Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

En los hospitales, los ataques cardiacos son más letales en las horas de la noche y los fines de semana

Estudio sugiere que problemas sistémicos y con el personal del hospital subyacen a la diferencia en los índices de mortalidad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 19 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los pacientes de hospital que tienen el infortunio de sufrir un paro cardiaco en horas de la noche o los fines de semana tienen menos probabilidades de sobrevivir que los que tienen un ataque cardiaco durante el días o la noche entre semana, según encuentra una investigación reciente.

Aunque el estudio no estaba diseñado para señalar el motivo exacto por el que esto sucede, es probable que unos patrones de uso de personal distintos, el acceso a los procedimientos y otros problemas sistémicos puedan explicar la diferencia en los resultados.

"Los hospitales simplemente no funcionan igual de noche que de día", explicó la Dra. Mary Ann Peberdy, autora del estudio, y profesora asociada de medicina interna y de emergencia de la Universidad estatal de Virginia en Richmond. "Hay suficientes datos para sugerir que podría ser un problema de proceso que por lo menos contribuya, probablemente de manera sustancial".

La causa inmediata de la menor supervivencia en las noches y fines de semana podría ser cuestión de tiempo, ya sea que se trate de un retraso en los procedimientos críticos o en el diagnóstico del paro cardiaco.

"Estamos literalmente hablando de una diferencia de segundos, que conlleva un impacto significativo", apuntó Beth Mancini, decana asociada de los Programas universitarios de enfermería de la Universidad de Texas en Arlington. "Llegó el momento de que los hospitales evalúen sus procesos de manera crítica".

Mancini es una de las "madres" de la base de datos utilizada en este estudio, que aparece en la edición del 20 de febrero de la revista Journal of the American Medical Association.

Según el Institute of Medicine, hasta 98,000 muertes prevenibles ocurren cada año en hospitales de los Estados Unidos. El índice de errores médicos es más alto durante la noche.

Estudios anteriores de menor envergadura han informado que los ataques cardiacos tratados los sábados y domingos son más mortíferos que los atendidos durante la semana. La mayoría de esos estudios contó con menos de cien pacientes, apuntó Peberdy.

Los investigadores canadienses también han encontrado que los accidentes cerebrovasculares tratados durante los fines de semana son más mortíferos que los tratados un día de la semana.

El estudio actual, el más completo de su tipo, analizó los índices de supervivencia de 86,748 adultos que sufrieron eventos de paro cardiaco en uno de 507 hospitales que participaban en el Registro nacional de resucitación cardiopulmonar de la American Heart Association.

La supervivencia se dividió en segmentos de tiempo de una hora, el día y el anochecer se definieron como el periodo de las 7 a.m. a las 10:49 p.m., y la noche como de 11 p.m. a 6:59 a.m. Los fines de semana comenzaban a las 11 p.m. del viernes y terminaban a las 6:59 del lunes.

La supervivencia general fue de 14.7 por ciento durante las noches y fines de semana, y de 19.8 por ciento los días de semana.

Aunque los individuos pasan por cambios fisiológicos a distintas horas del día, la mayoría de esos cambios fueron descartados por los autores. Además, no hubo discrepancias de supervivencia en el departamento de emergencias ni en el de servicios de trauma.

"Los departamentos de emergencia son los únicos lugares de un hospital que por lo general cuentan con el mismo personal las 24 horas del día y que también tienen médicos médicos asistentes experimentados las 24 horas del día", apuntó Peberdy. "[Otras áreas del] hospital con frecuencia tienen médicos en preparación que responden a los paros cardiacos. Esto sugiere que podría tratarse de un problema del proceso".

Otros procesos podrían también tener que ver. En un hospital, dijo Mancini, ciertas puertas se cierran bajo llave de noche, lo que hace que tarde más llevar al paciente al desfibrilador. Incluso el cansancio de los médicos al final del día podría tener algo que ver.

"Este artículo realmente necesita llegar a los hospitales y a quienes los dirigen", aseguró Peberdy.

Más información

Para más información sobre el paro cardiaco, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Mary Ann Peberdy, M.D., associate professor, internal medicine and emergency medicine, Virginia Commonwealth University, Richmond; Beth Mancini R.N., Ph.D., professor and associate dean, Undergraduate Nursing Programs, The University of Texas at Arlington; Feb. 20, 2008, Journal of the American Medical Association

Last Updated: