Tener bajos niveles de testosterona podría acortar la vida de los hombres

Un estudio halla que está asociado con un mayor riesgo de muerte, pero sustituir la hormona podría no ayudar

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 27 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio británico sugiere que los hombres de 40 años o más que tienen bajos niveles de testosterona podrían estar en mayor riesgo de ataques cardiacos fatales o muerte por cualquier causa.

De hecho, "la magnitud del efecto fue bastante similar al de la hipercolesterolemia o hipertensión", apuntó la investigadora principal, la Dra. Kay-Tee Khaw, profesora de gerontología clínica de la Facultad de medicina clínica de la Universidad de Cambridge.

Sin embargo, se necesitan hacer más trabajos de investigación para determinar si los complementos de testosterona deberían recomendarse a los hombres que tienen niveles naturalmente bajos de la hormona, apuntó.

"Necesitamos replicar estos hallazgos", dijo Khaw. "Esperamos poder animar a otros investigadores para que estudien los niveles de testosterona y vean si estos hallazgos se confirman".

Su equipo publicó los hallazgos en la edición del 27 de noviembre de Circulation.

En el estudio participaron más de 11,600 hombres de 40 a 79 años que estaban libres de enfermedades cardiovasculares y cáncer conocidos al comienzo del ensayo. Llevamos a cabo la investigación porque "habían muchos estudios que sugerían que los bajos niveles de testosterona podrían no ser buenos para la salud", dijo Khaw. "Por tanto, queríamos ver si esto podría demostrarse en una población grande. La testosterona es difícil de medir y la prueba puede ser costosa".

Los hombres fueron divididos en cuatro grupos basados en sus niveles de testosterona en sangre.

Los hombres en el cuarto más alto de la lectura de testosterona, con al menos 19.6 nanomoles de la hormona por litro de sangre, tenían un riesgo 41 por ciento menor de morir en los próximos 10 años que los que estaban en el cuarto más bajo de las lecturas de testosterona, con menos de 12.5 nanomoles de testosterona por litro de sangre.

Una pregunta importante es si los bajos niveles de testosterona son un factor de riesgo en sí mismo o sólo un marcador de otros factores de riesgo, señaló el Dr. Victor Montori, profesor asociado de medicina en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, que ha realizado sus propios estudios sobre la terapia de reemplazo de la testosterona.

"Esto no significa que sustituir o normalizar los niveles de testosterona revertiría el resultado", dijo. "Hay otras hormonas en la sangre que están relacionadas con otros factores de riesgo, como la diabetes y la hipertensión".

En cualquier caso, un régimen de reemplazo de la testosterona "no es como caminar por el parque", apuntó Montori. "Se trata de una intervención importante".

De acuerdo con el Dr. Jorge Plutzky, director del Programa de prevención de enfermedad vascular del Hospital Brigham and Women's de Boston, la experiencia de las mujeres que toman la terapia de reemplazo hormonal (TRH) muestra que los regímenes pueden acarrear sus propios peligros.

Al principio de la década de los 90, millones de mujeres estadounidenses mayores tomaban TRH, para reemplazar dos hormonas femeninas, estrógeno y progestina. Los primeros ensayos habían indicado que la terapia podría reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares como ataque cardiaco y accidente cerebrovascular en mujeres mayores.

En lugar de eso, la Women's Health Initiative, un estudio grande publicado en 2002, halló que las mujeres que tomaban TRH tenían una mayor incidencia de accidente cerebrovascular, coágulos de sangre y cáncer de mama, anotó Plutzky, que también es vocero de la American Cancer Society. Las prescripciones de TRH descendieron de manera precipitada tras la publicación del estudio.

Entonces, se necesita hacer más investigaciones para estudiar la relación entre los niveles de testosterona y la mortalidad antes de que los médicos puedan recomendar el régimen a los hombres, dijo Khaw. Dichos estudios pueden ofrecer "un conocimiento profundo y una mejor comprensión de los mecanismos de la enfermedad, tales como cómo y por qué la testosterona podría estar relacionada con una mala salud a través, por ejemplo, del metabolismo de la insulina, el metabolismo de los lípidos o la inflamación", apuntó.

Más información

Más información sobre la testosterona en la U.S. National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Kay-Tee Khaw, MBBChir, professor, clinical gerontology, University of Cambridge School of Clinical Medicine, England; Victor Montori, M.D., associate professor, medicine, Mayo Clinic, Rochester, Minn; Jorge Plutzky, M.D., director, Vascular Disease Prevention Program, Brigham and Women's Hosputal, Boston; Nov. 27, 2007, Circulation

Last Updated: