Las placas y ovillos del cerebro no siempre conducen al Alzheimer

Un estudio suscita dudas sobre una posible conexión

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 27 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una nueva investigación británica ofrece más pruebas de que los trocitos de sustancia viscosa del cerebro conocidos como placas y ovillos no conduce necesariamente al Alzheimer, como muchos expertos creen desde hace tiempo.

De hecho, el estudio encontró que muchas personas mayores de 75 presentan signos significativos de obstrucción en el cerebro pero aún así han evitado la demencia.

Los hallazgos no tienen implicaciones inmediatas para el tratamiento del Alzheimer, una enfermedad que no tiene cura y que apenas se puede tratar un poco. Pero en conjunción con otros estudios, pueden redirigir la investigación continua, afirmó el Dr. Gary Kennedy, director de la división de psiquiatría geriátrica del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York.

"Mucho de los tratamientos actuales que se centran en reducir la formación de placas amiloideas y ovillos podrían no estar en lo correcto", dijo Kennedy.

Las placas amiloideas son bultitos de proteínas que se forman en la parte exterior de las células cerebrales y que permanecen unidos. Los ovillos son pequeñas cantidades de proteínas que se desarrollan en el interior de las células cerebrales y que causan estragos por su cuenta. Ambos han sido asociados con la enfermedad de Alzheimer.

En el nuevo estudio, los investigadores británicos examinaron los cerebros de 456 personas que habían donado sus cuerpos a la ciencia. Los individuos tenían entre 69 y 103 años cuando murieron.

Los hallazgos aparecen en la edición del 28 de mayo de la New England Journal of Medicine

El equipo encontró una fuerte conexión entre la obstrucción en el cerebro y el Alzheimer en las personas de 75 años, pero esa conexión se atenuaba a la edad de 95 años.

En otras palabras, las personas muy mayores al igual que las más jóvenes tenían placas y ovillos, pero los de edad muy avanzada no tenían la misma probabilidad de desarrollar Alzheimer.

Sin embargo, el cuadro no está del todo claro. "En todas las edades, hay personas que no desarrollan demencia antes de morir, a pesar de tener una gran cantidad de placas y ovillos", apuntó el coautor del estudio, el Dr. Paul Ince. "No sabemos lo que habría pasado si hubieran sobrevivido".

Es posible que la enfermedad de Alzheimer acorte la vida, y las personas que son susceptibles a ella simplemente no lleguen a una edad muy avanzada, teorizó Ince, profesor de neuropatología y jefe de la Unidad académica de patología de la Facultad de medicina de la Universidad de Sheffield en Reino Unido.

También, agregó, el estudio sugiere que las personas que se vuelven seniles a una edad muy avanzada podrían ser afectadas por otro factor, el encogimiento del cerebro.

En cuanto a las investigaciones de cara al futuro, "necesitamos tomar en cuenta la capacidad del cerebro de algunas personas para soportar el Alzheimer mejor que otros", dijo. "Si conocemos el por qué, quizá pueda ayudarnos a desarrollar estrategias para retrasar la aparición de la demencia".

Por ahora, los médicos están muy limitados en cuanto al tratamiento del Alzheimer, apuntó Kennedy. Los medicamentos pueden tratar los síntomas, igual que analgésicos ayudan a algunas personas a tolerar la artritis, pero no curan la enfermedad, lamentó.

Y en muchos casos, los medicamentos simplemente no funcionan, destacó.

Más información

Para más información, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Gary Kennedy, M.D., director, division of geriatric psychiatry, Montefiore Medical Center, New York City; Paul Ince, M.D., professor, neuropathology, and head, Academic Unit of Pathology, Sheffield University Medical School, U.K.; May 28, 2009, New England Journal of Medicine

Last Updated: