Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Las tasas de mortalidad de los estadounidenses jóvenes se reducen, pero siguen siendo demasiado altas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 1 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Aunque las tasas de mortalidad de los bebés, los adolescentes y los adultos jóvenes se han reducido en las últimas décadas, siguen siendo más altas que las de otros países desarrollados, encuentra un estudio reciente.

"A pesar de una reducción en la mortalidad general, siguen existiendo sorprendentes disparidades raciales respecto a la mortalidad de los bebés, los niños y los jóvenes en EE. U., y ha habido un preocupante aumento en las tasas de mortalidad debida al suicidio y a las sobredosis de medicamentos y drogas entre los jóvenes", comentó la autora sénior del estudio, Meredith Shiels, investigadora en la división de epidemiología y genética del cáncer del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

"Los hallazgos de este estudio respaldan la necesidad urgente de políticas e intervenciones que busquen prevenir la intoxicación con medicamentos y drogas y el suicidio, como por ejemplo un mejor diagnóstico y tratamiento de la depresión entre los jóvenes", planteó.

Además, los esfuerzos por mejorar la salud y el acceso a la atención de la salud de las madres, y por educar a los padres sobre los hábitos de sueño saludables de los bebés, deben seguir siendo una prioridad, señaló Shiels.

En el estudio, los investigadores analizaron los certificados de defunción del Instituto Nacional de Estadísticas de la Salud de EE. UU., de Statistics Canada y de la Oficina Nacional de Estadísticas de Reino Unido.

Encontraron que más de 1.1 millones de bebés y adultos jóvenes murieron de cualquier causa entre 1999 y 2015 en Estados Unidos. Las cifras en ese mismo periodo fueron de alrededor de 81,000 en Canadá y 121,000 en Inglaterra y Gales.

Pero se observaron declives en las tasas de mortalidad de Estados Unidos, Canadá, e Inglaterra y Gales. En general, las tasas de mortalidad infantil se redujeron en un 39 por ciento, hubo una reducción de un 11 por ciento en las muertes entre los niños, las muertes entre los adolescentes declinaron en un 23 por ciento, y las muertes entre los adultos jóvenes bajaron un 28 por ciento, mostraron los hallazgos.

Pero Estados Unidos siguió teniendo las tasas de mortalidad más altas, reportaron los investigadores.

En Estados Unidos, un 64 por ciento de los que fallecieron eran de sexo masculino. En términos de la población, el 53 por ciento eran blancos, el 25 por ciento eran negros y el 18 por ciento eran hispanos.

Las muertes por varias causas importantes se redujeron. Los declives más importantes se observaron en el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), las lesiones y el homicidio.

Pero las muertes por algunas otras causas aumentaron en Estados Unidos, encontraron los investigadores. En concreto, más bebés murieron por asfixia y estrangulamientos accidentales en la cama, aumentando de seis por cada 100,000 en 1999 a 29 por cada 100,000 en 2002.

"El aumento en la asfixia y los estrangulamientos en la cama probablemente se deba a una reclasificación de las muertes por SMSL", explicó Shiels.

Además, las muertes por suicidio y lesiones accidentales aumentaron entre los adolescentes y adultos jóvenes estadounidenses. Los suicidios aumentaron de menos de uno por cada 100,000 a casi tres por cada 100,000. Los investigadores contribuyeron el aumento en las muertes por lesiones accidentales a las sobredosis de medicamentos y drogas.

Según Shiels, esos aumentos reflejan más de 1,700 muertes adicionales por suicidio y unas 2,100 muertes adicionales por sobredosis de medicamentos y drogas en 2015, en comparación con lo que se preveía basándose en las tasas de 1999 a 2002.

A pesar de los declives en las tasas generales de mortalidad, se observaron unas disparidades raciales sorprendentes en Estados Unidos, apuntó.

Por ejemplo, la tasa general de mortalidad infantil se redujo en un 20 por ciento entre 1999 y 2015, pero entre los negros, los amerindios y los nativos de Alaska, las tasas de mortalidad infantil seguían siendo excepcionalmente altas en 2015. Solo las personas de origen asiático y de las islas del Pacífico tuvieron tasas de mortalidad comparables con las de Inglaterra, Gales y Canadá, apuntó Shiels.

Parte de la disparidad racial en las muertes infantiles es resultado de un acceso desigual a la atención prenatal, lamentó el Dr. Leopoldo Malvezzi, director médico de traumatismos en el Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami.

"Las estadísticas dan bastante miedo", dijo. "Los bebés negros tienen dos veces más probabilidades de morir que los bebés blancos".

Malvezzi apuntó que la reducción en las muertes infantiles es resultado de una mejora en la atención de los bebés prematuros y del progreso en la prevención de los defectos congénitos. También enfatizó la necesidad de mejorar los esfuerzos por prevenir los suicidios y las sobredosis de medicamentos y drogas entre los adolescentes y los adultos jóvenes.

"Un mayor número de nuestros adolescentes y adultos jóvenes mueren aquí que en otros lugares", añadió Malvezzi. "El tema de la prevención del suicidio debe ganar protagonismo, porque estamos perdiendo a muchos adultos jóvenes y niños por el suicidio y las drogas".

El informe aparece en la edición en línea del 1 de octubre de la revista JAMA Pediatrics.

Más información

Para más información sobre las tasas de mortalidad, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Meredith Shiels, Ph.D., investigator, division of cancer epidemiology and genetics, U.S. National Cancer Institute; Leopoldo Malvezzi, M.D., trauma medical director, Nicklaus Children's Hospital, Miami; Oct. 1, 2018, JAMA Pediatrics, online

Last Updated: