Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

El dolor crónico es un tropiezo para los adultos mayores

Un estudio encuentra que la incomodidad contribuye a las caídas que plagan a los ancianos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

MARTES, 24 de noviembre (HealthDay News/DrTango) -- Las caídas son la principal causa de muerte entre los estadounidenses mayores. Una investigación reciente confirma que el dolor crónico contribuye a estos accidentes.

"El dolor contribuye al declive funcional y a la debilidad muscular, y se asocia con limitaciones en la movilidad que podrían predisponer a las caídas", escribieron los autores del estudio.

"El dolor crónico, sin importar la manera en que lo medíamos, se asociaba con una mayor probabilidad de caídas", afirmó la investigadora principal, Suzanne G. Leveille, del Centro médico Beth Israel Deaconess de Boston y de la Universidad de Massachusetts. "Tradicionalmente, no se ha pensado en el dolor como un factor de riesgo para las caídas".

Los costos de la atención de la salud asociados con las caídas dan cuenta de $19 mil millones cada año, pero la relación entre el dolor y las caídas no se había explorado antes, afirmaron los autores.

Según estos hallazgos, Leveille cree que el dolor debe de ser un factor al evaluar el riesgo de caídas. También apuntó que una gestión eficaz del dolor podría reducir el riesgo de caídas.

Los pacientes deben discutir el dolor y las caídas con sus médicos, y crear un plan para evitar caerse, añadió.

Para el estudio, publicado en la edición del 25 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association, el equipo de Leveille interrogó a 749 personas a partir de los 70 años de edad sobre el nivel de dolor que sufrían. Los participantes también registraron cada vez que se caían.

Al comienzo del estudio, 40 por ciento de los participantes dijeron que sufrían de dolor crónico en más de una articulación, y 24 por ciento que tenía dolor en una sola articulación.

Durante los 18 meses de seguimiento, hubo 1,029 caídas. Más de la mitad (el 55 por ciento) relató haberse caído al menos una vez.

Las personas que tenían dolores en más de una articulación eran más propensas a caerse, frente a la gente que no refirieron ningún dolor o muy poco. El dolor intenso y el que afectaba la capacidad de los participantes de llevar a cabo las actividades cotidianas también hizo que caerse fuera más probable, encontraron los investigadores.

Además, tener dolor en un mes hizo que caerse al mes siguiente fuera más probable. La gente que refirió dolor intenso en un mes experimentó un aumento de 77 por ciento en el riesgo de caerse al mes siguiente. Incluso la gente que refirió dolor muy leve era más propensa a caerse al mes siguiente, encontró el grupo.

Los autores señalaron que los efectos neuromusculares del dolor podían causar debilidad en los músculos de las piernas o ralentizar las respuestas neuromusculares a una pérdida de equilibrio. Los intentos por aliviar el dolor al cambiar el modo de andar podría también causar problemas de equilibrio. Además, el dolor crónico podría ser una inmensa distracción porque hace que la gente tenga menos conciencia de los estorbos, según el informe reciente.

Leveille apuntó que, por lo general, se piensa que el dolor es parte del envejecimiento. "La gente tiende a desdeñarlo, pero este estudio muestra que tal vez no sea algo tan poco importante. Podría haber algunos peligros muy graves relacionados al dolor crónico", anotó.

Colin Milner, director ejecutivo del Consejo Internacional sobre el Envejecimiento Activo, se alegró por los hallazgos. "Este estudio nos muestra la importancia de reconocer que el dolor típicamente tiene un costo asociado, y podría ser un síntoma de un problema mayor que, en este caso, si no se atiende, puede tener consecuencias graves".

Los profesionales de la salud, la aptitud física y el bienestar ahora tienen otra herramienta para crear programas de reducción de caídas, apuntó Milner. "Ahora, si no era así antes, podrían tener una mejor comprensión de la manera en que el dolor impacta a muchos sistemas del organismo, y cómo éstos impactan en las caídas", señaló.

"Si observamos la población como un todo, el número de personas que sufre dolor es significativa", añadió Milner. "Este estudio demuestra que abordar el dolor temprano no sólo es una medida de naturaleza preventiva, sino que es rentable, ya que los costos a largo plazo asociados a las caídas son significativos".

Más información

Para más información sobre las caídas, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Suzanne G. Leveille, Ph.D., R.N., Beth Israel Deaconess Medical Center, Boston, and University of Massachusetts-Boston; Colin Milner, CEO, International Council on Active Aging, Vancouver, B.C., Canada; Nov. 25, 2009, Journal of the American Medical Association

Last Updated: