, y persistió incluso tras tomar en cuenta otros factores de riesgo de esa forma de demencia, señalaron los investigadores.

Pero los hallazgos no probaron que la preeclampsia causara el aumento en el riesgo de demencia.

La preeclampsia no pareció ser un factor en la enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia, según el informe.

Como explicación posible de la asociación, el equipo del estudio anotó que otras investigaciones han encontrado que un gen que aumenta la susceptibilidad de la preeclampsia (el STOX1) se expresa en exceso en la enfermedad de Alzheimer de inicio tardío. El gen también se ha vinculado con el procesamiento de la beta amiloidea, un compuesto pegajoso que se acumula en el cerebro y que se asocia con el Alzheimer.

Como este estudio fue observacional, no hay forma de saber la naturaleza exacta del vínculo, dijo Heather Snyder, directora sénior de operaciones médicas y científicas de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

"¿Se debe a que hubo un cambio en la presión arterial que afecta a la salud del cerebro a una edad posterior, que hace que el cerebro sea más vulnerable a otros cambios más adelante?", preguntó Snyder. "¿O algo de la genética o la biología hace que se sea más propensa tanto a la preeclampsia como a la demencia vascular?".

Basándose en estos hallazgos, los médicos deben preguntar a las mujeres si han tenido preeclampsia y promover terapias que podrían reducir su riesgo tanto de demencia vascular como de otras enfermedades cardiacas, plantearon Ray y Snyder.

Por ejemplo, esas mujeres podrían ayudarse a sí mismas si comen bien, hacen ejercicio y toman medicamentos para controlar la presión arterial a medida que envejecen.

Ray sugirió que "el mantenimiento de un peso saludable junto con el control de la presión arterial probablemente sean los dos métodos más realizables y baratos" para proteger la salud del corazón y del cerebro en las mujeres que han tenido preeclampsia.

Snyder anotó que este estudio amplía las crecientes evidencias de que unos eventos a una edad anterior pueden afectar el riesgo de demencia décadas más tarde.

"Nunca es demasiado temprano ni demasiado tarde para pensar en nuestra salud cerebral", añadió Snyder. "Deberíamos pensar sobre esto en términos de nuestras conductas y actividades a lo largo de toda la vida".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre la demencia vascular.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Joel Ray, M.D., professor, medicine, University of Toronto; Heather Snyder, Ph.D., senior director, medical and scientific operations, Alzheimer's Association; Oct. 17, 2018, BMJ, online

Last Updated: