Una proteína que aumenta la fuerza muscular decae con la edad

Un estudio señala que esto explica por qué aún las personas mayores en forma tienen que hacer más esfuerzos para mantenerse delgadas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 6 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Un declive asociado con la edad en una proteína que mejora la fuerza muscular podría ser la causa por la que las personas mayores tienen que ejercitarse con mayor intensidad que las más jóvenes para alcanzar los mismos beneficios, sugiere un estudio estadounidense.

En el informe que aparece en la edición de febrero de la publicación Cell Metabolism, los investigadores hallaron que la proteína quinasa dependiente de AMP (AMPK) trabajaba más despacio en el músculo esquelético de ratas de 2 años que en las ratas de 3 meses.

En el músculo esquelético, la AMPK estimula la oxidación de ácidos grasos y la producción de mitocondrias (la fuente de energía de las células) que queman la grasa y alimentan las células, apuntaron los investigadores.

"El mensaje de este trabajo es que, con la edad, la vía de la AMPK es menos activa. Así que probablemente uno tenga que trabajar más arduamente para mantener el mismo nivel de oxidación de la grasa y biogénesis (producción) mitocondrial en los músculos", señaló en una declaración preparada Gerald I. Shulman, investigador del Instituto Médico Howard Hughes en la Facultad de medicina de la Universidad de Yale.

Anotó que estudios previos han demostrado que incluso la gente delgada y saludable en sus 70 tienen una mayor incidencia de acumulación de grasa en los músculos y deficiencia en la función mitocondrial que a los 20.

La reducción en la actividad de la AMPK asociada con la edad podría también estar relacionada con mayores tasas de resistencia a la insulina y diabetes tipo 2 en personas mayores, apuntó Shulman.

"Con respecto a la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2, tener más actividad en la AMPK de nuestro músculo esquelético es probablemente algo bueno, porque la activación de la AMPK estimula la absorción de glucosa, incrementa la oxidación de grasa y fomenta la biogénesis mitocondrial", señaló.

Más información

La U.S. National Library of Medicine ofrece una explicación de los cambios relacionados con la edad en los huesos, músculos y articulaciones.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Cell Press, news release, Feb. 6, 2007

--

Last Updated: