Un complemento podría acabar con la grasa abdominal de los adultos mayores

Los resultados iniciales de un estudio señalan que la DHEA estimula la pérdida de peso y mejora la actividad de la insulina

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 9 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Parece que la guerra contra las cinturas dilatadas cuenta con un arma nueva. Los investigadores sostienen que un complemento hormonal que se vende sin receta podría ayudar a las personas de mayor edad a deshacerse de la testaruda grasa abdominal.

Las evidencias preliminares sugieren que un aumento en los niveles de dehidroepiandrosterona (DHEA), una hormona natural segregada por la glándula adrenal, también podría ayudar a los mayores a mantener la diabetes bajo control.

"El reemplazo de la DHEA, en dosis de 50 miligramos diarios, llevó los niveles de DHEA en pacientes mayores a niveles observados en los jóvenes. Esto causó una reducción en la grasa abdominal que estuvo acompañada por una mejora en la acción de la insulina", explicó el Dr. Dennis T. Villareal, profesor asistente de geriatría y ciencia nutricional de la Universidad Washington de St. Louis y coinvestigador del estudio.

Los hallazgos aparecen en la edición del 10 de noviembre del Journal of the American Medical Association.

Como muchos individuos de mediana edad y mayores lo pueden atestiguar, evitar que la grasa se acumule en el abdomen se hace cada vez más difícil con la edad. Según Villareal, la grasa abdominal también conlleva riesgos especiales para la salud porque "se asocia con mayor riesgo de diabetes".

Por mucho tiempo, los médicos han sabido que la grasa abdominal tiende a acumularse con el envejecimiento, al mismo tiempo que los niveles de DHEA comienzan a bajar. "La DHEA se reduce progresivamente con la edad", explicó Villareal, "así que cuando tenemos setenta años o más, apenas tenemos un 20 por ciento de la DHEA que teníamos cuando éramos jóvenes".

A partir de estudios con animales realizados en su laboratorio, él y su coinvestigador, el Dr. John O. Holloszy, sospecharon que la reducción de los niveles de la DHEA podría estimular el aumento de peso. Así que en una prueba doble ciego, le pidieron a 56 adultos mayores que no hacían ejercicio que tomaran 50 miligramos diarios de un complemento de DHEA o un placebo durante seis meses.

Los participantes que tomaron los complementos hormonales perdieron un promedio de 6 por ciento de grasa abdominal visceral, aquellos depósitos que se ubican en lo profundo del abdomen. "El promedio fue de cerca de un kilo (2.2 libras) de pérdida de peso por persona", relató Villareal. Aquéllos que tomaron el placebo no experimentaron una pérdida significativa de peso.

Los pacientes que tomaron el complemento también tuvieron mejoras significativas en la actividad de la insulina, lo que redujo el riesgo de desarrollar diabetes. Eso no sorprende, explicó Villareal, pues se sabe que los ácidos grasos liberados por la células grasas del abdomen tienen efectos negativos sobre la acción de la insulina. En cuanto a la salud, "lo que importa es que observamos una reducción específica de la grasa abdominal más que sólo una pérdida general de peso", explicó.

Villareal recalcó, sin embargo, que todavía es demasiado pronto para recomendar oficialmente la DHEA como un complemento para perder peso.

"Este no es más que un estudio preliminar y deberíamos esperar los resultados de estudios más largos y a mayor escala", advirtió. "Los riesgos de la DHEA no han sido completamente definidos en este estudio de corto plazo y relativamente pequeño". Ya se está realizando un estudio más grande con 176 sujetos que durará cinco años, relató.

Roberta Anding, nutricionista clínica del Hospital Infantil de Texas en Houston y vocera de la American Dietetic Association, consideró los hallazgos "emocionantes" y agregó que "le abren otro camino al manejo de la obesidad".

Sin embargo, Anding anotó que la industria de los complementos todavía no está siendo regulada lo suficiente. "Para el consumidor, el mensaje es mantenerse alerta", aseguró. "No sé si necesaramiente se pueda obtener DHEA de alta calidad en cualquier tienda naturista, que todas sean iguales a los ojos de Dios".

También dijo que los complementos de DHEA podrían ser incluso perjudiciales para las personas que tengan historias de cáncer sensible a las hormonas, como tumores de mama o de próstata. Anding señaló que los participantes del estudio de St. Louis que tomaron el complemento de DHEA experimentaron un aumento "significativo" en los niveles de estradiol (una hormona parecida al estrógeno) y testosterona en la sangre. Ambas hormonas están relacionadas con el cáncer de mama y de próstata, respectivamente.

Mientras no tengamos información de seguridad de un estudio a largo plazo, "habrá mucha gente, individuos con cáncer de mama sensible al estrógeno o individuos que podrían tener cáncer de próstata, que realmente no deberían tomar DHEA", advirtió Anding.

Más información

Para saber más acerca de la DHEA y otras hormonas relacionadas con el envejecimiento, diríjase al National Institute on Aging.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Dennis T. Villareal, M.D., assistant professor, division of geriatrics and nutritional science, Washington University School of Medicine, St. Louis; Roberta Anding, R.D., clinical dietitian, Texas Children's Hospital, Houston; Nov. 10, 2004, Journal of the American Medical Association

Last Updated: