Los deslices de memoria prematuros podrían advertir sobre el Alzheimer

Pero los expertos señalan que detectar y tratar más precozmente podría también ayudar a hace más lenta la enfermedad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES 13 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- En un reciente estudio, los adultos mayores que se quejaron de pérdida de memoria recurrente tenían cambios en el cerebro iguales que los del Alzheimer desde muy pronto, incluso cuando las pruebas cognitivas estándares resultaban normales.

Según estos hallazgos, "las quejas cognitivas deben ser tomadas muy en serio y no se trata necesariamente de los que están 'bien pero preocupados'", afirmó el investigador Andrew Saykin, profesor de psiquiatría y radiología de la facultad de medicina de la Dartmouth en Lebanon, New Hampshire. "Los que tienen quejas e inquietudes cognitivas significativas deberían hablar con sus médicos y hacerse una evaluación exhaustiva", señaló.

Los hallazgos fueron publicados en la edición de septiembre de Neurology.

El equipo de Saykin estudió a 120 adultos de 60 a 90 años para determinar si cambios en la materia gris del lóbulo temporal medial del cerebro eran similares a los vistos en pacientes de enfermedad de Alzheimer y discapacidad cognitiva leve (Alzheimer en las etapas más iniciales).

En el estudio participaron 40 sujetos que tenían "quejas cognitivas", que incluían olvidos ocasionales pero preocupantes, que resultaron normales en pruebas neuropsicológicas estándares. Los investigadores compararon los cambios cerebrales de estos participantes con los de 40 pacientes de discapacidad cognitiva leve y 40 controles sanos, mediante imágenes cerebrales con IRM de alta tecnología.

Los grupos de quejas cognitivas y de discapacidad cognitiva leve tenían patrones similares de disminución de la materia gris en sus cerebros, apuntó Saykin. El grado de pérdida de materia gris se asociaba con la extensión de las quejas de memoria y déficits de rendimiento, añadió.

Un experto dijo que el estudio es interesante porque podría apuntar hacia la detección precoz de la enfermedad de Alzheimer.

"(El estudio) me emociona porque hay mucha necesidad de este tipo de diagnóstico precoz. Todo lo que hacemos ahora apunta a que la terapia funciona mejor más pronto", afirmó Greg M. Cole, director asociado del Centro de investigación de la enfermedad de Alzheimer de la Universidad de California, en Los Ángeles.

Señaló que el estudio ofrece más evidencia de que hay un continuo de cambios físicos de tipo del Alzheimer en el cerebro.

Los hallazgos hacen eco de los de otro estudio sobre adultos mayores, publicado en junio en Neurology. En esa investigación, un equipo de la Universidad de Rush en Chicago encontró que la insuficiencia de memoria episódica correspondía con el Alzheimer de etapa inicial no diagnosticado en autopsias de tejidos cerebrales.

Aunque los hallazgos sí apuntan a que tal vez los deslices de memoria indiquen enfermedad de Alzheimer en etapas muy iniciales, "no vería esto necesariamente como algo de que preocuparse en extremo", declaró en ese momento a HealthDay el Dr. Sam Gandy, presidente del Consejo médico y científico de la Alzheimer's Association. Señaló que los resultado del estudio de la Rush sugieren nuevas avenidas potenciales para el diagnóstico y tratamiento precoces.

Cole anotó que las "quejas cognitivas" ocasionales, como olvidar las llaves o no recordar los códigos de NIP en el banco, ocurren, por supuesto, y pueden ser una causa de inquietud. Pero el olvido relacionado con el envejecimiento puede ser causado por una variedad de dolencias, entre ellas la enfermedad vascular que no es Alzheimer, apuntó.

"Este estudio observó de forma muy completa y definió un subconjunto de personas que tienen esencialmente problemas episódicos y sin embargo les va bien en las pruebas", dijo Cole. En otras palabras, sus episodios de olvido ocurrían frecuentemente y sus seres queridos se daban cuenta, aunque las pruebas usuales no mostraron problemas obvios.

Sin embargo, aquí "los investigadores verificaron los cambios en la materia gris que indican enfermedad previa a la discapacidad cognitiva mínima", aseguró Cole. "Están aumentando la capacidad para detectar enfermedad de Alzheimer incipiente con un poco más de confianza de que verdaderamente se trata de la enfermedad de Alzheimer".

Eso podría llevar al uso de agente protectores neurales 5, 10 ó 20 años antes de que las personas cumplan con los criterios de diagnóstico del Alzheimer, aseguraron los expertos, para ayudar a retrasar los síntomas.

"Lo que necesita comprobarse es si realmente están detectando la enfermedad de Alzheimer incipiente confirmando que estos individuos sí desarrollan Alzheimer más adelante", explicó Cole.

Cualquier medicamento dirigido a la enfermedad de Alzheimer necesitará ayudar a retrasar la enfermedad en sus etapas más iniciales, señaló Cole.

Saykin afirmó que hay motivos reales para la esperanza.

"Hay una increíble cantidad de nueva información sobre la biología molecular que ha sido descubierta en años recientes. Por ejemplo, la composición química de los ovillos en el cerebro se está comprendiendo mejor y hay vacunas para disolver el agente causante, la beta amiloide, que ya están en ensayos clínicos", añadió.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Alzheimer, visite el U.S. National Institute on Aging.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Andrew Saykin, Psy.D., professor, psychiatry and radiology, Dartmouth Medical School, Lebanon, N.H.; Greg M. Cole, Ph.D., associate director, Greater Los Angeles VA Medical Center, and associate director, University of California, Los Angeles, Alzheimer's Disease Research Center Medicine and Neurology; JAMA and Archives Journals, news release, Sept. 11, 2006; September 2006 Neurology

Last Updated: