La descomposición de la mielina podría conducir al Alzheimer

Si esto resulta cierto, un estudio sugiere que el hallazgo podría traducirse en tratamientos nuevos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 4 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio relaciona la descomposición de la mielina relacionada con la edad, es decir ese recubrimiento graso aislante de las conexiones neuronales, con la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

El informe de investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), demostró que las pruebas genéticas, junto con las imágenes por RM de la descomposición de la mielina, podrían resultar útiles para evaluar tratamientos en la prevención de la enfermedad, dijeron los científicos.

El hallazgo ofrece evidencia genética de que la descomposición de la mielina subraya tanto el avance de la edad como los principales riesgos genéticos de la enfermedad de Alzheimer, aseguró en una declaración preparada el Dr. George Bartzokis, director de la Clínica de trastornos de la memoria y de la enfermedad de Alzheimer de la UCLA.

"La mielinización, un proceso que sucede de manera única en los seres humanos, es, discutiblemente, el proceso más importante y vulnerable del desarrollo cerebral a medida que maduramos y envejecemos. Estos nuevos hallazgos ofrecen, por primera vez, evidencia genética contundentemente de que la descomposición de la mielina subraya tanto la edad avanzada como los riesgos genéticos principales de la enfermedad de Alzheimer", aseguró Bartzokis.

"El cerebro humano funciona como un sistema de Internet de alta velocidad", agregó. "La calidad de las conexiones cerebrales es clave para su velocidad, ancho de banda, fidelidad y capacidad general para estar en línea".

A medida que el cerebro continúa desarrollándose en la adultez y produce mayores cantidades de mielina, los niveles de colesterol aumentan, lo que hace que una proteína tóxica ataque al cerebro. La proteína ataca la mielina, trastorna la transferencia de mensajes y puede llevar con el tiempo a placas y nudos visibles en la corteza de los pacientes de Alzheimer, aseguraron los investigadores.

Los hallazgos aparecen en la edición de enero de Archives of General Psychiatry.

Más información

Para más información, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Archives of General Psychiatry, news release, Jan. 2, 2006

--

Last Updated: