Los corticosteroides podrían incrementar el riesgo de arritmia cardiaca

Investigadores advierten que estos medicamentos son de uso común entre los asmáticos y los que sufren de artritis

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 8 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores holandeses informan que las altas dosis de corticosteroides utilizados para combatir enfermedades comunes como el asma o la artritis pueden aumentar el riesgo de arritmia cardiaca, llamada fibrilación auricular.

La fibrilación auricular tiene lugar cuando los músculos de las dos cámaras del corazón se contraen de manera irregular. Es el tipo más común de arritmia cardiaca que afecta a cerca del 4 por ciento de las personas mayores de 60.

Los pacientes de fibrilación auricular tienen un riesgo de cuatro a cinco veces mayor de accidente cerebrovascular en comparación con las personas que no tienen la afección. Además, podrían estar en mayor riesgo de otras complicaciones cardiovasculares.

"Nuestros hallazgos sugieren que los pacientes que reciben una terapia de altas dosis de corticosteroides están en mayor riesgo de desarrollar fibrilación auricular", concluyó un equipo dirigido por el Dr. Cornelis S. van der Hooft del Centro médico de la Universidad Erasmus en Rótterdam.

Los corticosteroides son medicamentos antiinflamatorios que con frecuencia se recetan para el asma y otras enfermedades pulmonares, artritis, alergias y cánceres de la sangre.

Sin embargo, expertos de la American Heart Association y otros recalcan que los hallazgos, aunque interesantes, están lejos de ser definitivos y los pacientes que toman corticosteroides no deberían descontinuar los medicamentos.

"Si usted está tomando actualmente corticosteroides por cualquier razón, no los suspenda inmediatamente", recomendó en una declaración preparada Kenneth Ellenbogen, M.D., vocero de la American Heart Association y profesor Kontos de cardiología en la Universidad estatal de Virginia en Richmond. "Suspender los corticosteroides súbitamente puede conducir a efectos secundarios graves y, en algunos casos, puede ser mortal. Es indispensable que los pacientes hablen con sus médicos antes de realizar cualquier cambio en un régimen médico que incluya corticosteroides", advirtió.

El informe aparece en la edición del 8 de mayo de Archives of Internal Medicine.

En su estudio, el equipo de van der Hooft recolectó información sobre más de 8,000 adultos a partir de los 55 años. A los pacientes se les dio seguimiento entre 1990 y 2000 o hasta que desarrollaron fibrilación auricular o murieron.

Durante el periodo del estudio, 435 personas desarrollaron fibrilación auricular. De éstas, se analizó a 385.

Los investigadores hallaron que las personas que comenzaron a tomar altas dosis de corticosteroides dentro del mes siguiente al inicio del estudio tenían un riesgo seis veces mayor de desarrollar fibrilación auricular en comparación con quienes nunca habían tomado el medicamento.

Aún no está clara la manera en la que los corticosteroides podrían afectar la función cardiaca. Los investigadores especularon que los medicamentos podrían afectar el equilibrio del potasio en las células del músculo cardiaco, lo que podría causar que el músculo se contraiga irregularmente. Los corticosteroides también causan retención de sales y líquidos, que puede conducir a hipertensión, enfermedad cardiaca congestiva o aurículas agrandadas, todos factores de riesgo para fibrilación auricular.

"Entonces, un control estricto de estos pacientes mediante un examen clínico y un electrocardiograma antes y después de una terapia de (pulso) de altas dosis podría aumentar las posibilidades de diagnosticar y tratar esta arritmia grave lo más pronto posible", aconsejaron los investigadores.

Sin embargo, un experto estadounidense considera que el estudio tiene sus fallas.

"El problema es si se puede decir que los esteroides causan fibrilación auricular, que sea una relación de causa y efecto", comentó el Dr. Byron K. Lee, profesor asistente de medicina del Servicio de electrofisiología cardiaca de la Universidad de California en San Francisco. "Realmente tengo mis dudas", dijo.

Lee anotó que los pacientes a los que se trata con esteroides generalmente tienen algún tipo de enfermedad subyacente que ya es un factor de riesgo para fibrilación auricular. "El estrés [también] puede desencadenar la fibrilación auricular", agregó. "Entonces, yo tengo mis sospechas sobre estos resultados. Es más, dudo de que sean ciertos".

Ellenbogen, de la AHA, también se mostró cautelosa respecto a los hallazgos. "Este estudio es un análisis retrospectivo de un estudio poblacional de gran tamaño y estos hallazgos necesitarán mayor confirmación antes de que se puedan hacer recomendaciones definitivas sobre los esteroides", sostuvo.

El punto principal: Los pacientes que están tomando corticosteroides no deberían preocuparse más o menos según estos hallazgos, aseguró Lee. "La fibrilación auricular es una preocupación para ellos, con o sin esteroides", dijo.

"Las personas que tienen enfermedades pulmonares están en mayor riesgo de fibrilación auricular", agregó. "Pero la evidencia no es contundente respecto a los esteroides como causantes de la fibrilación auricular. Es más probable que sea una enfermedad subyacente lo que esté aumentando el riesgo".

Además, la edad de los pacientes del estudio tiene que ver, advirtió Lee. "La fibrilación auricular es una enfermedad que se hace mucho más frecuente a medida que envejecemos".

Más información

Para más información sobre la fibrilación auricular, diríjase a la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Byron K. Lee, M.D., assistant professor, medicine, Cardiac Electrophysiology Service, University of California, San Francisco; May 8, 2006, prepared statement, American Heart Association; May 8, 2006, Archives of Internal Medicine

Last Updated: