How Masks Help Stop COVID-19: HD Live! This Friday at 2:30 PM ET

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

En los más educados, la demencia arremete más tarde pero más intensamente

Un estudio encuentra que más escolaridad retrasó el inicio de la enfermedad, pero que el declive posterior fue más rápido

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 23 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Tener un mayor nivel de educación parece retrasar el inicio de la demencia, pero cuando comienza el declive cognitivo, el descenso es más precipitado, según encuentra un estudio reciente.

Los hallazgos confirman la llamada "hipótesis de la reserva cognitiva", que plantea que las personas que tienen más educación tienen algún tipo de "reserva" cerebral que les permite aguantar la devastación de la demencia por más tiempo. Sin embargo, con el tiempo, la enfermedad abruma incluso esta reserva y el declive mental que sigue es acelerado.

"La hipótesis de trabajo ha sido que las personas que tienen más escolaridad tienen algún tipo de reserva, ya sea en capacidad neuronal o en capacidad de compensación que permite que los síntomas se enmascaren durante más tiempo", según afirmó el autor del estudio Charles B. Hall, profesor asociado de bioestadística del departamento de epidemiología y salud de la población, y del departamento de neurología del Colegio de medicina Albert Einstein de la ciudad de Nueva York. Su informe aparece en la edición del 23 de octubre de Neurology.

Hall y su colega buscaban evaluar la hipótesis al estudiar a 117 personas que habían desarrollado demencia, quienes habían formado parte de un grupo original de 488 personas.

Los participantes fueron seguidos durante un promedio de seis años y se sometieron a evaluaciones cognitivas anuales. Los niveles de educación formal iban desde menos de tres años de escuela primaria hasta educación de postgrado.

Por cada año adicional de educación formal, el declive acelerado de memoria relacionado con la demencia se retrasó en alrededor de dos meses y medio.

Sin embargo, cuando ese declive acelerado se detenía, las personas que tenían más educación experimentaron un índice de declive cognitivo alrededor de cuatro por ciento más rápido por cada año adicional de escolaridad.

Por ahora, las implicaciones prácticas de este estudio son limitadas, señaló Hall, porque no hay intervenciones efectivas para cambiar la historia natural de la enfermedad de Alzheimer.

"Sin embargo, como asunto práctico, los profesionales clínicos deben estar al tanto de la presentación tan heterogénea de la demencia", continuó. "Sobre todo, las personas que son responsables de cuidar a los adultos mayores, como familiares, cuidadores parentales y profesionales clínicos, necesitan saber que, en las personas con mucha educación, es posible que la enfermedad progrese con un paso más rápido que lo que se esperaría a partir de sus experiencias con otras personas que tal vez no hayan tenido una reserva tan amplia".

El estudio llama la atención sobre la necesidad de más investigación, sobre todo en el área de los marcadores biológicos, para evaluar cómo progresa el Alzheimer y otras formas de demencia.

"Para cuando algunas personas experimentan síntomas cognitivos, ya podría muy bien haber una gran cantidad de patología cerebral. Cuando consigamos tratamientos que puedan cambiar la historia natural, esperar hasta que los síntomas se desarrollen, sobre todo en las personas altamente educadas, podría ser demasiado tarde para afectar el proceso de la enfermedad", aseveró Hall. "Muchas personas están evaluando varios marcadores biológicos de la demencia en desarrollo. Creo que esto magnifica la importancia de la continuación de tales investigaciones".

Más información

La Alzheimer's Association tiene un programa de mantenimiento del cerebro para ayudar a mantener un cerebro saludable.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Charles B. Hall, Ph.D., associate professor, biostatistics, department of epidemiology and population health and department of neurology, Albert Einstein College of Medicine, New York City; Oct. 23, 2007, Neurology

Last Updated: