Los que no tienen seguro se benefician una vez dentro de la cobertura de Medicare

Un estudio halla mejoras sustanciales en varias afecciones de salud

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES 27 de diciembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los que tenían seguro de manera intermitente o los que carecían de él en la década previa a Medicare experimentaron mejoras sustanciales en la salud tras conseguir la cobertura de este programa, según revela un estudio reciente.

De hecho, los pacientes sin seguro previo parecían experimentar mayores ganancias relativas en salud después de los 65 años con Medicare que los pacientes que estaban anteriormente asegurados, sobre todo los diagnosticados con enfermedad cardiaca y diabetes.

Los hallazgos sugieren que Medicare revierte de forma dramática la tendencia hacia un rápido deterioro de salud entre los que están cerca de la tercera edad que no tenían seguro anteriormente, señalaron los autores del estudio.

"Nuestro estudio muestra que los adultos próximos a la tercera edad, aquéllos entre los 55 y 64 años, que están sin seguro experimentan un deterioro mucho mayor de la salud antes de los 65 años", señaló el coautor del estudio, el Dr. John Z. Ayanian, profesor de políticas de atención de la salud y medicina en la Facultad de medicina de Harvard y el Hospital Brigham and Women's, ambos en Boston. "Pero una vez son elegibles para Medicare a los 65, obtienen resultados relativamente mejores que los que no carecían de seguro antes, en términos de mejoras en la salud".

Los hallazgos aparecen en la edición del 26 de diciembre del Journal of the American Medical Association.

Para evaluar los cambios en el estado de salud entre los pacientes antes y después de la cobertura de Medicare, los autores analizaron los datos recopilados por el estudio Salud y jubilación, una encuesta nacional de salud que empezó en 1992.

Participaron un poco más de 7,200 hombres y mujeres. Todos tenían entre 51 y 61 años al comienzo del estudio, lo que garantizaba que el cohorte del estudio incluiría a los participantes que alcanzarían la edad elegible para Medicare (65) en cierto momento a lo largo de 2004.

A partir de los 55 años, los participantes llenaban cuestionarios bianualmente con respecto al estado de su seguro de salud, indicando si habían carecido de cobertura en algún momento en los dos años anteriores.

Aquéllos que tenían una cobertura continua previa de salud antes de los 65 años fueron clasificados como "asegurados". Entre los que informaron tener brechas en la cobertura, tanto los hombres como las mujeres que habían carecido de un seguro por más de la mitad del periodo entre las edades de 55 y 64 años fueron clasificados como "persistentemente sin seguro". Los que tenían algo de cobertura más allá de ese umbral fueron clasificados como "intermitentemente sin seguro".

Hasta la edad de 72 años, a todos los participantes se les pidió que evaluaran su estado de salud general en cuanto a sus capacidades de funcionamiento físico, salud mental, experimentación de dolor, movilidad y síntomas depresivos. Los investigadores clasificaron esas respuestas y asignaron a los pacientes puntuaciones para todos los problemas de salud.

A los pacientes también se les pidió que indicaran si eran diabéticos y que reportaran todas las incidencias de ataque cardiaco, hospitalización por insuficiencia cardiaca y angina debilitante, o sea, dolor de pecho.

Los autores del estudio hallaron que un poco más de 5,000 de los participantes de la encuesta, casi el 70 por ciento, habían tenido un seguro continuo antes de recibir Medicare. Alrededor de 2,200 pacientes se encontraron sin seguro de manera intermitente o continua entre los 55 y 64 años.

Más del 60 por ciento de todos los participantes señalaron que habían sido diagnosticados con hipertensión, enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular o diabetes antes de los 65 años. Casi el 70 por ciento de esos pacientes tenía seguro, mientras que el resto no lo tenía.

El estado de salud de los que no estaban asegurados empeoraba con más rapidez en los años previos a Medicare que los que tenían seguro. Cuando los que carecían de seguro pasaban a tener Medicare lo hacían con unas puntuaciones generales de salud mucho más bajas que los asegurados.

Sin embargo, una vez dentro de la cobertura de Medicare, la salud de los que no tenían un seguro previo mejoraba de manera notable, independientemente de si la cobertura previa había sido inexistente o irregular. De hecho, el grupo sin seguro no experimentaba un deterioro posterior en la salud general durante los años de Medicare.

Como resultado, para los 70, la diferencia en la salud general de los asegurados y los no asegurados era la mitad de lo esperado, tomando en cuenta las tendencias previas a Medicare. La agilidad y la depresión eran dos áreas en las que los que no tenían un seguro previo mostraban mejoras más considerables.

Los investigadores anotaron que gran parte de la mejora de salud posterior a Medicare entre los que no tenían un seguro previo se concentraba en el aproximadamente 60 por ciento de los pacientes que habían sido diagnosticados con enfermedad cardiaca y/o diabetes antes de los 65 años.

Ayanian y sus colegas sugirieron que parte de la mejora encontrada entre los pacientes sin seguro previo a Medicare podría derivarse del mejor manejo de la presión arterial, los niveles de glucosa y de colesterol Concluyeron que ofrecer a las personas de 55 años o más una cobertura de salud a una edad más temprana podría conducir a recompensas económicas y sociales sustanciales.

"Este estudio muestra claramente los beneficios de la cobertura de Medicare a partir de los 65 años para los que no tienen un seguro al final de los 50 o a principios de los 60, y también sugiere que la cobertura de salud debería extenderse a todos los adultos que están cerca de la tercera edad antes de que sean elegibles para Medicare", dijo Ayanian.

Ayanian destacó que el American College of Physicians apoya la cobertura de Medicare para las personas antes de los 65 años.

David Schulke, vicepresidente ejecutivo de la American Health Quality Association, una organización apolítica y sin fines de lucro, aseguró que el estudio subraya una falla básica en el sistema actual.

"Se hace un daño permanente a la salud de las personas que no tienen seguro, por lo que están más enfermos cuando entran al programa de Medicare", apuntó. "Esto sugiere que se podría ahorrar con el programa de Medicare si el Congreso aprueba la cobertura de seguro para las personas menores de 65 años, debido a que la atención de la salud de los que no tienen seguro mejoraría y no estarían tan debilitados en el momento en que sean elegibles".

Más información

Para saber más sobre Medicare y los que están próximos a la tercera edad, visite el Urban Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: John Z. Ayanian, M.D., M.P.P., professor, health policy and management, Harvard School of Public Health, and director, General Internal Medicine Fellowship, Brigham and Women's Hospital, Boston; David Schulke, executive vice president, American Health Quality Association, Washington, D.C.; Dec. 26, 2007, Journal of the American Medical Association

Last Updated: