Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

La vitamina E reduce los efectos del resfriado en personas mayores

Pero no es efectiva contra infecciones respiratorias agudas inferiores, como la neumonía

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 17 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Las personas que viven en residencias para ancianos que toman una dosis diaria de vitamina E parecen tener menos probabilidad de desarrollar ciertas infecciones respiratorias, según los hallazgos de un nuevo estudio.

El efecto protector fue más pronunciado en infecciones respiratorias agudas superiores, como el resfriado común. Pero prácticamente no fue efectivo contra infecciones respiratorias agudas inferiores, como la neumonía

"Nuestro estudio indica que las personas mayores que toman estos niveles de vitamina E pueden reducir su probabilidad de obtener infecciones respiratorias, en especial las infecciones respiratorias agudas superiores", sostuvo la Dra. Simin Nikbin Meydani, autora principal del estudio que aparece publicado en la edición del 18 de agosto del Journal of the American Medical Association.

Este hallazgo podría agilizar el campo de la investigación en el mundo real, añadió.

"En general, la vitamina E es una vitamina muy segura y no se le conocen muchos efectos secundarios", añadió Meydani, profesora de nutrición e inmunología de la Universidad de Tufts. Además, es directora del laboratorio de inmunología nutricional del Centro de Investigación sobre la Nutrición Humana durante el envejecimiento del Jean Mayer del USDA en Boston.

"Los efectos beneficiosos parecen bastante significativos, pero no grandes", añadió Charles Mobbs, profesor de neurobiología y geriatría de la Escuela de Medicina del Mount Sinai en Nueva York. "Aún así, por los estándares del tipo de población de pacientes que estamos tratando, incluso ese pequeño efecto, si se mantiene, resulta importante".

"Dados los amplios beneficios proporcionados por la vitamina E, eso es algo que realmente podría afectar de forma significativa a esta población vulnerable", señaló Mobbs.

Las infecciones respiratorias representan un problema particular en las residencias para ancianos, donde se pueden propagar entre la población de manera rápida y fácil.

Aunque los resfriados son un problema en este escenario, "el problema real de las residencias para ancianos es la influenza", indicó el Dr. Joseph R. Dalovisio, director de enfermedades infecciosas de la Ochsner Clinic Foundation de Nueva Orleans y presidente de la Sociedad Estadounidense para Enfermedades Infecciosas. Aunque la gripe fue también incluida en el estudio, el beneficio principal de la vitamina E se vio en los resfriados.

Meydani resaltó, sin embargo, que los resfriados sí constituyen problemas significativos, tomando en cuenta el 30 por ciento de absentismo en la población general. "No existen vacunas clínicas o terapias eficientes" para tratar los resfriados, apuntó. "Es una de las preocupaciones sobre salud pública más importantes, pero especialmente en las personas mayores".

El estudio se realizó con 617 personas mayores de 65 en 33 residencias de largo plazo del área de Boston. Los participantes fueron asignados de manera aleatoria para recibir tanto las 200 unidades internacionales de vitamina E al día como un placebo durante un año. Todos los participantes también recibieron un multivitamínico que contenía el 50 por ciento de las dosis diarias recomendadas para varios micronutrientes. Casi tres cuartos de los participantes inscritos (451) completaron el estudio.

Pocos participantes del grupo con vitamina E sufrieron una o más infecciones respiratorias (60 por ciento versus el 68 por ciento de todos los participantes y 65 por ciento versus el 74 por ciento de aquellos que completaron el estudio). Pocos individuos contrajeron infecciones del tracto respiratorio superior (44 por ciento versus el 52 por ciento de todos los participantes, y el 50 por ciento versus el 62 por ciento de aquellos que completaron el estudio).

El mayor efecto fue visto en el resfriado común, en el que las personas del grupo con vitamina E tuvieron el 20 por ciento menos de riesgo de contraer un resfriado que aquellos en el grupo con placebo.

Mobbs resaltó además que la vitamina E, junto a la vitamina C, es un antioxidante. "No estoy impresionado con toda esta información en personas saludables, pero estas personas que viven en residencias para ancianos, en especial, pertenecen a una población vulnerable y esto lo hace más convincente", añadió. "Puede que tengan algún estrés oxidativo que no se encuentra en poblaciones saludables".

El próximo paso, afirmó Meydani, sería ver si la vitamina E tiene efectos diferentes en infecciones bacterianas que en infecciones virales. Esto parece posible ya que el compuesto no tuvo ningún efecto en las infecciones respiratorias agudas inferiores, como la neumonía, que suele ser causada por una bacteria. Sin embargo, sí tuvo un impacto en las infecciones respiratorias agudas superiores, que suelen ser provocadas por virus, indicó.

"Queremos realizar un estudio en el que podamos observar la microbiología y demostrar por qué vimos el efecto en las infecciones respiratorias superiores", señaló Meydani.

Más Información

La American Lung Association tiene más información sobre el resfriado común y otras enfermedades respiratorias.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Simin Nikbin Meydani, D.V.M., Ph.D., professor, nutrition and immunology, Tufts University, and director, nutritional immunology laboratory, Jean Mayer USDA Human Nutrition Research Center on Aging, Boston; Joseph R. Dalovisio, M.D., head, infectious diseases, Ochsner Clinic Foundation, New Orleans, and president, Infectious Diseases Society of America; Charles Mobbs, Ph.D., associate professor, neurobiology and geriatrics, Mount Sinai School of Medicine, New York City; Aug. 18, 2004, Journal of the American Medical Association

Last Updated: