La gente obesa no está exenta de los riegos de salud

Estudio revela que la actividad física no reduce los índices de mortalidad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES 22 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- El incremento en la actividad física no puede superar los efectos potencialmente mortales de la obesidad, según concluye un estudio reciente.

El estudio de 24 años con más de 116,000 mujeres encontró que la obesidad "predijo un mayor riesgo de muerte independientemente del nivel de actividad física", de acuerdo a un reporte en la edición del 23 de diciembre del New England Journal of Medicine.

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Salud Pública de Harvard.

Es un hallazgo potencialmente controversial, dijo el Dr. Frank B. Hu, autor del estudio y profesor asociado de nutrición y epidemiología. La razón, una teoría que ha estado circulando que dice que "si estás gordo(a) pero te mantienes con una condición física adecuada, no tienes de qué preocuparte sobre tu peso por que la actividad física puede cancelar los riesgos asociados con la obesidad".

"Esto no es respaldado por nuestra información", indicó Hu. "Nuestra información sugiere que la obesidad es un factor de riesgo independiente de la actividad física. La gente que es obesa e inactiva tiene un mayor riesgo".

Pero en una nota editorial adjunta en la publicación sugiere que los nuevos hallazgos podrán no resolver el debate, por que la definición de actividad física usada en el estudio no fue tan estricta como en otros estudios que encontraron que el ejercicio sí brindaba un efecto protector.

"Un gran estudio con hombres encontró que la actividad física era un pronosticador mucho más sólido del índice de mortalidad que el índice de masa corporal [IMC]", dijo Mark A. Pereira, profesor asistente de epidemiología en la Universidad de Minnesota y coautor de la nota editorial.

El IMC, una proporción del peso y la altura, es una medida estándar para el nivel de gordura. Cualquiera con un IMC de 25 a 29.9 es considerado como alguien con sobrepeso; un IMC de 30 o mayor es definido como obeso.

El estudio nuevo halló que la obesidad y la falta de actividad física eran factores de predicción independientes del riesgo de muerte. Un nivel alto de actividad física no eliminó el riesgo de muerte prematura asociado con la obesidad.

Por ejemplo, el exceso de peso además de la limitada actividad física, es decir, menos de tres horas y media de ejercicio a la semana, representó el 31 por ciento de todas las muertes prematuras, 59 por ciento de las muertes por enfermedad cardiovascular y 21 por ciento de las muertes de cáncer entre mujeres no fumadoras.

Inevitablemente, las mujeres que eran físicamente inactivas y obesas, salieron peor. El riesgo de muerte fue dos veces y media más alto que para las mujeres más esbeltas y físicamente activas.

Pereira dijo que una debilidad del estudio fue que dependió de lo que las mismas participantes auto-reportaron para medir la actividad física. Cualquier mujer que reportó menos de 3.5 horas de actividad física por semana fue clasificada como inactiva.

"La diferencia es que el estudio relevante con hombres utilizó una prueba con caminadora para medir el estado físico", comentó. "Una limitante relacionada [en el estudio reciente] es que no evaluaron cuánto tiempo las mujeres pasaron en actividades sedentarias, como ver televisión".

Y por lo tanto, Pereira dijo que "lo que nos deja el estudio es que el IMC es un indicador bueno para el riesgo de enfermedad y mortalidad, pero lejos de ser el indicador perfecto". Por sí solo, el IMC no nos dice nada sobre la composición corporal y el estilo de vida. El estilo de vida es lo que va a predecir la longevidad".

Hu coincidió en lo básico con dicha declaración.

"Algunas personas no pueden mantener un peso sano incluso al hacer ejercicio, si no ponen atención a la alimentación", agregó. "Es una cuestión tanto de dieta y ejercicio, y no de una cosa o la otra. Realmente, ambas son importantes".

Más información

La American Heart Association ofrece directrices sobre un estilo de vida saludable.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Frank B. Hu, M.D., associate professor, nutrition and epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston; Mark A. Pereira, Ph.D, assistant professor, epidemiology, University of Minnesota, Minneapolis; Dec. 23, 2004, New England Journal of Medicine

Last Updated: