Las salas de emergencias son el destino de muchos usuarios de patinetes eléctricos

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 25 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Los patinetes eléctricos de alquiler se han convertido en una gran moda para moverse por las ciudades, pero también son unos accidentes inminentes, revela un nuevo estudio.

En dos departamentos de emergencias del sur de California, casi 250 personas fueron atendidas por lesiones vinculadas con los patinetes eléctricos en tan solo un año, encontraron los investigadores.

"Los usuarios de los patinetes eléctricos comparten las carreteras con un tráfico vehicular que se mueve rápido, y las aceras con mucho tráfico peatonal y bordillos desnivelados, y esos usuarios tienden a subestimar los peligros", señaló la autora sénior del estudio, la Dra. Joann Elmore, profesora de medicina en la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA).

Las lesiones asociadas con esos patinetes eléctricos son un fenómeno reciente, anotó. "Aunque la variedad de las lesiones varía, algunas son graves, entre ellas fracturas y lesiones en la cabeza", advirtió Elmore.

Es probable que estos datos sean un estimado conservador, porque los investigadores solo incluyeron a los pacientes atendidos en las salas de emergencias. "Nuestros hallazgos no cubren a los muchos pacientes atendidos en nuestras clínicas ambulatorias", añadió Elmore.

"Los patinetes eléctricos son un método de transporte innovador y barato para distancias cortas", apuntó.

Las compañías que ofrecen esos patinetes eléctricos se están expandiendo con rapidez en Estados Unidos e internacionalmente. "Ya es un mercado de miles de millones de dólares, y compañías de transporte compartido, como Uber y Lyft, entraron al mercado hace poco", explicó Elmore.

Además, compañías como Bird, Lime y Skip han creado centros de alquiler de patinetes en muchas partes del país, lo que ha resultado en cierta controversia respecto a las regulaciones de esos modos de transporte.

En el estudio, Elmore y sus colaboradores usaron los expedientes médicos de los departamentos de emergencias de hospitales afiliados con la UCLA para observar los accidentes asociados con los patinetes eléctricos a lo largo de un año. En total, de los pacientes, 228 se lesionaron como usuarios, y 21 como no usuarios.

Casi un 11 por ciento de los usuarios lesionados tenían menos de 18 años de edad, y apenas alrededor de un 4 por ciento usaron cascos, encontraron los investigadores.

Las lesiones más comunes fueron fracturas, lesiones en la cabeza y lesiones en los tejidos blandos. La mayoría de los pacientes fueron dados de alta del departamento de emergencias, pero 15 fueron admitidos al hospital, entre ellos dos con lesiones graves en la cabeza.

La mayoría de los pacientes recibieron escáneres de los brazos o las piernas, y un 8 por ciento recibieron TC de la cabeza, la columna cervical, el pecho, el abdomen y la pelvis, una indicación de una lesión grave.

Entre todos los pacientes, un 32 por ciento sufrieron fracturas y un 40 por ciento tuvieron lesiones en la cabeza, mostraron los hallazgos.

La mayoría de las lesiones fueron por caídas (un 80 por ciento), choques con objetos (un 11 por ciento) o ser golpeado por un coche u objeto (un 9 por ciento). Entre todos los pacientes, un 5 por ciento tenían niveles de alcohol en la sangre que mostraban que estaban borrachos, encontraron los investigadores.

Para reducir las lesiones graves, Elmore anima a los usuarios a "tener cuidado, seguir las leyes locales de tráfico y usar cascos".

El Dr. Frederick Rivara, profesor de pediatría en la Universidad de Washington en Seattle, escribió un editorial publicado junto con el estudio. Dijo que "muchas personas y yo hemos pasado tiempo intentando aumentar el uso del casco en las bicicletas regulares".

La mayoría de personas no usan cascos al ir en patinetes eléctricos, añadió. "Comprendo el motivo, porque la mayoría de personas no llevan un casco encima", apuntó Rivara.

Pero usar un casco puede prevenir muchas lesiones graves. Rivara cree que las ciudades que permiten a los patinetes y a las compañías que los alquilan deben contar con algunas normas para garantizar que quienes los alquilan usen cascos.

Aunque todavía no se han observado muchas lesiones en la cabeza por los patinetes eléctricos, es probable que a medida que su uso aumente, haya más lesiones, advirtió Rivara.

Esos patinetes pueden alcanzar una velocidad relativamente alta, de unas 40 millas (64 kilómetros) por hora, lo que aumenta las probabilidades de accidentes y lesiones, explicó. En comparación, dos tercios de las hospitalizaciones y tres cuartas partes de las muertes por accidentes de bicicleta son por lesiones en la cabeza.

"Las personas que alquilan estos patinetes con regularidad deben llevar un casco", dijo Rivara. "Además, las ciudades que permiten estas cosas deberían asociarse con las compañías para intentar resolver el problema de cómo ofrecer cascos a los usuarios; como estas cosas son motorizadas, hay una necesidad real de resolver este problema".

El informe aparece en la edición en línea del 25 de enero de la revista JAMA Network Open.

Más información

Para más información sobre la seguridad cuando se usan patinetes eléctricos, visite el Centro Médico Cedars Sinai.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Joann Elmore, M.D., M.P.H., professor, medicine, David Geffen School of Medicine, University of California, Los Angeles; Frederick Rivara, M.D., M.P.H., professor, pediatrics, University of Washington, Seattle; Jan. 25, 2019, JAMA Network Open, online

Last Updated: