Las caídas en las personas mayores cuestan 50 mil millones de dólares al año

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 8 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Las caídas en los estadounidenses mayores tienen unas devastadoras consecuencias médicas y económicas, alcanzando los 50 mil millones de dólares al año, encuentra un nuevo estudio.

"Las caídas son un problema de salud pública común, costoso y creciente en los hombres y mujeres de a partir de 65 años de edad", comentó el investigador líder, Curtis Florence, economista de la salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Y a medida que los estadounidenses de la generación de la postguerra siguen envejeciendo, las estrategias para mantenerlos libres de fracturas se harán cada vez más importantes, enfatizó.

En 2015, los pagos por las caídas no letales costaron a Medicare casi 29 mil millones de dólares y a Medicaid 8.7 mil millones de dólares, mientras que los pagadores privados y de otro tipo gastaron unos 12 mil millones de dólares, según el informe.

Los costos médicos de las caídas letales conformaron más de 750 millones de dólares.

En Estados Unidos, más o menos 3 de cada 10 adultos de a partir de 65 años de edad se caen cada año, dijeron los investigadores en las notas de respaldo.

Más allá de la carga financiera, esos accidentes pueden ser devastadores para el individuo, señaló la Dra. Maria Torroella Carney.

Las caídas pueden provocar el inicio del declive de un adulto mayor, conduciendo a más atención, y con frecuencia a una estadía en un hogar de ancianos o un centro de atención a largo plazo, dijo Carney, jefa de medicina geriátrica en Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York.

Las lesiones por las caídas también se vinculan con una pérdida de función e independencia, y con la muerte, añadió.

Las mujeres que se caen tienden a sufrir fracturas de cadera, mientras que los hombres son más propensos a incurrir en lesiones de cabeza y cerebrales, dijo Carney. Carney no participó en el estudio.

Unos 10,000 estadounidenses cumplen 65 años cada día, y es más probable que haya caídas, con unos costos siempre crecientes, dijo Florence.

En el estudio, Florence y sus colaboradores usaron datos poblacionales sobre adultos mayores de a partir de 65 años de edad del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales. Los estimados de los costos provienen del Sistema de Preguntas y Reportes de Estadísticas de las Lesiones, basado en la web, para las caídas letales, y de la Encuesta de Beneficiarios Actuales de Medicare para las caídas no letales.

Era mucho más probable que las personas hospitalizadas por caídas fueran mujeres, personas blancas, de edad avanzada y pobres, encontraron los investigadores.

Según los estimados actuales, las caídas podrían pasar de unos 29 millones en 2014 a unos 49 millones en 2030, comentó Florence.

"Si no evitamos ahora que los adultos mayores se caigan, podemos anticipar que la carga económica, que ya es grande, aumente", advirtió.

Las caídas no son inevitables, enfatizó Florence. Se ha mostrado que los programas que identifican y gestionan los riesgos reducen las caídas en un 24 por ciento, anotó.

Carney concurrió en que las caídas son prevenibles.

"Tendemos a pensar que no podemos hacer nada respecto a las caídas", dijo.

Pero los médicos pueden evaluar las probabilidades de que un paciente se caiga, y trabajar con los pacientes para reducir el riesgo, indicó Carney.

Esas medidas incluyen revisar los medicamentos del paciente para identificar a los que pueden provocar debilidad o mareo, lo que puede conducir a las caídas.

En particular, se deben monitorizar los medicamentos para la presión arterial y la diabetes. Cuando la presión arterial o el azúcar en la sangre bajan demasiado, puede ocurrir un mareo y provocar una caída, dijo Carney.

Las personas mayores que son débiles o inestables cuando están de pie, o que necesitan ayuda para las tareas cotidianas, probablemente sean más vulnerables a las caídas, sugirió. Quizá necesiten cierta asistencia de sus familiares.

Estas son algunas otras formas de prevenir las caídas:

  • "Los pacientes más sanos pueden enfocarse en el ejercicio, en una vida saludable y en el fortalecimiento de los músculos", planteó Carney. "Los pacientes con problemas de equilibrio deberían usar bastones".
  • Sométase a exámenes regulares de la vista y el oído, y actualice sus gafas, añadieron los expertos.
  • Unas modificaciones sencillas en casa también pueden ayudarle a evitar los tropezones. Éstas incluyen eliminar los peligros de tropezar, mejorar la iluminación e instalar pasamanos en las escaleras y barras en el baño.

El informe aparece en la edición del 7 de marzo de la revista Journal of the American Geriatrics Society.

Más información

Visite el Consejo Nacional sobre el Envejecimiento para consejos sobre la prevención de las caídas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Curtis Florence, Ph.D., lead health economist, Health Economics and Policy Research Team, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Maria Torroella Carney, M.D., chief, division of geriatric and palliative medicine, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; March 7, 2018, Journal of the American Geriatrics Society

Last Updated: