Un exceso de televisión aumenta el riesgo de diabetes, enfermedad cardiaca y muerte

Un análisis encontró que dos horas al día aumentaban las probabilidades de problemas de salud en hasta veinte por ciento

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 14 de junio (HealthDay News/HolaDoctor) -- Que tengan cuidado los que pasan horas inactivos. Todas esas horas frente a la televisión podrían enfermarle, o incluso acabar con su vida.

Ver televisión por dos a tres horas al día se relaciona con riesgos significativamente mayores de desarrollar diabetes y enfermedad cardiaca, y de muerte por todas las causas, según un análisis reciente de la Facultad de salud pública de la Harvard.

Al notar que los estadounidenses ven en promedio unas cinco horas de televisión al día, la actividad diaria más común junto a trabajar y dormir, los investigadores analizaron datos de ocho estudios realizados entre 1970 y 2011 sobre la asociación entre ver televisión y la incidencia de diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular letal o no letal, y mortalidad por todas las causas.

Dos horas diarias de televisión se relacionaban con un aumento de 20 por ciento en el riesgo de diabetes, un aumento de 15 por ciento en el riesgo de enfermedad cardiovascular, y un aumento de 13 por ciento en el riesgo de muerte por todas las causas, según el nuevo metaanálisis de la Harvard. El metaanálisis es un tipo de investigación que reúne datos de distintos estudios sobre un tema y los analiza para buscar tendencias estadísticas.

Los hallazgos aparecen en la edición del 15 de junio de la revista Journal of the American Medical Association.

"En realidad, los resultados no son nada sorprendentes. Ya sabemos que la gente que ve mucha televisión es más propensa a comer una dieta malsana y a ser obesa", apuntó el autor principal del estudio, el Dr. Frank B. Hu, profesor de nutrición y epidemiología. "En realidad, el mensaje es muy sencillo. . . los que ven demasiada televisión deben ver menos y hacer más cosas".

Los estadounidenses no son los únicos adictos a la tele. Hu señaló que muchas personas de todo el mundo organizan su vida de forma similar. Los europeos y los australianos pasan en promedio 40 y 50 por ciento de su tiempo libre diario viendo televisión, respectivamente.

Investigaciones anteriores han establecido los efectos negativos de ver televisión sobre la salud, lo que incluye asociaciones con menos actividad física y una dieta malsana, como consumir más comida frita, carnes procesadas y bebidas azucaradas, y una menor ingesta de frutas y verduras. Hu apuntó que, típicamente, la incidencia de cáncer no se ha estudiado en relación con ver televisión.

"No hay duda de que este trabajo llama la atención al número de estudios ahora que todos parecen mostrar lo mismo", dijo el Dr. Martin Abrahamson, director médico del Centro Joslin de Diabetes en Boston. "Los metaanálisis siempre tienen limitaciones, pero creo que nos dan un mensaje que debemos escuchar".

Según la incidencia de enfermedad en EE. UU., Hu y su colega Anders Grontved calcularon que cada aumento de dos horas en el tiempo que se pasa viendo televisión cada día se relacionaba con un riesgo absoluto de 176 casos nuevos de diabetes tipo 2, 38 casos nuevos de enfermedad cardiovascular no mortal, y 104 casos nuevos de mortalidad por todas las causas por cada 100,000 personas por año.

Abrahamson y Hu concurrieron en que la influencia particularmente negativa que la televisión tiene sobre la incidencia de diabetes se debe en gran parte a su relación con la obesidad, uno de los factores que más contribuyen a esa enfermedad.

También apuntaron que los que pasan varias horas al día haciendo ejercicio tal vez puedan compensar los efectos negativos para la salud de ver televisión de forma prolongada, pero que pocos tienden a dividir su tiempo por igual entre las dos actividades dispares.

"Ciertamente, cualquier actividad física sería beneficiosa independientemente de cuánta televisión se vea", comentó Hu. "Pero la realidad es que la gente pasa casi cinco horas al día viendo la tele. ¿Cuánto ejercicio hacen? Hay un inmenso desequilibrio".

Más información

La Nemours Foundation ofrece más información sobre los efectos de ver televisión en la salud de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Frank B. Hu, M.D., Ph.D., professor, nutrition and epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston; Martin Abrahamson, M.D., chief medical officer, Joslin Diabetes Center, Boston; June 15, 2011, Journal of the American Medical Association

Last Updated: