'Escala de riesgo' del Alzheimer detecta a los más vulnerables

Otros estudios evalúan la relación de la demencia con el accidente cerebrovascular y el colesterol

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES 17 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- ¿Quién está en el mayor riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer al envejecer?

Los investigadores afirman que se están acercando a responder a esa pregunta, lo que a su vez ayudaría a preparar el camino para intervenciones que podrían retrasar o detener la enfermedad.

Por ejemplo, una nueva "escala de riesgo de demencia" parece poder predecir el riesgo a 20 años de las personas que están actualmente en la mediana edad, según encuentra un nuevo estudio.

Ese estudio y varios más están siendo presentados esta semana en la Conferencia internacional de enfermedad de Alzheimer y trastornos relacionados, realizada en Madrid del 15 al 20 de julio. La conferencia es patrocinada por la Alzheimer's Association.

El Alzheimer es mayormente una enfermedad del envejecimiento y, a medida que la generación de la posguerra en los Estados Unidos envejece, se espera que la cantidad de personas con el trastorno aumente significativamente. Según la Alzheimer's Association, alrededor de 4.5 millones de estadounidenses sufren actualmente de la enfermedad, un número que ya es el doble del de 1980.

"La edad es críticamente importante", confirmó el Dr. John C. Morris, miembro de la junta directiva de la Alzheimer's Association y director e investigador principal del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de Washington, en San Luis. "A medida que esa generación envejece, las personas están interesadas en evaluar factores de riesgo que podrían estar operando en la mediana edad que podrían ser modificados y prevenidos, como la diabetes, la hipertensión y la hipercolesterolemia".

"No se ha comprobado de forma definitiva que ninguno de estos factores sea una causa del Alzheimer", continuó Morris, "pero controlar la presión arterial no hace daño".

Para desarrollar la escala de riesgo de demencia, investigadores de Suecia evaluaron los datos de más de 1,400 personas que participaban en un ensayo cardiovascular. Todos los participantes habían sido examinados una vez cuando tenían mediana edad y otra vez cuando tenían alrededor de 70 años de edad.

Varios factores predecían el inicio de la demencia, según encontró el equipo de investigación, entre ellos edad avanzada, bajo nivel educativo, presión sistólica elevada, hipercolesterolemia, obesidad e inactividad.

Una puntuación más alta en la mediana edad se correlacionó con un aumento en el riesgo de desarrollar demencia más adelante. Sólo un uno por ciento de los que habían tenido un riesgo muy bajo en la mediana edad desarrollaron demencia, en comparación con 16.4 por ciento de los que tenían el riesgo más alto que desarrollaron la dolencia.

La herramienta debe ser validada en otra población y tal vez desarrollarse más antes de ser adoptada por los médicos, afirmó la autora principal del estudio, Tiia Ngandu, investigadora del Centro de Investigación del Envejecimiento del Instituto Karolinska en Estocolmo.

Pero aún en esta etapa inicial, apuntó Ngandu, "me parece que la escala de riesgo puede ser usada como medio para informar tanto a los médicos como al público sobre los factores de riesgo importantes de la demencia. Y también podría usarse probablemente para detectar a los individuos en mayor riesgo".

Cuando las personas en alto riesgo son identificadas, los médicos pueden tratar de influir sobre factores de riesgo como la obesidad y la hipertensión con la esperanza de prevenir la demencia, añadió Ngandu.

Otro estudio evaluó los datos del Framingham Heart Study, que se llevó a cabo en Massachusetts, para determinar si había una relación entre un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y cambios cerebrales más rápidos según se veían en una IRM.

Según resultó, hubo una relación significativa entre la puntuación en el Perfil de Riesgo de Accidente Cerebrovascular de Framingham (una medida del riesgo a 10 años de accidente cerebrovascular) y el índice de pérdida de volumen cerebral. La asociación fue casi el doble de intensa para los hombres que para las mujeres.

Modificar los factores de riesgo de accidente cerebrovascular podría también reducir el riesgo de demencia, concluyeron los autores del estudio. Entre los factores de riesgo importantes para el accidente cerebrovascular se incluyen el tabaquismo, la hipertensión , la diabetes y la enfermedad cardiaca.

"Si los factores de riesgo vascular contribuyen a un envejecimiento acelerado del cerebro, debemos tratarlos", afirmó el autor principal del estudio, el Dr. Charles DeCarli, director del Centro de la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de California en Davis. "Uno se sorprende al encontrar que muchas personas a las que se les han diagnosticado estas enfermedades en la mediana edad o más tarde optan por no seguir las sugerencias de sus médicos para tratar estos problemas. Si bien el enfoque del tratamiento ha sido tradicionalmente evitar el accidente cerebrovascular y la enfermedad cardiaca, ahora sugerimos que este tratamiento también podría evitar la demencia".

Un tercer estudio evaluó los datos de más de 1,000 hombres estadounidenses de origen japonés a quienes se les habían evaluado los niveles de colesterol entre 1965 y 1993. También fueron evaluados dos veces en cuanto a la demencia, una vez en 1991 y otra vez en 1996.

En los hombres que desarrollaron demencia, los niveles de colesterol se redujeron por lo menos 15 años antes del diagnóstico y permanecieron más bajos. Una reducción en los niveles totales de colesterol podría correlacionarse con las etapas iniciales de la demencia, concluyeron los autores del estudio.

Finalmente, un cuarto estudio encontró que las personas con una función pulmonar pobre tenían un riesgo casi tres veces mayor de demencia que los que tenían una buena función pulmonar. Por lo tanto, tratar los problemas pulmonares podría también disminuir el riesgo de demencia, afirmaron los investigadores del Sistema de Atención de la Salud de Asuntos de Veteranos de Puget Sound y la Universidad de Washington, ambos en Seattle.

Más información

Para más información, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Tiia Ngandu, Ph.D., researcher, Aging Research Center, Karolinska Institute, Stockholm, Sweden; Charles DeCarli, M.D., professor, neurology and director, Alzheimer's Disease Center, University of California at Davis, Sacramento; John C. Morris, M.D., Board of Directors, Alzheimer's Association, and director and principal investigator, Alzheimer's Disease Research Center, Washington University, St. Louis, Mo.; presentations, International Conference on Alzheimer's Disease and Related Disorders, Madrid, Spain.

Last Updated: