A mayor altitud, mayores beneficios para la salud cardiaca

Un estudio halla aumentos en la esperanza de vida con la altura

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 15 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- La altura de las Montañas Rocosas podría ayudar a mantener a los corazones sanos, de acuerdo con un nuevo estudio que encuentra que la esperanza de vida aumenta mientras más elevada sea la altitud en que una persona elige vivir.

Un estudio griego de 15 años encuentra que las personas que viven en áreas montañosas viven más y son menos propensas a morir de enfermedad cardiaca que aquellas que residen en áreas bajas.

El estudio se enfocó en 1,150 residentes de tres pueblos griegos. Uno de los pueblos está localizado en un área montañosa de casi 1,000 metros (unos 10,000 pies) por encima del nivel del mar, mientras que los otros dos pueblos se localizan en las planicies. Los residentes de los tres pueblos tienen empleos similares. Las mujeres generalmente son amas de casa, y los hombres son granjeros o crían animales.

Al inicio del estudio en 1981, se recolectaron muestras de sangre e información sobre factores de riesgo tales como sexo, edad, peso, hábitos de tabaquismo, presión sanguínea y consumo de alcohol de cada participante.

Esta información inicial sugirió que, en general, los hombres y mujeres que vivían en pueblos de montañas tenían un perfil de riesgo de enfermedad cardiaca coronaria peor que el de las personas que residían en los dos pueblos de las planicies. Los residentes del pueblo de la montaña tenían tasas más altas de lípidos circulantes en la sangre y presión sanguínea más alta.

Durante los siguientes 15 años, 150 hombres y 140 mujeres del estudio murieron. De esas muertes, 67 fueron atribuibles a la enfermedad cardiaca coronaria.

Sin embargo, los residentes del pueblo en la montaña tuvieron tasas de mortandad más bajas, además de tasas más bajas de muerte por enfermedad cardiaca, en comparación con los residentes de los pueblos de las planicies.

Ya que los residentes de la montaña tenían lípidos en la sangre y presión sanguínea más altos, debían tener otros factores "protectores", concluyeron los investigadores. Anotaron que vivir en una altitud moderadamente elevada causa cambios fisiológicos a largo plazo en el cuerpo que le permite adaptarse a menores niveles de oxígeno. Esto, junto con el esfuerzo requerido de caminar cuesta arriba regularmente en un terreno áspero, podría proveer a los residentes de la montaña con un mejor ejercicio para el corazón, concluyeron.

El estudio aparece en el Journal of Epidemiology and Community Health.

Más información

El American College of Cardiology le ofrece consejos sobre cómo prevenir la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: BMJ Specialist Journals, news release, March 15, 2005

--

Last Updated: