La menopausia podría aumentar la hipertensión asociada con la sal

Estudio halla que los cambios hormonales pueden hacer que las mujeres sean más sensibles a la sal, aumentando su presión arterial con el tiempo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES 23 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) --Los médicos han sabido durante mucho tiempo que una sensibilidad a la sal en la dieta puede desencadenar en una presión arterial elevada en algunas personas.

Ahora, un nuevo estudio halla que los cambios hormonales que acompañan la menopausia pueden provocar esta sensibilidad a la sal en mujeres que antes no la tenían.

De hecho, en un grupo de mujeres jóvenes que habían sufrido una histerectomía con extracción del ovario, los niveles de sensibilidad a la sal se duplicaron cuatros meses después de la cirugía, informan los investigadores.

"Entre las mujeres que se someten una menopausia quirúrgica, existe un incremento en su sensibilidad a la sal, con un aumento potencial de su presión arterial", dijo la investigadora principal, la Dra. Ivonne Hernandez Schulman, del Centro Médico del Veterans Affairs en Miami y de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

El estudio fue presentado el viernes en la conferencia anual sobre la presión arterial elevada de la American Heart Association en Washington, D.C.

En su estudio, Schulman, y su equipo estudiaron 40 mujeres, con una edad promedio de 47 años, sin historial de diabetes y con presión arterial normal. Todas las mujeres se sometieron a una histerectomía y extracción del ovario, lo que indujo la menopausia.

Los investigadores hallaron que los casos de sensibilidad a la sal eran significativamente más alto tras la menopausia. Cuatros meses después de la cirugía, 21 mujeres (el 52 por ciento) eran sensibles a la sal, en comparación con sólo nueve mujeres (22.5 por ciento) antes de la cirugía.

Si bien las mujeres del estudio que desarrollaron sensibilidad a la sal no mostraron un incremento en la presión arterial, otros estudios indicaron que la mayoría de las mujeres no desarrollaban presión arterial elevada hasta 5 ó 10 años después de la menopausia, explicó Schulman.

De acuerdo con Schulman, algunas mujeres desarrollarán de forma natural una sensibilidad a la sal tras la menopausia y correrán el riesgo de desarrollar una presión arterial elevada, lo que a su vez incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares y apoplejía.

"Se considera que casi el 50 por ciento de las personas con presión arterial elevada son sensibles a la sal", dijo Schulman. "Incluso las personas con presión arterial normal que son sensibles a la sal tienen un mayor riesgo de desarrollar presión arterial elevada y posiblemente enfermedades cardiovasculares", agregó.

Un experto se muestra escéptico ante los hallazgos.

"Estos hallazgos necesitan tomarse con un grano de sal", dijo el Dr. Howard Weintraub, codirector del Programa de Tratamiento de Lípidos de la NYU y profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de la NYU.

Weintraub está preocupado de que el estudio no haya tomado en cuenta la referencia étnica de las personas en el estudio, dado que grupos diferentes tienen propensiones distintas a la sensibilidad de la sal. Además, Weintraub anotó que no se mencionó si las mujeres eran o no obesas. Todos estos factores podrían influenciar los hallazgos, explicó.

"Todo lo que sabemos ahora sobre las mujeres posmenopáusicas hipertensas es que el problema no tiene que ver con la sensibilidad a la sal", destacó Weintraub. "El problema que estamos observando es el impacto de las mujeres que desarrollan obesidad. La sensibilidad a la sal es un problema añadido que se añade a la morbilidad preexistente".

Weintraub también está preocupado que este estudio envíe el mensaje equivocado.

"No quiero que las personas piensen que, en una mujer de 55 años, su presión arterial puede ser manejada adecuadamente por diuréticos, que reducen la sal", destacó Weintraub.

Pero otro experto cree que el estudio plantea preguntas importantes.

"La observación de que un alto porcentaje de mujeres que tenían resistencia a la sal antes de la extracción de los ovarios se volvieron sensibles a la sal sugiere que la sensibilidad a la sal podría ser parcialmente responsable por el incremento en la progresión de la hipertensión tras la menopausia", dijo Ana Paula Dantas, profesora asistente en la División de Nefrología e Hipertensión del Departamento de Medicina y del Centro para el Estudio de las Diferencias de Sexo en la Salud, Envejecimiento y Enfermedad de la Universidad de Georgetown.

Este estudio no pudo asociar directamente el incremento de la sensibilidad a la sal con la presión arterial en esas mujeres, probablemente debido al periodo de observación a corto plazo, anotó Dantas.

"Incluso sin esta correlación, este estudio plantea cuestiones importantes: ¿Deberían las mujeres posmenopáusicas preocuparse más por la ingesta dietética de sal que los hombres? ¿Serían los diuréticos más efectivos en mujeres menopáusicas que en los hombres?", agregó.

"Este efecto revelado recientemente de las hormonas ováricas puede conducir al desarrollo de enfoques farmacológicos y dietéticos para prevenir y tratar la enfermedad cardiovascular en mujeres posmenopáusicas", explicó Dantas.

Más información

La American Heart Association puede ofrecerle más información sobre la presión arterial elevada.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Ivonne Hernandez Schulman, M.D., Veterans Affairs Medical Center, University of Miami Miller School of Medicine, Fla.; Howard Weintraub, M.D., co-director, NYU Lipid Treatment Program, and associate professor, NYU School of Medicine, New York City; Ana Paula Dantas, Ph.D., assistant professor, medicine, division of nephrology and hypertension and Center for the Study of Sex Differences in Health, Aging, and Disease, Georgetown University, Washington, D.C.; Sept. 23, 2005, presentation, American Heart Association's Council For High Blood Pressure Research conference, Washington, D.C.

Last Updated: