La mayoría de los estadounidenses mayores viven con enfermedades crónicas

Un informe de los CDC señala que se necesita hacer más esfuerzos para fomentar el ejercicio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES 8 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Ocho de cada 10 estadounidenses de 65 años o más viven con enfermedad cardiaca, diabetes o alguna otra forma de enfermedad crónica, de acuerdo con un nuevo informe de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

El informe The State of Aging and Health in America 2007 (Estado del envejecimiento y la salud en EE.UU. 2007) fue publicado el jueves e incluye información actualizada sobre 15 indicadores claves de salud para los adultos mayores.

"Estamos interesados realmente en el envejecimiento saludable y las formas en que podemos promoverlo aún cuando existan enfermedades crónicas", señaló Lynda Anderson, directora de la división de Estudios sobre envejecimiento y atención de la salud de los CDC.

El informe también es un reporte de desempeño sobre cómo los estados han puesto en práctica medidas para cumplir con las metas nacionales establecidas por el programa Healthy People 2010 (Gente saludable 2010), anotó Anderson.

Se estima que el número de estadounidenses de 65 años o más alcanzará los 71 millones para 2030, alrededor del 20 por ciento de la población. Para esa fecha, se calcula que los gastos en atención de la salud de EE.UU. aumentarán en 25 por ciento a causa del envejecimiento de la población, de acuerdo con el informe.

El informe analiza el "estado de salud" de las personas mayores, o sea, el número de días con mala salud física, la frecuencia de trastornos mentales, la salud oral y los niveles de discapacidad física. También se evalúan los comportamientos relacionados a la salud, como la inactividad física, nutrición, obesidad y el uso de tabaco.

El estudio también aborda la atención y pruebas preventivas. Estos factores incluyen la vacuna contra la gripe, la vacuna contra la neumonía, la mamografía, la prueba del cáncer colorrectal, la exploración preventiva y los niveles de colesterol. Además, las lesiones como las hospitalizaciones por fractura de cadera también fueron evaluadas.

"La buena noticia es que, a nivel nacional, estamos cumpliendo en verdad con algunos de los objetivos establecidos [por el gobierno] en el programa Healthy People 2010, apuntó Anderson. Por ejemplo, se están cumpliendo las metas nacionales en cuanto a las mamografías, exploración del cáncer colorrectal, prueba de colesterol y la reducción en el número de fumadores, señaló. "Sólo el 9 por ciento de los adultos mayores fuma", agregó. Asimismo, 21 estados y el Distrito de Columbia han cumplido con sus objetivos en materia de salud oral.

Sin embargo, ningún estado ha cumplido con el objetivo de actividad física, consumo diario de frutas y verduras, y vacunas contra la gripe y la neumonía, y sólo tres estados (Colorado, Hawai y Nuevo México) han alcanzado el objetivo para reducir la obesidad.

Además, se necesitan hacer más progresos para garantizar que los estadounidenses mayores reciban las vacunas contra la gripe y la neumonía. También es necesario realizar un esfuerzo para reducir las hospitalizaciones por fracturas de cadera, sobre todo entre las mujeres, según el informe.

En términos de estados individuales, Minnesota, Oregón, California, Hawai y Washington son los que mejor se desempeñan para lograr los objetivos nacionales en materia de atención de la salud, destacó Anderson. Entre los estados que aparecen en el último lugar de la lista se encuentran Mississippi, Georgia y otros estados del sudeste, señaló.

Anderson también apuntó que una de las áreas más rezagadas en la mayoría de los sitios es la actividad física. Los adultos mayores simplemente no están haciendo suficiente ejercicio, dijo Anderson. "Si pudiéramos señalar un área crítica en la que las personas puedan beneficiarse, esa es la actividad física", aseguró. "La actividad física puede prevenir el declive funcional, las caídas e incluso mejorar la salud cognitiva", agregó.

La epidemia de la obesidad es la amenaza oculta para la salud de las personas mayores, subrayó Anderson. "La obesidad puede socavar todas las otras cosas buenas que se están logrando", dijo.

Factores como la obesidad podrían estar causando estragos: el 80 por ciento de los estadounidenses mayores padece una enfermedad crónica, y la mitad de las personas de la tercera edad está agobiada por dos enfermedades crónicas, halló el informe de los CDC.

Un experto está preocupado de que los objetivos que son más difíciles de alcanzar no sean abordados, aunque se cumplan algunos de ellos.

"Es un gran logro que hayamos identificado áreas en las que podamos centrarnos y que midan nuestro progreso hacia la consecución de esos objetivos", dijo el Dr. Mike Steinman, profesor asistente de geriatría en la Universidad de California en San Francisco.

Steinman apuntó que las metas más sencillas, como la mamografía y la exploración del cáncer colorrectal, han sido alcanzadas. "Sin embargo, muchos de los esfuerzos más complejos, como por ejemplo la prevención de la obesidad, el aumento del consumo de frutas y verduras entre la gente y ayudar a mantener la salud oral, no se están cumpliendo", puntualizó.

La salud no consiste en mirar una lista y marcar las casillas, dijo Steinman. "Hay todo un conjunto complejo de conductas e intervenciones que pueden ser más difíciles de medir pero que probablemente tengan un mayor impacto sobre la calidad de vida de la gente", destacó.

Steinman cree que los médicos se concentran con demasiada frecuencia en los temas que pueden cubrir más rápido durante una consulta. Es posible que se sientan presionados por el tiempo o las preocupaciones económicas para manejar los otros aspectos de la vida del paciente, como la dieta y el ejercicio.

"Si el salario de un médico depende en parte de su rendimiento según esta lista de control, y si su calidad se mide a través de la misma, existe, por tanto, un incentivo para que éste se centre en hacer las cosas que aparezcan en esa lista, aún cuando tenga que excluir otras que, aunque no estén en la lista, podrían ser más importantes", declaró Steinman.

Anderson estuvo de acuerdo en que los médicos por sí mismos no pueden aspirar a gestionar la implementación de todas las recomendaciones de salud que la gente mayor necesita. "Por ejemplo, queremos que los médicos informen a sus pacientes que necesitan hacer actividad física, y la comunidad necesita encargarse de que la gente encuentre formas para hacerlo", sugirió.

Más información

Para más información sobre el envejecimiento saludable, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Lynda Anderson, Ph.D., chief, Health Care and Aging Studies Branch, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Mike Steinman, M.D., assistant professor, geriatrics, University of California, San Francisco; March 8, 2007, CDC report, The State of Aging and Health in America 2007

Last Updated: