Asocian el uso a largo plazo de medicamentos para la osteoporosis con fracturas

Investigadores señalan que dejar de tomar el medicamento por un tiempo podría ser la respuesta, pero que se deben hacer más estudios

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

JUEVES, 11 de marzo (HealthDay News/DrTango) -- Dos estudios nuevos sugieren que el uso a largo plazo de medicamentos orales para mantener la osteoporosis a raya podría estar relacionado con fracturas inusuales del fémur.

Esta investigación no es la primera relación que se establece entre estos medicamentos, conocidos como bisfosfonatos, y fracturas poco comunes. Otra investigación encontró ventajas y desventajas, ya que estos medicamentos reducen el riesgo de cáncer de mama pero aumentan el riesgo de dolorosos problemas de la mandíbula.

"Los bisfosfonatos son un primer buen comienzo", señaló el coautor del estudio, el Dr. Melvin Rosenwasser, profesor de cirugía ortopédica del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. "Pero cuando se usan más allá de un cierto periodo, aún por determinar, podrían ser perjudiciales".

La presentación de la investigación estaba prevista para el jueves en la reunión anual de la American Academy of Orthopaedic Surgeons en Nueva Orleáns. No obstante, al menos un experto opina que ambos estudios son deficientes.

En su estudio, Rosenwasser y colegas se centraron en 112 mujeres, todas menopáusicas, que tenían osteoporosis, una afección que debilita los huesos y hace que sean más propensos a las fracturas. De las mujeres, 62 tomaron medicamentos para la osteoporosis, en este caso bisfosfonatos, durante cuatro años o más, y 50 tomaron únicamente complementos de calcio y vitamina D.

Los investigadores realizaron escáneres de los huesos para evaluar la estructura del fémur.

"Esto nos permitió mostrar cambios en la relación entre el radio del hueso y el espesor cortical", dijo Rosenwasser. "Es una forma elegante de definir la propensión del hueso a la fractura".

Hallaron que el uso a largo plazo de los medicamentos, al menos durante cuatro años, se relacionaba con un incremento en la relación entre el radio del hueso y el espesor cortical, lo que refleja un mayor riesgo de fractura.

En otro estudio, el Dr. Joseph M. Lane, director de los servicios de enfermedad ósea metabólica del Hospital de Cirugías Especiales y profesor de cirugía ortopédica de la Escuela de Medicina Weill Cornell de la ciudad de Nueva York, y colegas compararon la calidad ósea en biopsias de pacientes que habían recibido bisfosfonatos durante varios años con los de personas que no habían tomado los fármacos.

Analizaron biopsias óseas del fémur de 21 mujeres que habían sufrido fracturas en ese sitio. Todas ya habían pasado la menopausia. Nueve no habían tomado medicamentos, mientras que doce sí, durante una media de 8.5 años

"Tomamos una parte del hueso que estaba próxima al lugar de la fractura", señaló Lane. Encontraron que las mujeres que tomaban bisfosfonatos tenían huesos "viejos". Por lo general, señaló Lane, el hueso suele ser casi 20 por ciento nuevo, 60 por ciento de mediana edad y 20 por ciento viejo. "Éstos eran 90 por ciento huesos viejos, lo que sugiere que el cuerpo no realizaba el recambio metabólico óseo", destacó Lane.

Cuando una gran parte es hueso viejo, explicó Lane, el hueso no puede reparar los microdaños. "Lo que creo que ocurre es que las mujeres siguen sufriendo microdaños en el hueso", apuntó. Como resultado, pueden sufrir fracturas poco habituales en el fémur con una actividad tan sencilla como subir escaleras.

Al menos un experto no está tan seguro al respecto. El Dr. Nelson Watts, director del Centro de Salud Ósea y Osteoporosis de la Universidad de Cincinnati dijo criticando ambos estudios que la investigación "tiene grandes fallos y errores en su interpretación".

"Analizan una muestra demasiado pequeña", señaló.

Watts, que ha participado en ensayos clínicos con bisfosfonatos, dijo que los estudios de medicamentos cuentan por lo general con miles de sujetos "y no hemos observado estas fracturas".

La relación podría ser fortuita, apuntó Watts, que ha sido asesor de compañías que fabrican fármacos para la osteoporosis. "Si existiera una relación causal", agregó, "quizá esté limitada a un pequeño subgrupo".

Ni Rosenwasser ni Lane recomiendan interrumpir el uso de los bisfosfonatos. Ambos coinciden en que pueden servir de gran ayuda después del diagnóstico de osteoporosis. Pero después de un tiempo, señalan, las mujeres deberían dejar el medicamento o tomar otro tipo de medicamentos para la osteoporosis.

Más información

Para más información sobre las facturas, visite la American Academy of Orthopaedic Surgeons.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Nelson Watts, M.D., director, University of Cincinnati Bone Health and Osteoporosis Center, Cincinnati; Melvin Paul Rosenwasser, M.D., professor, orthopedic surgery, Columbia University College of Physicians and Surgeons, New York City; Joseph M. Lane, M.D., chief, metabolic bone disease service, Hospital for Special Surgery, and professor, orthopedic surgery, Weill Cornell Medical College, New York City; March 10 and 11, 2010, presentations, American Academy of Orthopaedic Surgeons annual meeting, New Orleans

Last Updated: