Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Terapia magnética podría contribuir a la recuperación de un accidente cerebrovascular

Los pulsos dentro del cerebro mejoraron la función motora en un pequeño estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 29 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Un pequeño estudio encontró que usar campos magnéticos poderosos para retrasar la actividad en el lado sin daños del cerebro tras un accidente cerebrovascular podría mejorar la función motora de los pacientes.

La técnica, conocida como estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr), tuvo efectos beneficios que duraron al menos dos semanas, de acuerdo con el informe publicado en Stroke.

"Los resultados son ciertamente alentadores, pero aún no está claro cuáles son las implicaciones clínicas en este punto", señaló el Dr. Larry Goldstein, director del centro para accidentes cerebrovasculares en la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, y director del consejo para accidentes cerebrovasculares de la American Stroke Association.

Debido a que el estudio era pequeño y de una duración relativamente corta, "no sabemos en este momento cómo estarán los pacientes de aquí a seis meses o un año", explicó.

Goldstein no formó parte del estudio, que fue realizado por un equipo de la Facultad de Medicina de Harvard y el Centro Médico Beth Israel Deaconess de Boston.

De acuerdo con el investigador principal, el Dr. Felipe Fregni, la EMTr busca ralentizar la actividad en el lado del cerebro que no ha sido afectado por el accidente cerebrovascular. En ese sentido, el tratamiento actúa en el mismo principio de la "terapia de restricción inducida", una estrategia de rehabilitación exitosa en la que se restringe una extremidad saludable de un superviviente de accidente cerebrovascular, forzando la extremidad afectada a funcionar mejor.

En otros lugares hay investigadores que están estudiando el uso de la EMTr para una variedad de neurológicas. Trabajos anteriores sobre los accidentes cerebrovasculares han preparado el terreno para el ensayo actual, señaló Fregni.

"Sabemos que varias sesiones de EMTr pueden incrementar la magnitud y duración de los efectos beneficiosos, así que evaluamos el efecto de cinco sesiones", explicó Fregni en una declaración preparada.

En el ensayo participaron 15 personas que habían sufrido accidentes cerebrovasculares al menos un año antes. Diez recibieron el tratamiento EMTr para aliviar la actividad en la corteza motora del hemisferio sin daños del cerebro. Los otros cinco pacientes recibieron un tratamiento simulado.

En cuanto al tiempo de reacción de la prueba de las manos afectadas por el accidente cerebrovascular del paciente, los investigadores hallaron que aquéllos que recibieron EMTr reaccionaban 30 por ciento más rápido después de cinco días de tratamiento. Este efecto duraba dos semanas, declararon. La mejora se incrementaba pronto a medida que el número de tratamientos aumentaba. Los pacientes eran en promedio, 10, 20, 27 y 30 por ciento más rápido con dos, tres, cuatro y cinco días de tratamiento respectivamente, anotó Fregni.

Goldstein dijo que aunque estas mejoras motoras parecen promisorias, aún no está claro si se traducirán en un mejor rendimiento físico a largo plazo. "Necesitamos estudios por un periodo más largo de tiempo con medidas de la calidad de vida [de los pacientes]", agregó Goldstein.

Estudios sobre la EMTr y el accidente cerebrovascular se encuentran también en desarrollo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory en Atlanta, señaló el investigador Andrew J. Butler, profesor asistente de medicina de rehabilitación en esa institución.

"Tenemos perspectivas ligeramente diferentes", destacó Butler. "Ellos la están usando en el hemisferio sin afectar con miras a reducir la cantidad del daño. Y nosotros la usamos junto con la terapia de restricción física. Usamos frecuencias estimuladoras en el hemisferio afectado", explicó.

El trabajo del grupo de Emory con pacientes de accidentes cerebrovasculares aún no ha sido enviado a una revista médica para su publicación.

En otro alentador desarrollo, los investigadores del U.S. National Institute of Neurological Diseases and Stroke reportaron que habían estimulado el crecimiento de nuevas células cerebrales en ratas tras un accidente cerebrovascular. Los investigadores explicaron que usaron una proteína para activar las células madre, produciendo un efecto cascada que creaba las nuevas células cerebrales. Muchas ratas a las que se administró el tratamiento volvieron a recuperar la función que perdieron tras el accidente cerebrovascular, reportaron los investigadores en la publicación Nature.

Más información

Más información sobre la EMTr en la Society for Neuroscience.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Larry Goldstein, M.D., director of Duke University Stroke Center, Durham, N.C., and chairman, American Stroke Association's stroke council; Andrew J. Butler, Ph.D., assistant professor, rehabilitation medicine, Emory University School of Medicine, Atlanta; June 30, 2006, Stroke; June 25, 2006, Nature

Last Updated: