La edad no es un impedimento para la cirugía de válvula del corazón

Nuevos hallazgos señalan que el procedimiento ahora es mucho más seguro para los pacientes de mayor edad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 17 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores de la Clínica Mayo informan que los pacientes de mayor edad que se someten a cirugía por una válvula mitral que gotea ahora pueden recuperar su esperanza de vida normal y mejorar su calidad de vida sin un alto riesgo de complicaciones.

"A la luz de estos resultados mejorados, deberíamos ser más agresivos y operar a pacientes cuyos problemas médicos no estén tan avanzados como para que podamos ofrecerles las mejoras relacionadas con la cirugía", aseguró el Dr. Maurice E. Sarano, autor líder y profesor de medicina de la Clínica Mayo de Rochester Minnesota.

El informe aparece en la edición del 25 de julio de Circulation.

La válvula mitral regula el flujo sanguíneo de la aurícula izquierda al ventrículo derecho. Una válvula mitral que gotea hace que la sangre regrese de la cámara inferior a la superior, un defecto conocido como regurgitación mitral. Este flujo anormal puede causar problemas respiratorios, fatiga, arritmia y la potencialmente mortal insuficiencia cardiaca congestiva.

Generalmente, los cirujanos se muestran reacios a reparar o reemplazar una válvula mitral que gotea en pacientes mayores de 75 porque el procedimiento tiene un alto índice de mortalidad y poca supervivencia a largo plazo en este grupo de edad.

Sin embargo, el nuevo estudio halló que para el grupo de los mayores de 75, el índice de mortalidad para la cirugía de válvula mitral se ha reducido dramáticamente, del 27 por ciento en 1980 a apenas el 5 por ciento para 1995.

Tradicionalmente, "la cirugía cardiaca de los adultos mayores tiene mala reputación", aseguró Sarano. "Esto se debe a que se dice que el riesgo es alto y los resultados no son tan buenos, [además de que] la gente no vive tanto tiempo".

Sin embargo, las mejoras recientes en la cirugía han cambiado el panorama, aseguró Sarano. "Restablecemos la esperanza de vida de los pacientes mayores y la de los más jóvenes", dijo. "También hubo una reducción en la mortalidad y la morbilidad por la cirugía. Pero lo más notable es que la mejora fue más pronunciada en los pacientes de mayor edad".

En su estudio, el grupo de Sarano revisó los registros de 1,344 pacientes que se habían sometido a cirugía de la válvula mitral en la Clínica Mayo entre el 1 de enero de 1980 y el 31 de diciembre de 1995. Se dividió a los pacientes en tres grupos según su edad en el momento de la cirugía, 75 ó más, entre 65 y 74 y menores de 65.

Hallaron que para todas las edades, la muerte por cirugía de válvula mitral se redujo de 16 a 3 por ciento en total. Además, la supervivencia a cinco años ajustada a la esperanza de vida fue del 91 por ciento para los pacientes de mayor edad, del 98 por ciento para el grupo de edad intermedia y de 97 por ciento para los pacientes más jóvenes.

Es más, la factibilidad de una cirugía exitosa de la válvula mitral entre estos pacientes mejoró del 30 por ciento entre 1980 y 1983 al 84 por ciento entre 1992 y 1995. Sin embargo, lo más importante fue que la cirugía se relacionó con un restablecimiento de la esperanza de vida de los pacientes de mayor edad que casi equivalió al observado en los pacientes mejores de 75.

Sarano considera que, según estos hallazgos, la edad no debería ser un impedimento para la cirugía de válvula mitral. "La edad no debería ser un impedimento", aseguró.

Un experto estuvo de acuerdo. "Los pacientes de mayor edad no deberían permitir que la edad sea un obstáculo para recibir tratamiento para el prolapso de la válvula mitral", aseguró el Dr. Eugene A. Grossi, profesor de cirugía cardiotorácica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York y director de investigación en cirugía cardiaca de la misma universidad. "Los pacientes deberían hacerse operar antes de que se desarrollen comorbilidades como la insuficiencia cardiaca".

Grossi anotó que está viendo más pacientes de mayor edad y espera que la tendencia continúe con el envejecimiento de la población. Además, su estudio de 700 pacientes de mayor edad sometidos a un procedimiento similar, la cirugía de válvula aórtica, obtuvo resultados similares.

Según Grossi, los pacientes entre los 80 y los 90, incluso los mayores de 90, pueden tener buenos resultados y volver a tener un estilo de vida activo. "El punto de hacer la cirugía no es extender la vida sino restablecer la calidad de vida", señaló.

Otro experto considera que los pacientes de mayor edad que necesitan cirugía deberían considerarla por los mejores resultados observados ahora.

"Contradice la creencia frecuente de que los pacientes de mayor edad obtienen menos de un procedimiento invasivo", aseguró el Dr. Byron K. Lee, profesor asistente de cardiología de la Universidad de California en San Francisco. "En este estudio, la esperanza de vida después de la cirugía de válvulas es inferior para los de mayor edad, como era de esperarse. Los pacientes de mayor edad son más propensos a morir a causa de otras enfermedades que los pacientes más jóvenes", aseguró Lee.

Sin embargo, el estudio señala que los pacientes de mayor edad simplemente tienen las mismas probabilidades que los más jóvenes de continuar con la misma esperanza de vida que otras personas similares, agregó. "Sin embargo, es importante que los pacientes lo tengan en cuenta al decidirse por una cirugía. Tienen las mismas probabilidades que los pacientes más jóvenes de regresar a sus vidas normales al igual que sus amigos en el mismo grupo de edad".

Más información

Para más información sobre la cirugía de válvula mitral, diríjase a la Society of Thoracic Surgeons.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Maurice E. Sarano, M.D., professor, medicine, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Eugene A. Grossi, M.D., professor, cardiothoracic surgery, New York University School of Medicine, director, Cardiac Surgery Research, New York City; Byron K. Lee M.D., assistant professor, cardiology, University of California, San Francisco; July 25, 2006, Circulation: Journal of the American Heart Association

Last Updated: